Sociedad

F. Nietzsche puso de moda la expresión “Nulla ethica sine aesthetica”, que luego popularizó en España el catedrático de Estética José María Valverde en 1956, cambiando el orden: “Nulla aesthetica sine ethica”. Pues bien, desde hace algunos años hemos olvidado que tampoco puede haber ética sin límites: “nulla ethica sine finibus”.

Vivimos una época caracterizada por el olvido de sí y el olvido del límite. Se nos habla del relativismo (Jean-Fraçoise Lyotard), del pensamiento débil (Vattimo y Rorty), de la sociedad líquida (Bauman), de la deconstrucción del logocentrismo (Derrida). Ante la imposibilidad de encontrar la verdad, se apuesta por los procedimientos (ética procedimental), aparcando a los valores y principios (ética sustantiva) que venían dando solidez al sistema (Luhman).…  Seguir leyendo »

On apprenait récemment que la mairesse de Longueuil et plusieurs de ses conseillers municipaux avaient reçu des menaces de mort en lien avec la décision débattue au conseil d’abattre plusieurs cerfs de Virginie dans un parc de la ville. Quelques semaines auparavant, nous avions déjà pris connaissance du fait que Verushka Lieutenant-Duval et plusieurs des 34 signataires d’une lettre de soutien à son endroit étaient eux aussi l’objet de menaces sérieuses sur les réseaux sociaux, au point que certains d’entre eux affirmaient craindre pour la sécurité de leurs familles. Un peu plus tôt, c’était une coiffeuse atteinte de la COVID-19, qui l’avait transmise en toute inconscience et avant d’être diagnostiquée à quelques-uns de ses clients hébergés en CHSLD, qui se voyait harcelée et menacée.…  Seguir leyendo »

Cuando todo lo real es irracional

Nadie hubiera convencido al bueno de Hegel de que su tajante afirmación —”Todo lo que es racional es real y todo que es real es racional”— viniera a ser desmentida por tantos hechos muy reales como hemos tenido que vivir en los últimos tiempos. Porque ahora parece, en efecto, que mucho de lo que acontece como real está presidido por la más pertinaz irracionalidad. Seguro que él quería decir algo más profundo que eso, y por ello nos advertía de que no viéramos en las realidades históricas sólo lo negativo: “Es un signo de la máxima superficialidad encontrar en todas partes lo malo, y no ver en ellas nada de lo afirmativo y genuino”, escribió en La razón en la historia.…  Seguir leyendo »

A veces nos preguntan preguntan a los psiquiatras por la eventual patología que puedan sufrir algunos líderes políticos, casi siempre caracterizados por un narcisismo exacerbado, histrionismo y diferentes formas de egolatría y paranoia. La teoría freudiana evidenció hace mucho que donde hay un plus hay un minus, algo que la sabiduría popular ancestral recogía en el refranero equiparando la presunción a la carencia. Ya escribió Dumas que el orgullo de quienes no pueden edificar es destruir. Nadie cultiva tanto el brillo de la apariencia como quien adolece de su auténtica esencia, y se miente a sí mismo como si de otro se tratara, para salvar su propia imagen fantaseada.…  Seguir leyendo »

Término municipal de Rozas de Puerto Real, en Madrid.EFE / Rodrigo Jimenez / EFE

Desde el inicio de la pandemia, muchos de nosotros, por necesidad o conveniencia, nos hemos trasladado al campo. ¿Cómo cambia el concepto de habitar cuando los servicios básicos que en la ciudad dábamos por hecho no están asegurados? ¿Qué se aprende al asumir las incomodidades cotidianas en las que se asienta nuestro confort?

