Puertas giratorias

En su viaje a la Cólquida en busca del vellocino de oro, Jasón y sus argonautas hubieron de pasar por las Simplégades, rocas que se entrechocaban violentamente y que a punto estuvieron de triturar su nave. Esta es, al parecer, la imagen que ofrecen a algunos las puertas giratorias que en su imaginación separan al sector público del privado; uno de los partidos políticos, en este caso Podemos, ha propuesto que sean prohibidas. La idea es seguramente fruto de la inexperiencia y no es del todo acertada. Es oportuno verlo precisamente ahora, cuando, coagulado el magma postelectoral y ocupados los asientos del nuevo ejecutivo, esas puertas pasen una temporada trabajando a pleno rendimiento, incorporando al sector público a procedentes del privado y buscando acomodo en este a algún desposeído de su cargo en aquél.…  Seguir leyendo »