Terrorismo revolucionario

Iván Márquez, líder de una facción disidente de las Farc, y el difunto Hugo Chávez se saludaron en noviembre de 2007.CreditGregorio Marrero/Associated Press

El anuncio de vuelta a las armas, realizado el 29 de agosto por tres altos exlíderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) desde el río Inírida en la zona fronteriza con Venezuela, apunta a que el largo y espinoso tema de la aventura guerrillera ha dejado de ser un asunto estrictamente colombiano para convertirse en un componente más del entramado de fuerzas armadas con las que el régimen de Nicolás Maduro ha venido construyendo una muralla de contención a la ofensiva internacional en su contra.

Se sabe que el conflicto político venezolano se juega simultáneamente en tres tableros. Primero, el de la política nacional: que se reduce a la lucha entre el estamento militar en el poder y sus adversarios de los diversos frentes democráticos.…  Seguir leyendo »

Un grupo de ciudadanos se manifestó en apoyo al acuerdo de paz en el centro de Bogotá, el 24 de noviembre de 2019.CreditCreditIván Valencia/Associated Press

Las imágenes circularon en la mañana del jueves 29 de agosto: Iván Márquez, uno de los jefes guerrilleros que negociaron con el gobierno colombiano el final a medio siglo de guerra incruenta, anunciaba su decisión de retomar las armas. Explicó que la nueva guerrilla no practicaría “retenciones con fines económicos”, que es como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) hablaron durante años del crimen cruel y deleznable del secuestro; explicó que dialogarían con “gentes pudientes del país para buscar por esa vía su contribución”, lo cual no es más que una extorsión anunciada. Y luego avisó que no atacarán a policías y soldados, sino que su objetivo, en esta nueva guerra, será la oligarquía.…  Seguir leyendo »

Una guerrillera del Frente 36 de las FARC descansa después una excursión en el estado de Antioquia, Colombia, en enero de 2016. (Rodrigo Abd/AP Photo)

Las imágenes circularon el 29 de agosto: en ellas, líderes disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron la creación de una nueva guerrilla. Esta decisión se tomó, explicaron, debido a supuestos incumplimientos por parte del gobierno de Colombia a los acuerdos de paz firmados en La Habana en 2016.

Cuando se anunció el acuerdo, después de cinco años de negociaciones en Cuba, el mundo entero aplaudió: un conflicto sangriento de más de 50 años, llegaba a su final. El gestor del proceso, el expresidente Juan Manuel Santos, recibió el premio Nobel de la Paz. Sin embargo, casi desde su firma, el resultado dividió al país.…  Seguir leyendo »

"Los bandidos volvieron al monte", se lee en un periódico popular de Colombia al referirse al anuncio de una fracción de las FARC de su regreso a la clandestinidad. (JOAQUIN SARMIENTO / AFP)

Colombia permanece unida frente a un pequeño número de delincuentes que quieren descarrilar la histórica transformación que está en marcha. Hace unos días, este grupo de narcoterroristas publicó un video anunciando la creación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, utilizando el mismo nombre del grupo armado ilegal que firmó un Acuerdo de paz en 2016 con el gobierno.

Los líderes de este pequeño grupo de criminales disidentes son antiguos miembros de las FARC, conocidos por actividades de narcotráfico desde antes del comienzo de mi administración, y que hasta hoy continúan. Este es su más reciente intento de frustrar el progreso de Colombia hacia la paz.…  Seguir leyendo »

Front pages in Colombia on Aug. 30 led with the news that former FARC leaders were taking up arms again against the government. (Joaquin Sarmiento/AFP/Getty Images)

Colombia stands united in the face of a small number of criminals who want to sidetrack the historic transformation that is underway. A few days ago, this group of narco-terrorists posted a video announcing the creation of the Revolutionary Armed Forces of Colombia, FARC, using the same name of the illegal armed group that signed the peace agreement in 2016 with the government.