“Nadie que posea su propia casa y parcela puede ser comunista. Tiene demasiado que hacer”. Esto fue lo que le dijo William Levitt al presidente Truman para que le permitiera edificar miles de suburbios alrededor de las ciudades de Estados Unidos. Los Levitt fueron constructores que trasladaron el modo de producción de línea de montaje a la fabricación de viviendas unifamiliares tras la Segunda Guerra Mundial.…  Seguir leyendo »

Los pandemials, culpables o ignorados

La juventud ha adquirido en la segunda ola de la pandemia una gran visibilidad. Pero es una visibilidad centrada en su rol negativo como esparcidores del virus, ya sea debido a su naturaleza física o al comportamiento que habitualmente se les atribuye (irresponsabilidad, egoísmo, botellones sin mascarillas, resistencia a la autoridad, inconsciencia, rebeldía). Más allá de las escenas de unos cuantos irresponsables, proponemos una mirada más amplia mediante un repaso a dos dimensiones (comportamientos e impacto de la pandemia) que apelan a la urgente puesta en marcha de nuevos abordajes.

En relación con los comportamientos, recordemos que la juventud es la etapa en la que las relaciones se convierten en el centro de la vida, más aún en los sociables países del sur.…  Seguir leyendo »

Desde los meses posteriores al inicio de la pandemia empezaron a proliferar las noticias sobre la tendencia a trasladarse de la ciudad al campo. El fenómeno, al parecer, ha triunfado en casi todos los países occidentales. No hace mucho, The New York Times publicaba un artículo en el que analizaba la huida hacia el Valle del Hudson de los neoyorquinos de rentas altas.

Este éxodo de los habitantes pudientes de las grandes urbes recuerda a aquel otro protagonizado por los ciudadanos adinerados del Imperio Romano a partir del siglo II. Los historiadores, de hecho, consideran este hecho como uno de los primeros signos de decadencia de una civilización cuyo modelo económico estaba colapsando porque había basado su consumismo extremo en el trabajo esclavo y la anexión de nuevos territorios, pero ya le era imposible expandirse más.…  Seguir leyendo »

Sobre las ruinas de la clase media

El proyecto social más ambicioso de la historia, el de la clase media occidental, ha concluido. Es indudable que el modelo neoliberal adoptado en los años ochenta ha creado mucha riqueza, pero fracasó en un aspecto social: no ha construido sociedad. Este modelo nada igualitario ha permitido la integración de una parte importante de las clases superiores, pero ha debilitado unas detrás de otras a las capas que constituían la base de la clase media: los obreros, los campesinos, los empleados, los pequeños autónomos, los jubilados. Excluidos de las zonas de empleo más activas, las que crean más puestos de trabajo, estas categorías viven hoy en los territorios que crean menos: pueblos, ciudades medianas y zonas rurales.…  Seguir leyendo »

Resuena en nuestros oídos, una y otra vez, la letanía de cifras: cada día engullimos la cotidiana ración de estadísticas. Las tablas —sus dientes serrados con picos y valles, sus números desnudos— abruman la mirada y ocultan los rostros. El aluvión de cómputos enfría la tragedia o, peor aún, celebra desoladores avances medidos en porcentajes, en exitosos descensos, cuando solo se registran 100 o 40 o 20 fallecimientos. ¿Cuántos son pocos muertos? ¿Cuántos son demasiados?

En la literatura de nuestros antepasados, palpita un sentimiento muy diferente hacia el duelo. La Ilíada se detiene con emoción y temblor ante cada muerte. Cuando un guerrero cae desplomado, encuentra siempre en Homero un homenaje, una pausa apesadumbrada.…  Seguir leyendo »

El Palentino

Un bar es un local donde se sirven desayunos todo el día, aperitivos y cerveza, bebidas espirituosas y minutas, donde puede verse el fútbol codificado y la vida pasar sentado en una mesa o en la barra. Eso según las reales academias. Los bares estaban en todas partes. En las esquinas, en las estaciones del tren y subterráneos, cerca de las paradas de autobuses colectivos. Palacios para el pueblo que camina, el hogar putativo de los trabajadores, los desempleados, los bohemios, los proxenetas, los artistas, los vagos, las prostitutas, los migrantes y los viejos. Si abren por la noche, si se sirven cócteles y en las mesas se sientan adultos acompañados por señoritas, si no se hacen preguntas, entonces son cabarets o garitos.…  Seguir leyendo »

