Símbolos nacionales

‘It causes intentional harm to those who suffered.’ South Korean protesters tear Japanese rising sun flags at a protest in Seoul, South Korea, September 2019. Photograph: Lee Jin-man/AP

Imagine if, at the opening ceremony of the 2028 Los Angeles Olympics, the stadium were filled to capacity with fans waving the American Confederate flag. A similarly hurtful scene could become reality at the Tokyo Games next summer, if the Japanese “rising sun” flag is on display.

Japanese athletes and fans regularly sport their national flag – a red ball centred on white. The rising sun symbol is different, however. A red ball with 16 red rays, it is sometimes used by companies in advertisements, yet it is technically a military flag: from 1870 until the end of the second world war, it was imperial Japan’s war flag.…  Seguir leyendo »

Huérfanos de banderas

«La España de los balcones”. A ella alude enfáticamente el líder actual del centro derecha. Se refiere a las banderas que cuelgan en las ventanas de miles de hogares españoles desde la radicalización del nacionalismo catalán y la demanda de independencia de Cataluña. Desde hace dos largos años se ven banderas constitucionales que han resistido el paso del tiempo y los embates del clima. Símbolos de condensación del sentimiento nacional español, han contribuido a la habituación de una enseña durante decenios identificada con el franquismo. Y a que los ciudadanos se acostumbren a ver en el espacio público una bandera que hace solo diez años, cuando el Gobierno en mayoría del Partido Popular la enarboló de manera ostensible en la plaza de Colón de Madrid, fue considerada como una provocación.…  Seguir leyendo »

El 27 de diciembre de 1978 Juan Carlos I sancionaba ante las Cortes la Constitución Política de España que había sido ratificada por el pueblo español en referéndum el día 6 de ese mismo mes y año. Esta aprobación en consulta supuso la del artículo 4º.1 que definía el primero de nuestros símbolos nacionales: la bandera.

Por segunda vez en la Historia española se incluía la bandera nacional en un texto constitucional. La primera ocasión había tenido lugar en 1931. La II República había tenido tres opciones a la hora de elegir y componer su bandera. La primera de ellas había sido mantener la bicolor preexistente, variando los símbolos monárquicos.…  Seguir leyendo »

En el discurso con ocasión de la Pascua Militar, Felipe VI afirmó que la bandera de España es «de todos». Su aseveración es acertada, aunque, en mi humilde opinión, no porque, habiendo sido establecida por Carlos III para la Armada y extendida a todos los cuerpos del Ejército quedase ratificada «definitivamente como la bandera de España», sino por la razón jurídico-constitucional que se expone seguidamente.

A lo largo de nuestra historia, salvo con la excepción que se dirá seguidamente, la bandera no fue objeto de regulación constitucional. Así, la «Constitución Política de la Monarquía Española» de Cádiz de 1812 no la menciona en absoluto y hay que esperar hasta la Constitución de la República española de 1931 para ver la primera referencia a la bandera.…  Seguir leyendo »

El respeto a los símbolos

A lo largo de la historia los símbolos, como representación de ideas, valores, principios y sobre todo Naciones, han tenido máxima importancia y su respeto ha marcado la salud de una sociedad. La Constitución española de 1978 consagra varios símbolos. Uno, físico y tradicional, que se recoge en el artículo 4.1, la bandera, «formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas». Todas las naciones tienen su bandera, que ondea en los edificios oficiales, en lugar preferente del desfile de sus Ejércitos y ahora lo vemos en los acontecimientos deportivos, que es donde parece que se ha refugiado la exhibición sin miedo de la nuestra.…  Seguir leyendo »

“εν τούτῳ νίκα” (bajo este signo vencerás), Eusebio de Cesarea, ‘Vida de Constantino’.

Existe hoy en España un combate sordo, un combate acallado por los medios de comunicación, que, alguno, ha bautizado con el difícil nombre de guerra vexilológica, o dicho más llanamente, guerra de símbolos. En efecto, en el contexto de la formación de la España autonómica, y a través de la beligerancia en contra por parte de las facciones nacionalseparatistas, los símbolos comunes relativos a la nación española son permanentemente puestos en cuestión cuando no, directamente, objeto de ultraje y ofensa (recogidos, por cierto, como delito en el Código penal).…  Seguir leyendo »

El honor de las personas es algo que está muy dentro de ellas y, al mismo tiempo, también muy fuera. Es lo que más íntimamente pertenece a la identidad de cada uno y, en sentido negativo, el deshonor es lo que los otros nos niegan. Aunque es tan fuerte su sentido positivo que el honor no se pierde nunca porque nos lo nieguen, incluso tampoco cuando somos nosotros los que lo ignoramos. Porque es algo que se nos da con la propia vida, un don y, por tanto, un dato para nosotros mismos y para los demás.

