Puertas giratorias

Tres meses después de que Rusia lanzara su segunda guerra contra Ucrania en una década, el excanciller alemán Gerhard Schröder finalmente renunció a su puesto como presidente de la junta de directores de Rosneft, el conglomerado petrolero del estado ruso. Sin embargo, aunque Schröder estaba en el puesto desde 2017, se había involucrado con el lucrativo sector energético ruso desde mucho antes y en forma tal que causa aún más consternación.

El 8 de septiembre de 2005, mientras todavía era canciller, Schröder concretó un acuerdo con el presidente ruso Vladímir Putin para construir un gasoducto bajo el mar Báltico. Debido a que el proyecto permitiría al Kremlin interrumpir las entregas de gas natural a Ucrania, Polonia y los países bálticos, fue controvertido desde el primer momento.…  Seguir leyendo »

Solo en cinco años, de 2015 a 2019, casi 150 altos cargos cruzaron las puertas giratorias para tener un puesto de relumbrón, y mejor soldada, en la empresa privada o pública. Después, el mecanismo ha seguido funcionando a pleno rendimiento. La Oficina de Conflictos de Interés apenas ha rechazado desde 2016 nueve incorporaciones de ex altos cargos de la administración central o autonómica, de tal forma que pasar su examen presenta la misma dificultad que superar el psicotécnico para renovar el carnet de conducir. Hace un año, más o menos, en pleno sanchismo, José Montilla y José Blanco entraban -como dos pepes con sus 160.000 euros al año- en el consejo de administración de Enagas, el principal transportista de gas del país, donde la SEPI tiene mucho que decir.…  Seguir leyendo »

El ministro de Ciencia, Pedro Duque. Efe

La pregunta que sirve de título a este escrito es retórica. No espera respuesta y se justifica por el mero hecho de ser enunciada. Sólo pretende provocar una reflexión sobre la conveniencia de facilitar la entrada y, en consecuencia, la salida en la política de personas que han acreditado su competencia en otros ámbitos.

En contraste, Pablo Iglesias, en su comparecencia del día 6 de septiembre para dar cuenta de la reunión con el presidente del Gobierno, mencionó expresamente entre las cuestiones tratadas la necesidad de acabar con las puertas giratorias, sin especificar el alcance y significado de esta medida.

La expresión “puertas giratorias” referida a la política se utiliza para aludir al trasvase de altos cargos desde la actividad pública a la privada y sugiere veladamente el presunto aprovechamiento en beneficio propio de las relaciones o de los conocimientos adquiridos en el ejercicio de la función pública.…  Seguir leyendo »

En su viaje a la Cólquida en busca del vellocino de oro, Jasón y sus argonautas hubieron de pasar por las Simplégades, rocas que se entrechocaban violentamente y que a punto estuvieron de triturar su nave. Esta es, al parecer, la imagen que ofrecen a algunos las puertas giratorias que en su imaginación separan al sector público del privado; uno de los partidos políticos, en este caso Podemos, ha propuesto que sean prohibidas. La idea es seguramente fruto de la inexperiencia y no es del todo acertada. Es oportuno verlo precisamente ahora, cuando, coagulado el magma postelectoral y ocupados los asientos del nuevo ejecutivo, esas puertas pasen una temporada trabajando a pleno rendimiento, incorporando al sector público a procedentes del privado y buscando acomodo en este a algún desposeído de su cargo en aquél.…  Seguir leyendo »