Sanidad privada

La respuesta de nuestros principales vecinos europeos en la gestión sanitaria de la pandemia ha seguido pautas comunes a las desarrolladas por el Gobierno español, de forma independiente al grado diferenciado de desarrollo de la crisis sanitaria.

A grandes trazos, la involucración del sistema de salud en todos estos países, tanto por la parte pública como del sistema privado, no ha implicado grandes diferencias: desprogramación de la atención sanitaria ordinaria para facilitar el acceso a pacientes de COVID-19, la habilitación de mayores infraestructuras de cuidados intensivos, la gestión de la colaboración entre los sectores sanitarios público y privado como un todo indisoluble para encarar de forma ágil y eficaz cualquier situación de emergencia y, por último, durante el periodo más agresivo de la primera ola de la crisis, buena parte de los hospitales privados de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, como los españoles, en función de cada casuística específica, se han encontrado a disposición de las autoridades con sus dependencias llenas de personal sanitario y vacías de pacientes.…  Seguir leyendo »

Ante las puertas de la crisis sanitaria más importante en el mundo del último siglo, con decenas de pacientes falleciendo diariamente en nuestro país a consecuencia del coronavirus, el sábado pasado, en un programa de máxima audiencia, escuché, totalmente perplejo, a un líder político de izquierdas preguntarse si el sector sanitario privado iba a cobrar por la ayuda que se está prestando al sector sanitario público. En realidad, solo le faltó insinuar que la infección por el coronavirus era fruto de una conspiración por parte del sector sanitario privado para que la sanidad pública nos derive pacientes.

Desde el principio de esta enfermedad, el sector sanitario privado ha puesto la totalidad de sus recursos a disposición de la sociedad, sin cuestionar si nos van a pagar por ello o no, aunque ya hay quien tiene claro que deberíamos hacerlo sin contraprestación alguna.…  Seguir leyendo »