Se podría traducir hoy a uno de los personajes de Calderón de la Barca, el alcalde de Zalamea, cuando dijo: «Al rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma, y el alma sólo es de Dios», y entonces, salvando todas las distancias, podríamos entender un poco mejor el sentido del honor.…  Seguir leyendo »

Arden los símbolos de la patria

Quemar una gran fotografía de los reyes, colocada boca abajo para remarcar el desafecto por la monarquía, es una respetable manifestación de la libertad de expresión. Así lo ha dicho el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la Sentencia de 13 de marzo de 2018 (asunto Stern Taulats y Roura Capella c. España). Los españoles, en general, y la mayor parte de nuestros medios de comunicación, han recibido con sorpresa, si no con estupor, una decisión que choca con nuestra tradición de respeto a los reyes y jefes de Estado y con la protección específica que nuestras leyes penales les dispensan frente a las injurias y otros abusos de la libertad de expresión.…  Seguir leyendo »

Un hombre lleva la bandera de España en una protesta contra el separatismo catalán el 8 de octubre de 2017 en Barcelona. Credit Chris Mcgrath/Getty Images

No es fácil ser un país. En general no es fácil; para España, menos. El tema reaparece cada tanto y volvió a estallar hace unos días, cuando una vocalista módicamente olvidada, Marta Sánchez, se coló en todas las conversaciones por haber cantado la letra de un himno que no tiene letra.

Si nuestras culturas quisieran ser coherentes en este violento frenesí contra la violencia que las ocupa últimamente, deberían empezar por denunciar sus himnos nacionales. Los más fueron escritos hace un par de siglos —años de luchas por la patria— y no pasarían ni un examen somero de corrección política.

El más ensalzado, la Marsellesa, empieza por describir la situación: “¿Ya oís mugir en nuestros campos / a esos soldados feroces?…  Seguir leyendo »

¿Por qué Rusia resucita a Iván el Terrible?

Mientras gran parte del mundo se afana en desmantelar monumentos a opresores, los rusos van en la dirección opuesta y erigen estatuas a señores de la guerra medievales, famosos por su despotismo. Comprender este renacimiento puede echar luz sobre el rumbo de la política rusa.

En octubre de 2016, con el aval del ministro de cultura ruso (Vladimir Medinsky), en la ciudad de Oriol se alzó el primer monumento a Iván el Terrible en la historia del país. Un mes más tarde, Vladimir Zhirinovsky, líder del ultranacionalista Partido Democrático Liberal de Rusia, pidió cambiar el nombre de la avenida Lenin de Moscú a Autopista Iván el Terrible.…  Seguir leyendo »

Corría el año 1978 cuando a un amigo mío de 15 años le partieron la cara en el metro de Madrid por lucir una insignia de la bandera de España prendida en su cazadora. Al grito de «a por el fascista», un grupo de jóvenes la emprendieron a golpes con él y le arrancaron de cuajo la insignia rompiendo la cazadora.

Treinta años después –noviembre de 2008– llevaba en mi coche a mis padres para asistir a la celebración de una misa funeral en el Valle de los Caídos. Un agente de la Guardia civil me dio el alto, me pidió que abriese el maletero y me preguntó si llevaba banderas en el coche.…  Seguir leyendo »

Unos tirantes con los colores de la bandera española accionaron el resorte homicida de Rodrigo Lanza. Víctor Laínez pagó con su vida la exhibición de un símbolo común y varias veces centenario, republicano incluso durante el siglo XIX. Muerto el legionario, no han faltado las habituales voces que han tratado de buscar algo muy parecido a la justificación del crimen: Laínez, según se ha comentado, simpatizaba con Falange, y Falange conduce inevitablemente a Franco y a una España eterna, prisión de naciones. Estremera sería el acabado símbolo de Francoland.

«España es una unidad de destino en lo Universal». Durante el franquismo, esta definición de tintes esencialistas fue omnipresente.…  Seguir leyendo »

EL pasado 9 de noviembre se celebró en Madrid un clamoroso concierto en homenaje a la cantautora Cecilia (Evangelina, Eva, Sobredo), con ocasión del cuarenta aniversario de su muerte. Mañana se clausura en Valladolid un congreso de historiadores sobre El franquismo a debate, con un concierto dedicado también a Cecilia. Hace unos meses, sus hermanos escribieron, con el mismo motivo, que las múltiples versiones de sus canciones subidas a internet, con diversos y hasta contradictorios mensajes, sugieren que son muchos los youtuberos que piensan que, si Cecilia viviera, sería de los suyos: los populistas herederos del movimiento del 15-M y los que se sublevan contra la corrupción; los que sueñan con una España republicana y los que piensan que nunca hemos vivido mejor que bajo la Constitución de 1978; los defensores de la unidad nacional, y hasta algún republicano catalán extraviado; o los que, simplemente, se sienten orgullosos de pertenecer a esta gran y pluricentenaria nación que es España.…  Seguir leyendo »

El tópico acuñado certifica que los españoles profesamos un culto muy limitado a nuestra bandera. Eso lo nota cualquiera que sale al extranjero y descubre cómo, en otros países cercanos al nuestro, no podemos dar un paso sin contemplar sus banderas ondeando en todos los edificios oficiales y en muchos que no lo son. En Francia, en Inglaterra, en Alemania o en Italia, por supuesto, por no hablar de los países escandinavos, donde casi es raro encontrar una casa particular sin su mástil y su bandera.