Desde que estalló la pandemia, la verdad se ha independizado cada vez más de las palabras. Hasta el punto de que Pablo Casado puede hacer un discurso brillante contra Vox a pesar de que ni su pasado reciente ni las posiciones políticas que viene defendiendo pueden legitimar lo que dice. Es como escuchar los votos de fidelidad de un novio en el altar sabiendo que se acaba de tirar a la mejor amiga de la novia en el baño. Lo asombroso es además que Casado ha recibido una ovación emocionada en el Congreso. Muchos hasta se lo han creído, estoy segura.…  Seguir leyendo »

An Indian model posing with Tanishq jewelry in 2012. Last week the popular Indian jewelry brand withdrew an ad featuring an interfaith Hindu and Muslim family after a right-wing backlash on social media. (Bikas Das/AP)

Hate is suffocating every aspect of life in India. No space seems safe.

Early morning on Oct. 18, a neighbor alerted me to a WhatsApp message distributed by our building’s security guard celebrating the killer of Mahatma Gandhi and urging people to take up the gun to protect the idea of Hindu sovereignty. These types of messages are popular with Hindu nationalists and right-wing supporters of Prime Minister Narendra Modi. When I posted it on my social media, many unabashedly supported the hate and threat in the message.

And when the iconic jewelry brand Tanishq recently ran an ad showcasing an interfaith marriage, the resulting Hindu right-wing backlash on social media forced the company to pull the commercial.…  Seguir leyendo »

Mi abuelo fue un hombre importante. Se lo he oído decir a muchas personas. Yo solo tengo un recuerdo de él, esos recuerdos de infancia con los que Freud me hubiera diagnosticado alguna represión o neurosis: su risa y las escaleras de nuestra casa, en Francia, en las que lo esperaba sentada con mis primos y hermanos. Yo tenía tres años. Él volvía de esquiar. Era el año 1975.

Fue ingeniero. Inventor. Nació en un pequeño pueblo del departamento del Yonne, y estudió con becas y ayudas, siempre apoyado por profesores que vieron en él su talento precoz. Se pasó la vida estudiando, aprendiendo y enseñando, y supongo que siguió su instinto de hombre inteligente.…  Seguir leyendo »

«Un hecho solo es un cordero frente a los lobos». Es tentador usar esta poderosa imagen de Bruno Latour para describir en nuestro tiempo pandémico la desvalida impotencia del discurso científico a la hora de legitimar normas de acción. Lejos de representar la autoridad, ¿no se experimenta hoy ante el lenguaje del científico una creciente indiferencia? Aunque muchos no abriguemos duda de que solo saldremos de esta crisis con la ciencia, no podemos negar una cierta desconfianza o, al menos, un cierto escepticismo creciente respecto a su autoridad. En este sentido nuestro mundo parece haberse saltado la pantalla de lo que Habermas en los setenta denunciaba como uso ideológico de la ciencia y la técnica, esto es, que, en las democracias occidentales, el sentido racional de la democracia como deliberación pública estaba siendo secuestrado por tecnócratas con lenguaje de madera.…  Seguir leyendo »

Contaba el astronauta John Glenn, el primer ser humano que orbitó la Tierra después de Yuri Gagarin y Gherman Titov, que cuando contempló la imagen del planeta desde el espacio por primera vez, sufrió una enorme decepción. En lugar del éxtasis ante lo desconocido que esperaba, su impresión fue la de que aquel espectáculo de continentes y océanos moviéndose bajo sus pies ya lo había visto antes. Nada raro si se tiene en cuenta que, durante años, había estado sometido a cientos de imágenes parecidas en las máquinas simuladoras con las que se había preparado para el viaje.