The leaders of this small group of criminal dissidents are former FARC members who knowingly trafficked drugs before the start of my administration and continue to do so to this day. This is their latest attempt at thwarting Colombia’s progress on peace.…  Seguir leyendo »

Soldados Colombianos en guardia frente al Claustro de San Agustín, en Bogotá, el 29 de agosto de 2019. (Fernando Vergara/AP Photo)

Las noticias de cada día dictaminan nuestras mañanas. Desde hace meses en Colombia nos cuentan cómo, paulatinamente, se está revirtiendo la narrativa de la paz en varios territorios nacionales, en lo que llamamos periferia, allá donde no llega la visión del citadino.

Una de estas noticias llegó el pasado 29 de agosto: “El número dos de las FARC, ‘Iván Márquez’, Jesús Santrich, ‘El Paisa’ y ‘Romaña’ vuelven a la guerra”, “Las FARC anuncian su rearme”, “Líderes de las FARC vuelven a la insurgencia” . La noticia en todos los medios estaba acompañada de un video de 32 minutos, grabado en un lugar desconocido, que montaron en diferentes canales como evidencia de que, al menos un sector de este grupo insurgente, renunciaba definitivamente al Acuerdo de Paz que se firmó en 2016 .…  Seguir leyendo »

Two FARC dissident rebels in 2018, on patrol in Colombia.CreditCreditFederico Rios for The New York Times

En un video publicado el miércoles 29 de agosto, un antiguo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) emitió un nuevo llamado a las armas. Luciano Marín —conocido como Iván Márquez—, quien fue el negociador principal del grupo armado durante los diálogos de paz, apareció frente a una veintena de exguerrilleros de las Farc ataviados en sus uniformes y explicó por qué él y su grupo de insurgentes regresaban a la selva. Habló de una “oligarquía corrupta” y de la traición de un gobierno que no cumplió con el acuerdo de paz firmado en 2016.

Estas son malas noticias para los colombianos.…  Seguir leyendo »

Two FARC dissident rebels in 2018, on patrol in Colombia.CreditCreditFederico Rios for The New York Times

In a video released on Wednesday, a former top commander of the Revolutionary Armed Forces of Colombia issued a new call to arms. Luciano Marín, who is known by the alias Iván Márquez and was the lead negotiator during the peace talks, stood before a group of 20 ex-FARC guerrillas dressed in fatigues and explained why he and his dissident band of insurgents were heading back to the mountains and jungles. He spoke of the corrupt oligarchy and cited the Colombian government’s betrayal of the 2016 peace agreement.

This is bad news for Colombians.

A return to violence would be the culmination of many factors, chiefly a lack of political support in Washington and Bogotá for the 2016 peace accord since Donald Trump was sworn in as president of the United States in 2017, and Iván Duque came to power as Colombia’s president in 2018.…  Seguir leyendo »

Cuando el gobierno de Colombia firmó el acuerdo de paz en 2016 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), una guerrilla de inspiración marxista, parecía un milagro poder finalizar el conflicto de medio siglo que mató al menos a 220.000 personas y devastó las zonas rurales.

El expresidente Juan Manuel Santos recibió un Premio Nobel de la Paz por negociar el complejo acuerdo con las Farc. Sin embargo, desde antes de que se firmara muchos ya se oponían al pacto, furiosos ante la perspectiva de que rebeldes o militares fueran a quedar impunes o escépticos de que el gobierno pudiera darle seguimiento a sus promesas de ayuda al campo.…  Seguir leyendo »

A sign that reads "United against terrorism" is seen in front of the scene where a car bomb exploded, in Bogota, Colombia January 18, 2019. REUTERS/Luisa Gonzalez

¿Qué sucedió?

