Radio

El 13 de febrero de 2019 la Unesco celebra la octava edición del Día Mundial de la Radio. La iniciativa surgió de la Academia Española de la Radio, a la que se sumaron numerosas instituciones radiofónicas de todo el mundo. Es un día para la reflexión, y para recordar lo mucho que la radio influye en nuestra vida.

Este día lo celebran cerca de 50.000 emisoras de todo el mundo, sin contar las que emiten exclusivamente en internet, que son innumerables. Según la ONU, la radio es un medio donde la gente habla, escucha y se comprende mejor, por ello, el lema de este año es el siguiente: «Diálogo, tolerancia y paz».…  Seguir leyendo »

España entre sus grietas

Resulta envidiable la vigorosa lucidez con que los periodistas de los programas radiofónicos matutinos analizan con sus contertulios la realidad política del momento, a unas horas en las que la mayoría de los mortales aún tenemos entumecidos nuestros engranajes físicos y mentales. Cabe suponer que, en gran medida, son programas concebidos para esos paréntesis de tiempo, funcionalmente improductivos, que pasamos en el coche mientras vamos de nuestras casas al trabajo, aptos, sin embargo, para expandir mensajes entre unas sensibilidades todavía algo adormecidas y hasta cierto punto, inermes. El tiempo es también una mercancía y, como tal, en cada momento se modela conforme al perfil del consumidor.…  Seguir leyendo »

1. Amarás a la radio por encima de todos los medios. En otras palabras, si entras en la radio con la idea de salir, utilizándola para acabar en televisión o como directivo de un grupo multimedia, más vale que te quedes fuera. La radio exige trabajo, constancia y sobre todo fidelidad.

2. No tomarás el micrófono en vano. O lo que es lo mismo, cuando se abra el micro, no sueltes lo primero que se te ocurra. La improvisación es muy mala consejera. Aunque parezca que de esta forma haces una radio fresca, llegará un momento en que acabarás desgranando naderías.…  Seguir leyendo »

En esta sociedad del desconocimiento hasta las nuevas generaciones pueden no haber aprendido nunca que Rodrigo Díaz de Vivar, una celebrity del siglo XI que inspiró millones de tuits y retuits, ganó una batalla después de muerto. Ardían las redes sociales con su hazaña. De los muertos suele decirse que queda su espíritu, su legado, los valores que transmitieron en vida. Sucede así también en el ámbito de los medios de comunicación «caídos en combate», valga la metáfora. Ya no se editan, escuchan o ven pero se siente que contribuyeron en algo a la construcción de una sociedad mejor y más informada.…  Seguir leyendo »

La Radio Pánica

Se sabe por el eco; un eco particular que Pavlov convierte en el acto en preludio de la frustración. También por las risas del público, que no debería estar ahí. Cuando uno enciende la radio y suena ese eco, esa reverberación de salón de actos con mesa alargada, tintineo de tazas, y mantel provisional, uno sabe que empiezan los problemas. Uno sabe que el programa ha viajado a la localidad más pujante de La Mancha, o a una luminosa pedanía extremeña. O a una fábrica de quesos. O a una bodega a setenta y dos kilómetros de ninguna parte. Uno sabe que el programa, sí, hará caja; que el alcalde ha alquilado la radio durante unas horas.…  Seguir leyendo »

Como la mayoría o prácticamente todos los niños que vivían en los años cincuenta en Arequipa, Perú, mi padre, Renato, estaba obsesionado con el fútbol; a diferencia de muchos de ellos, le apasionaba tanto retransmitir el partido como jugarlo. Todos los domingos iba al estadio con mi abuelo, y en el descanso se aproximaba al palco de prensa, se asomaba e intentaba oír los comentarios. Los hombres de radio le impresionaban; nunca les faltaban las palabras. Los lunes, los periódicos locales mostraban gráficos de los goles marcados el día anterior, y mi padre los estudiaba, recordaba las jugadas tal como las había visto y pensaba en cómo habría narrado él los preliminares, el disparo, el vano intento de pararlo del portero y el impacto del balón contra el fondo de la red.…  Seguir leyendo »