Totalitarismo

En el proyecto de poder de Sánchez, basado en la hegemonía de la propaganda y en la política de las emociones y del espectáculo, la irrupción de la pandemia no sólo constituye, como para cualquier gobernante, un contratiempo inesperado: se ha convertido en el cisne negro que puede echar todos sus planes abajo. Por eso desde el primer momento, y tras desoír las alertas tempranas que los organismos de seguridad le hicieron llegar antes de marzo, se ha empeñado en tratar la crisis con un enfoque mucho más político que sanitario. Siempre ha ido por detrás de los acontecimientos, atento solamente a la creación de un «relato» que pudiese imponer sobre las críticas de sus adversarios y la decepción de los ciudadanos: una rescritura de la realidad que evite la sensación del fracaso.…  Seguir leyendo »

Cuando el ministro Juan Carlos Campo habló en las Cortes de «crisis constituyente», el pasado mes de junio, pudo cometer un lapsus lingüístico pero no político. Al titular de la cartera de Justicia conviene escucharlo porque prepara a fondo sus intervenciones y no habla a humo de pajas, además de porque es el instrumento ejecutivo de la estrategia jurídica del sanchismo. (La fiscal Dolores Delgado lo es de la judicial, que siendo paralela y complementaria se desarrolla en un plano distinto). Si Campo anuncia el trámite de indulto a los presos independentistas, con un «por cierto» como de arranque imprevisto, no estamos ante una ocurrencia baladí ni un estrambote repentino: es que se trata exactamente de lo que había ido a decir, del núcleo del mensaje en sentido estricto.…  Seguir leyendo »

No es casual que el Gobierno saque la mal llamada “Ley de memoria democrática” justo antes de la moción de censura de Vox. El propósito es calentar al personal a través de aquellos que saben que van a reaccionar anunciado que ahora sí, por fin, ya llegó el fin de los tiempos.

De esta manera, el sanchismo mostrará con gran facilidad el «abismo» entre la «ultraderecha» y los «progresistas». El tema elegido para ejemplificar esa diferencia es el favorito de esa derecha: la Guerra Civil y el franquismo. Picarán, y harán el juego al sanchismo, que cobrará una vez más otra presa.…  Seguir leyendo »

Musician-turned-politician Robert Kyagulanyi, also known as Bobi Wine, at a news conference in Kampala, Uganda, on June 15, about the government handling of the coronavirus pandemic. (Abubaker Lubowa/Reuters)

Last week, Zimbabwean security agents raided Hopewell Chin’ono’s home, arresting the journalist for allegedly “inciting public violence.” Chin’ono’s reporting uncovered corruption in the government’s pandemic response and led to the ousting of the health minister over allegations of contract fraud. Security forces also arrested opposition politician Jacob Ngarivhume and more than 100,000 others, charging them with violating coronavirus-related regulations.

While the scale of the repression in Zimbabwe captured the attention of advocacy groups such as Amnesty International and the U.S. Embassy, it’s not the only country undertaking politically motivated crackdowns in the name of public health. For autocrats, the coronavirus has lowered the cost of repression by allowing them to justify actions as necessary responses to the crisis.…  Seguir leyendo »

Causas justas, como el feminismo y el ecologismo, son hoy manipuladas al servicio de un designio totalitario. No importan las propias causas, interesa solo buscar las grietas de un sistema de libertades, achacarle todo mal y acabar con estas para asaltar el poder, todo el poder. ¿No nos estarán llevando del ronzal mediante la apelación a la ética?

De hecho, todo se ha moralizado meticulosamente. Observemos lo fácil que es, a continuación, transformar lo ético en político a base de promulgar una ley para cada indicación moral, un escrache mediático para cada opinión o conducta políticamente incorrecta. Y el siguiente paso, una vez que hemos convertido ya todo lo personal en político, consiste en poner lo político bajo el control total de unos pocos.…  Seguir leyendo »

En los años noventa, con ocasión de la caída del «muro de Berlín» y sucesivo hundimiento del imperio soviético, la Unión Internacional de Magistrados (federación de carácter mundial de asociaciones judiciales) organizó una serie de conferencias dirigidas a los jueces de los países del Este, que se asomaban tímidamente a la Democracia, para ilustrarlos sobre lo que había de ser su labor en un Estado de Derecho, fundado, por su propia naturaleza, en la independencia de quienes integran el Poder Judicial y deciden los conflictos sociales aplicando las leyes. En esa labor pedagógica trabajó intensamente, entre otros muchos, el magistrado noruego Arne Christiansen, que nos contó un suceso insólito: Al terminar una de esas sesiones de verdadera formación profesional de jueces, uno de los asistentes preguntó que, si lo había entendido bien, a partir de ahora, en lugar de consultar los fallos que había de dictar con el delegado del Politburó, había de evacuar esa consulta con los dirigentes de los diferentes partidos políticos; error del que el conferenciante le sacó inmediatamente.…  Seguir leyendo »