El 17 de enero, un vehículo entró a la Academia de Policía General Santander en Bogotá y explotó, matando a 21 oficiales de policía e hiriendo a 68 más. Aunque el autor también murió, el gobierno aún no considera el ataque como un atentado suicida – algo nunca antes visto en Colombia – sino que la muerte del conductor se considera producto del pánico que sintió al verse casi descubierto.  La explosión es el ataque más letal en Bogotá desde 2003, y el tercero más letal en la historia de una ciudad que en el pasado ha vivido situaciones de violencia considerables.…  Seguir leyendo »

He vivido momentos de euforia tras la firma de varios acuerdos de paz. Por supuesto me unía a la esperanzada alegría del momento, mientras esperaba poder decirles que iniciaban un duro y largo camino. Les recordaba: «en España acabamos una guerra en 1939 y aun parte de nuestra sociedad la remueve».

Vemos cómo ha rebrotado la crisis social en Nicaragua tras los esfuerzos de la comunidad internacional y de los propios nicaragüenses, por acabar aquella guerra entre sandinistas y «la contra» a finales de 1989, al amparo de unas elecciones que ganó Violeta Chamorro que parecían significar un cambio importante de régimen y de convivencia de un pueblo entrañable.…  Seguir leyendo »

En Argelia, temen por su tranquilidad y dudan de la paz

Terminar la confrontación armada con las Farc representó un cambio sustancial en la vida de numerosas comunidades en Argelia, municipio del sur de Cauca donde proliferan los cultivos de hoja de coca para uso ilícito y uno de los más golpeados por la guerra en este departamento. Ejemplo de ello es el corregimiento El Mango, donde el conflicto se vivió con intensidad y se estima que es la región que más sufrió más ataques guerrilleros en la historia de la guerra (otros dicen que fue Toribío, pero no es un premio muy apetecido).

“Después de tanto dolor, nos llega una esperanza… los acuerdos de paz”, dice uno de sus líderes.…  Seguir leyendo »

Un miembro de las Farc cuelga un cartel del líder fallecido de la guerrilla Alfonso Cano en Colombia, en enero de 2016. Credit Rodrigo Abd/Associated Press

La transición a la paz de un país es motivo de celebración, pero también es un proceso incierto que requiere diligencia y compromiso. En Colombia, donde un acuerdo de noviembre de 2016 puso fin a un sangriento conflicto interno de 52 años, la presión va en aumento.

Está afectando la idea de poner fin a las guerras intestinas por medio de negociaciones. Recientemente, un diplomático europeo me dijo que “los grupos insurgentes de las guerras civiles están pendientes de lo que ocurre en Colombia, para ver si el gobierno cumple sus promesas”. En una reunión, un militar estadounidense de alto nivel escuchó comentarios preocupados de algunos colegas míos y, exasperado, preguntó: “¿Pueden darme un ejemplo de algún lugar donde el proceso de paz realmente haya funcionado?”.…  Seguir leyendo »

Un miembro de las Farc cuelga un cartel del líder fallecido de la guerrilla Alfonso Cano en Colombia, en enero de 2016. Credit Rodrigo Abd/Associated Press

A nation’s transition from conflict to peace is something to celebrate, but it’s also an uncertain process that requires diligence and commitment. In Colombia, where a November 2016 agreement ended 52 years of bloody internal conflict, the stress is mounting.

It’s affecting the whole idea of ending internal wars through negotiations. A European diplomat recently told me, “Insurgent groups in civil wars are watching Colombia to see what happens, whether the government keeps its promises.” In a recent meeting, a senior United States military officer heard concerns from some colleagues and said to me, exasperated, “Can you give an example of anywhere that a peace process has actually worked?”