El golpe de Estado, felizmente frustrado, de los dirigentes de la Generalidad de Cataluña ha tenido el efecto de provocar una respuesta de muchos ciudadanos españoles a los que, al tomar conciencia de la gravedad de la situación, no se les ha ocurrido otra cosa que colgar la bandera de España de sus ventanas o balcones.…  Seguir leyendo »

En agosto pasado (ABC, 28-08-17) el político alemán Alexander Gauland, de AfD., denunciaba las declaraciones de una ministra de su país, Aydan Özoguz, de origen turco, que se había descolgado asegurando, tan tranquila, que «más allá de la lengua no hay una cultura alemana discernible». En Alemania se produjo gran escándalo… por atreverse alguien de un partido tildado de ultraderechista a protestar contra la patochada y el despego de tan encumbrada desagradecida y por las dimensiones del dislate, máxime viniendo de alguien con un alto cargo en el estado alemán. La rendición entreguista ante el multiculturalismo que no falte. No vaya alguien a pensar que se trata de una comunidad humana con dos mil años de historia y aportaciones monumentales en ciencias, literatura, filosofía, música, artes varias y etc., cuya enumeración huelga por razones obvias.…  Seguir leyendo »

Hace unas semanas se mutiló en dos lugares distintos la estatua de fray Junípero Serra, fundador de California. Cientos de estatuas de Colón han sido destruidas durante largo tiempo. Banderas catalanas y banderas españolas han sido quemadas en un conflicto que crea tensión en Europa. Estatuas del franquismo han ido desapareciendo al igual que se cambian nombres de calles. En buena parte de Ucrania, han derribado 1.200 estatuas de Lenin tras la caída del gobierno tutelado por Vladimir Putin. Esto en Europa, el entorno de Rusia y América Latina, porque en EE.UU. la polémica es de mayores proporciones por los grupos étnicos implicados: los adeptos de Trump se enfrentan a sus contrincantes en el proceso de borrar signos confederados a lo largo de todo el país y ha resurgido con fuerza el debate de borrar la historia de acuerdo con nuevos o tradicionales criterios de ética, historia, política y ciudadanía.…  Seguir leyendo »

La ira enloquecida de los independentistas y la resistencia abnegada de los que en Cataluña se sienten catalanes y españoles o incluso más cosas, nos están devolviendo el orgullo como país. Tras casi cuarenta años en los que nos hemos creído la cantinela de la izquierda pretecnológica y hemos escondido las banderas, ahora todas las ciudades y pueblos se han llenado de ellas y en tal profusión, que es imposible pensar que todos los abanderados somos de derechas, por mucho que numerosos intelectuales sesentayochistas sigan expresando su aversión a nuestro principal símbolo constitucional, considerando admisible y cool cualquier enseña autonómica, republicana (preconstitucional) o incluso reivindicativa.…  Seguir leyendo »

El espectáculo desagradable de neonazis marchando el mes pasado en Charlottesville, Virginia, portando antorchas y vociferando eslóganes sobre la supremacía de la raza blanca, estuvo motivado por los planes de la ciudad de retirar una estatua de Robert E. Lee, el líder del ejército confederado, que luchó para conservar la esclavitud en el sur secesionista durante la Guerra Civil norteamericana. La estatua del general Lee en su caballo ha estado allí desde 1924, un momento en que el linchamiento de ciudadanos negros no era una rareza.

Inspirados por los acontecimientos de Charlottesville, en Gran Bretaña han surgido voces que abogan por retirar al almirante Nelson de su famosa columna en la Plaza Trafalgar de Londres, porque el héroe naval británico respaldó el comercio de esclavos.…  Seguir leyendo »

Los estadounidenses discuten acaloradamente sobre la denominación de sus universidades, que en el sur llevan el nombre de dirigentes de la Confederación favorables a la secesión y a la esclavitud. Y los ánimos se caldean sobre todo en torno a las estatuas ecuestres del general sudista Robert Lee, estatuas que se erigieron después de la Guerra Civil para negar la victoria de Lincoln. A los franceses no les sorprende esta controversia. En Francia, vivimos el mismo malestar con el mariscal Pétain, cuyo caso es más complejo, porque fue, sucesivamente, el héroe vencedor de la batalla de Verdún en 1917, y luego el abominable jefe del Gobierno de Vichy.…  Seguir leyendo »

Se jugó el partido, ganó el mejor y, por fortuna, no hubo que lamentar incidentes violentos. Con razón se ha criticado la torpeza de la delegada gubernativa en Madrid, Concepción Dancausa, de intentar prohibir la bandera “estelada” en la final de la Copa del Rey. Una vez más se ha demostrado que la justicia en España no actúa de correa de transmisión del poder político. El juez Jesús Torres desautorizó una decisión arbitraria en base al pluralismo y al respeto a la discrepancia, a los derechos de los demás y a la libertad en general. Nuestro país no es esa cárcel que a los independentistas les gusta pintar, ni ese vertedero al que arrojan todas las cosas que no les gustan.…  Seguir leyendo »