Sistemas de armas autónomos

La automatización del trabajo es imparable: abarata costes de producción, dispara la productividad y aumenta la seguridad laboral. Gracias a la tecnología, los trabajadores se liberarán de las ocupaciones más peligrosas o pesadas y las que se realizan bajo presión o en condiciones extremas. Las máquinas, y no las personas, serán las que se expongan a las sustancias químicas, la radiación, los agentes cancerígenos y las altas temperaturas. De hecho, personajes como Bill Gates y Elon Musk defienden que la era de los robots provocará un desarrollo humanista de la sociedad, en el que el trabajo de las máquinas permitirá que las personas se dediquen a las actividades más interesantes y a las que exijan empatía y comprensión humanas, como la enseñanza o la atención a los más necesitados.…  Seguir leyendo »