Colombia should be one.…  Seguir leyendo »

Aldo Moro, un mártir laico

Ni Washington ni Moscú aprobaron el cambio de rumbo. En marzo de 1978, después de treinta años de enfrentamiento, estaban a punto de entenderse la Democracia Cristiana, empujada por su presidente Aldo Moro hacia una política de “solidaridad nacional”, y el Partido Comunista Italiano, con la estrategia de “compromiso histórico”, ofrecida desde 1973 por Enrico Berlinguer. La primera desaprobación había llegado del bloque soviético en forma de atentado, made in URSS,del camión surgido de improviso, utilizado tiempo atrás contra Togliatti, y que por poco no acaba en Bulgaria con la vida del “querido camarada” Berlinguer. Poco más tarde, Henry Kissinger, secretario de Estado norteamericano, mostraba a Moro su radical desacuerdo con la idea de que el Gobierno de la DC incluyera a los comunistas.…  Seguir leyendo »

Tienen futuro las negociaciones con el ELN

Un proceso en el limbo

La suspensión de la mesa de negociación con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) comenzó cuando este grupo guerrillero dio fin al cese al fuego bilateral, ignorando los llamados de la sociedad civil, el gobierno y la comunidad internacional. Y a raíz del atentado del 27 de enero en Barranquilla, la crisis que resultó de esta suspensión se ha hecho más profunda.

En este contexto han surgido varias preguntas: ¿por qué el ELN cometió este atentado?, ¿cómo se puede entender esta crisis?, ¿qué pasará de ahora en adelante?

Antes del atentado, la mesa de negociación pasaba por un momento difícil debido a su decisión de no renovar el pacto de cese al fuego bilateral y temporal.…  Seguir leyendo »

Hoy cumple un año el pacto de paz con las Farc. Y “un año pasa volando”, pero también es eterno, 365 días con sus madrugadas, cuando se está implementando el acuerdo mientras se está sobreviviendo a una campaña presidencial que empezó por su propaganda negra: luego de cinco años de un diálogo en dos lenguas de familias diferentes, 1.825 días con sus víctimas, Colombia consiguió el milagro de librarse de aquella guerra de medio siglo que –cruzada con la fallida guerra contra las drogas– engendró un par de guerras más. Desde entonces no ha habido una sola muerte por causa del conflicto.…  Seguir leyendo »

Hoy, en el Día Mundial de la Paz, parecería que estamos cayendo en una espiral de más violencia, prejuicios e ira. El conflicto parece permear al mundo entero, ya sea a través de enfrentamientos entre países, problemas domésticos o ataques terroristas. Sin embargo, este año Colombia logró terminar más de medio siglo de conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Hoy las Farc están totalmente desarmadas y las Naciones Unidas recibió más de 9.000 armas y 1,3 millones de municiones para ser destruidas. Justo este mes, este grupo de excombatientes presentó su nuevo partido político en una reunión pacífica en Bogotá.…  Seguir leyendo »

El papa llegó y ya no tuve dudas: era el líder político que más de 40 millones de personas estaban esperando. Había que ver su recibimiento, a lo colombiano —a ritmo de cumbia y más cumbia— con mucha hospitalidad y emotividad en las calles, la gente agitando banderitas, camisetas, mostrándole una estampita, una medalla milagrosa, una foto familiar o alzando a un niño para que recibiera su bendición. Mis compatriotas querían mirarlo tan de cerca para tomarle fotos, tocarlo y abrazarlo que formaron un tapón humano que impidió el paso del papamóvil por la calle 26 de Bogotá. Lograron aferrarse a él, a la esperanza que representa, aunque solo fuera por unos segundos.…  Seguir leyendo »

After years of tumultuous peace talks, the Revolutionary Armed Forces of Colombia, better known as FARC, bid a final farewell to arms in June. The act heralds the end of a 52-year conflict. But for Colombia to decisively break with its past, it must be smart in its approach to reintegrating FARC combatants back into society.

The task is daunting: How do you keep people who have been fighting for decades from rearming? Giving aid to former fighters remains controversial, but new evidence-based strategies provide reason for hope that reintegration can succeed despite the challenges.

The FARC members’ background presents a first hurdle.…  Seguir leyendo »