Salvando las distancias, algo semejante me ocurrió en el verano de 2019 cuando empezaron a aparecer en los medios las imágenes de los incendios del Círculo Polar Ártico y Australia.…  Seguir leyendo »

La felicidad es una canción de verano

Cuando defiendo ante los maestros que no hay sustituto tecnológico a los codos, no es raro que alguno me objete con firmeza que el único propósito noble de la educación es hacer felices a los niños. Ya no me sorprende el convencimiento dogmático con que me lo dicen y me limito a responder que es más sabio educar en el aprecio del sabor agridulce de la vida que en la aspiración edulcorada a una felicidad que, si se concibe como huida de la habitual inquietud acaba conduciéndonos a atajos aún más inquietantes (en estos tiempos la felicidad es accesible en las farmacias) y si se concibe como búsqueda, resulta que no se encuentra, sino que es algo que la memoria descubre como ya vivido.…  Seguir leyendo »

En el plazo de tres meses he sufrido dos demandas civiles a la policía por el mismo motivo, la primera me pareció una fábula moral, la segunda un termómetro del miedo. En la primera acababa de aterrizar repatriado desde Nueva York, en plena pandemia, y cuando conseguí llegar a la única casa en la que me podía alojar, en Aljaraque, Huelva, una vecina que me ha visto crecer desde la infancia prefirió llamar a la policía antes de preguntarme por qué estaba allí con mi mujer y mi hijo de un año. La segunda ha ocurrido esta misma semana, en Buenos Aires, recién trasladado con mi familia y a pesar de haber dado al portero del edificio nada más llegar una documentación que demostraba una PCR negativa de todos los miembros de la familia, el administrador ha preferido denunciarnos al Gobierno de la ciudad por salir a hacer la compra y no cumplir con el estricto protocolo de cuarentena impuesto por el Gobierno argentino (a pesar, repito, de haber testeado negativo).…  Seguir leyendo »

Un puesto de comida callejero en San Andrés Mixquic, Ciudad de México, el lunes 30 de marzo de 2020. (AP Photo/Fernando Llano)

Nací y crecí en Ciudad de México, un lugar con una oferta de comida callejera tan compleja, completa y variada que te permite malacostumbrarte a la buena vida.

Se sabe que aquí, en una mudanza, la prueba de fuego del nuevo barrio es que uno logre encontrar por lo menos un puesto de comida callejera que sea igual o mejor que el de la dirección anterior. También, que el común denominador de la buena comida callejera es la sazón. Cuánto dure funcionando un puesto callejero depende, principalmente, de esa sazón. La ubicación también es muy importante, pero los puestos más especiales son los que nos obligan a cruzar la ciudad entera para comer ahí y cuya grandeza se comparte de boca en boca.…  Seguir leyendo »

Parece ser que Noé (que no conoció a Zaratustra), desnudo, se puso a bailar. ¡Tiernos dislates de todo patriarca ocurrente! Tal es el incidente que nos cuenta el capítulo 9 de El Génesis. El hijo de Noé, Cam, juzgó el espectáculo dado por su padre como poco adecuado y con crecido enojo condenó la falta de respeto de su genitor hacia los demás. Distinta fue la opinión de Sem y Jafet, hermanos de Cam, que sin entrometerse a fiscales, pero dejándose gobernar por la misericordia, trataron a su padre en aquel trance con ternura y comprensión. Para que no se resfriase, echándole un capote, le cubrieron con una manta.…  Seguir leyendo »

A veces nos gustaría saber qué hubiera pensado algún gran intelectual del pasado sobre lo que nos ocurre. Es no solo un esfuerzo inútil, sino que, en este caso, va contra los cimientos mismos de la manera de pensar de José Ortega y Gasset, con su razón vital y razón histórica, y la idea de que “yo, soy yo y mi circunstancia”. Probablemente le hubiera apasionado, para disertar sobre ella, la era digital y de la comunicación, algunos de cuyos elementos llegó a discernir en sus finales.

Ahora, cuando, finalmente, se va a publicar la versión digital de sus Obras completas —lo que permitirá un nuevo tipo de difusión de un autor que a su manera fue un precursor del blog con su El espectador—, puede ser el momento de recuperar algunas de sus reflexiones, como, por ejemplo, sobre algo que ha cambiado profundamente en nuestro país desde el inicio de la pandemia, a saber, el saludo.…  Seguir leyendo »