Salud sexual y reproductiva

El mes pasado, Sheuly salió a toda velocidad hacia un hospital en Dacca porque necesitaba tratamiento de emergencia. La bangladesí de 25 años acababa de dar a luz en su casa, pensando que era más seguro que hacerlo en un hospital durante la pandemia. Pero cuando comenzó a sufrir una hemorragia posparto —una de las principales causas de muerte materna— exponerse a la covid-19 se convirtió en la menor de sus preocupaciones. Lo mismo le ocurrió a Majufa Akter, la partera que actuó rápidamente para salvar la vida de Sheuly, a pesar de que aún no había recibido el equipamiento de protección personal adecuado.…  Seguir leyendo »

Salud sexual y reproductiva durante la pandemia

La crisis de la COVID-19 ha alterado casi todos los aspectos de la vida, excepto el sexo. Durante una pandemia ocurren actos íntimos deseados y no deseados. Puesto que hay una menor capacidad de transporte y menos acceso a clínicas y hospitales, es más importante que nunca asegurar una atención de salud reproductiva oportuna y de calidad.

El virus ha puesto al desnudo las fuertes desigualdades de acceso a la medicina, y no solo en urgencias. Incluso antes de la COVID-19, las adolescentes, los migrantes, las minorías, las personas con discapacidades y las personas LGBTQI+ sufrían discriminación en las salas de espera médica.…  Seguir leyendo »

Hace 25 años, 179 gobiernos reunidos en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (ICPD) adoptaron en El Cairo un Programa de Acción histórico para el reconocimiento de los vínculos entre los derechos humanos, las dinámicas de población, la salud sexual y reproductiva, la igualdad entre los géneros y el desarrollo sostenible.

Los progresos experimentados en los derechos y la salud sexual y reproductiva de las mujeres desde esa conferencia histórica de 1994 son notables. Según datos del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), las muertes maternas prevenibles han disminuido en un 40%; en países con alta prevalencia de mutilación genital femenina esta práctica ha descendido del 49% al 31%; ha disminuido en un 32% el embarazo entre adolescentes, y el acceso a la planificación voluntaria de la familia es mayor y mejor: en los países menos desarrollados la tasa de uso de anticonceptivos modernos ha aumentado a más del doble entre las mujeres que están en una relación y desean evitar el embarazo: del 15% al 37%;

Pero el progreso ha sido lento y, sobre todo, desigual.…  Seguir leyendo »

A pesar del progreso global hacia la igualdad de género en las últimas décadas, las adolescentes siguen siendo un grupo extremadamente vulnerable que se está quedando atrás. Se estima que 16 millones de niñas entre 15 y 19 años dan a luz cada año en el mundo, y hasta el 90% lo hace dentro del matrimonio­.

América Latina y el Caribe es una de las regiones donde las niñas y adolescentes todavía se enfrentan un mayor número de desigualdades. A pesar de los esfuerzos y una mejor visibilidad en los últimos años para alcanzar una mayor igualdad de género, la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las jóvenes siguen siendo un tema desatendido y están lejos de ser distribuidos de manera equitativa, tanto regionalmente como dentro de los países.…  Seguir leyendo »

Planned Parenthood, fuente vital de servicios sexuales y reproductivos en los Estados Unidos, acaba de verse obligada a retirarse del programa de planificación familiar Title X, que apoya a mujeres de bajos ingresos. La decisión, que responde a una nueva norma de la administración del Presidente estadounidense Donald Trump que prohíbe a las clínicas de Title X referir pacientes para que se les realicen abortos, costará a Planned Parenthood cerca de $60 millones al año.

Esa pérdida se vuelve pequeña si se la compara con los costes humanos de limitar los derechos de la salud sexual y reproductiva (DSSR), al impedir que los pacientes manejen información médica crucial.…  Seguir leyendo »

El imperativo económico de proteger la salud de las mujeres

Mai tenía 17 años cuando ella y su novio iniciaron su vida sexual. Puesto que en su país los adolescentes no casados no pueden acceder a métodos anticonceptivos sin consentimiento de los padres, decidieron tener sexo sin ellos. No pasó mucho tiempo antes de que Mai se embarazara.

Como joven madre, Mai tiene acceso a atención antenatal, de obstetricia y posnatal en el sistema de salud público de su país. Pero este no ofrece cobertura alguna para anticonceptivos y, sin un empleo a tiempo completo, Mai no se puede permitir pagarlos ella misma. Así que, a pesar de querer evitar o demorar un posible segundo embarazo, puede que Mai se vea obligada a seguir teniendo sexo sin métodos anticonceptivos.…  Seguir leyendo »