Terrorismo revolucionario (Continuación)

Villavicencio, una ciudad de más de 300.000 habitantes, que ocupa los terrenos de lo que fue una floreciente misión de los jesuitas en el siglo XVIII --la hacienda Apiay--, capital del departamento del Meta, ha sido hoy protagonista geográfico de la operación Transparencia, denominada así por los servicios de inteligencia cubanos y el Gobierno venezolano.

No es la primera vez, no obstante, que adquiere protagonismo. El departamento, segundo en extensión de Colombia --86.000 kilómetros cuadrados-- está formado en un 80% por terrenos llanos y ondulados, surcados por ríos tributarios del Orinoco. Es la llamada Orinoquia colombiana. Pero el resto de su territorio está cubierto por las últimas estribaciones de la cordillera Oriental, uno de los tres espinazos andinos que conforman buena parte de Colombia, rasgándola de norte a sur, y por una sierra desgajada de ella, La Macarena, un bellísimo parque nacional rico en fauna, flora y geología.…  Seguir leyendo »

Conozco El Caguán, esa zona de Colombia en la que Ingrid Betancourt fue capturada, hace ya casi seis años, y donde se encuentra secuestrada en condiciones abominables. También conozco a Iván Ríos y a Joaquín Gómez, los jefes marxisto-mafiosos de las FARC, a los que, poco antes de su captura, había ido a entrevistar a su feudo, primero para Le Monde y, después, para mi libro sobre «las guerras olvidadas».

Tras haber pasado algún tiempo con estos auténticos secuestradores y falsos revolucionarios, tras haberme molestado en escuchar el discurso a la vez demente y, como suele ser habitual, de una lógica implacable y heladora de estos comunistas estilo escuadrones de la muerte, me perece tener una idea más o menos clara de aquello en que podría consistir el intento de la última oportunidad de liberar a Ingrid Betancourt.…  Seguir leyendo »

Por Mario Vargas Llosa, escritor (EL PAIS, 26/12/04):

¿Imaginó siquiera Abimael Guzmán, el líder de Sendero Luminoso, al desencadenar en 1980 la guerra revolucionaria que iba a convertir al Perú en una sociedad maoísta fundamentalista, los horrores que esta insurrección provocaría? El año pasado, el Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, presidida por el Dr. Salomón Lerner Febres, documentó de manera escalofriante esta guerra que en un par de décadas asesinó, torturó e hizo desaparecer a más de sesenta y nueve mil peruanas y peruanos, en su inmensa mayoría gentes humildes y totalmente inocentes, que se vieron atrapadas entre los dos rodillos compresores del senderismo y las fuerzas del orden y sacrificadas por ambos con parecido salvajismo.…  Seguir leyendo »

Por Plinio Apuleyo Mendoza, escritor, periodista colombiano y embajador de Colombia en Portugal (EL PAIS, 03/05/04):

En México, Venezuela y otros países de Hispanoamérica, los etarras suelen cubrir sus acciones con una piel de oveja. Definen la suya como una patriótica lucha por la independencia del País Vasco o se hacen llamar con toda inocencia movimiento separatista, y hay quienes en ese lado del Atlántico, tan lejano a sus sangrientas acciones, se tragan el cuento. Lo sé de sobra, pues alguna vez que escribí en varios diarios latinoamericanos un informe titulado España frente al terrorismo de ETA, no faltaron lectores extraviados que enviaron cartas de protesta.…  Seguir leyendo »