«¿Cómo y cuándo cree usted -interrogamos- que podrá pasarse del actual periodo de transición a un régimen de plena libertad para sindicatos, prensa e individuos?» preguntó a Lenin el socialista Fernando de los Ríos en su Viaje a la Rusia sovietista, allá por octubre de 1920. La larga respuesta del líder comunista terminó con la conocida frase: «Sí, si, el problema para nosotros no es de libertad, pues respecto a esta siempre nos preguntamos: ¿libertad para qué? En su libro sobre la Rusia comunista, el antiguo socialista español pone de relieve la ausencia de libertad y las consecuentes miserias de la vida soviética.…  Seguir leyendo »

Frente al optimismo que generó la caída del Muro de Berlín, el filósofo francés Jean François Revel, delante de Francis Fukuyama (El fin de la Historia por el triunfo definitivo del liberalismo), advirtió en Madrid en 1992: “El igualitarismo totalitario no desaparecerá; forma parte de la naturaleza humana”. El tiempo le ha dado la razón. Asistimos a un movimiento igualitario internacional, sobre todo en las democracias occidentales, que cuestiona los pilares de la convivencia en libertad.

El derribo de estatuas de Cristóbal Colón en EEUU o la pintada en el monumento a Churchill en Londres son una muestra del cuestionamiento historicida de los valores europeos demoliberales; el salón de entrada de la Universidad de Liverpool, en honor de William Glandstone (1809-1899) va a ser rebautizado debido a que el histórico premier británico había sido propietario de esclavos.Y…  Seguir leyendo »

Cuando Steve Jobs lanza al mundo su revolucionario Macintosh, lo hace con el spot 1984, considerado por muchos el mejor anuncio publicitario de la historia. En él se ve a una joven (Apple) perseguida por la policía del pensamiento orwelliano en su carrera hacía una pantalla en la que el Gran Hermano (IBM) está pronunciando un discurso hipnótico, alienante y totalitario, ante una audiencia robotizada. La joven, que porta un mazo (Macintosh), lo lanza contra la pantalla haciéndola añicos, empezando así la revolución que terminará con su control.

Este domingo, el presidente Sánchez oficiaba una vez más su tradicional homilía a la gente (antes, ciudadanos) cuando volvió a susurrar por enésima vez, entre seductor y doliente, su inquietante mantra habitual.…  Seguir leyendo »

Harry el Sucio, Clint Eastwood (1971)

1. Lo que el viento se llevó

La plataforma HBO y miles de censores vocacionales que no han visto la película creen que Lo que el viento se llevó presenta una visión idealizada de la esclavitud. Pero HBO no ha eliminado la película de su catálogo, como creen algunos. Sólo le ha añadido un condón moral que avisa al espectador de que lo mostrado en la película «está mal hoy y estaba mal entonces». Es el mismo condón moral que le pondría yo, y con mucha más razón, a los censores vocacionales. El éxito de HBO, en cualquier caso, ha sido total: Lo que el viento se llevó es ya la película más vendida en Amazon.…  Seguir leyendo »

Los golpistas desde el poder no necesitan armas. Conspiran sin ruido, dando sensación de normalidad mientras consuman el deterioro y la mutación de las instituciones, las leyes y los usos hasta que el sistema queda alterado en sus líneas esenciales.

Tres podemitas/comunistas del Gobierno se turnan estos días para atribuir a la derecha intenciones de golpe de Estado, un golpe clásico, violento, porque meten en la película a las fuerzas de seguridad. No tienen pruebas, pero eso es lo de menos porque les interesa desprestigiar a la oposición y desviar la mirada sobre sus propios objetivos.

El vicepresidente Pablo Iglesias y dos ministros de segunda, Irene Montero y Alberto Garzón, urden crímenes ajenos que, sin embargo, forman parte del adeene que han heredado de sus ascendientes políticos, Hugo Chávez y, antes, Vladimir Ilyich, alias Lenin.…  Seguir leyendo »

La democracia no es sólo el sufragio. Es el imperio de la ley (Estado de Derecho), la separación de poderes, el respeto a las minorías, la autonomía de la sociedad civil. Son las instituciones independientes y los mecanismos de control y contrapeso que impiden el ejercicio unívoco de la autoridad del Ejecutivo. Es una ética del comportamiento y de la responsabilidad en la función pública. Son las libertades individuales y las reglas que las garantizan. Es, en conjunto, la protección del ciudadano frente a un poder que siempre -como sabían los padres fundadores americanos- tiende a expandirse de modo arbitrario. Por eso regímenes como el de Putin, el de Erdogan o el de Maduro, cuyos gobernantes han sido elegidos en las urnas, carecen del estándar de calidad necesario para que puedan considerarse democráticos.…  Seguir leyendo »

Una de las reglas básicas de la ciencia política es que no existen los espacios vacíos. Si un partido o un sistema ideológico desaparecen, otro con características muy similares ocupará su lugar y se ganará a sus creyentes.

Ocurrió a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, cuando el comunismo y su «enfermedad infantil», el socialismo, ocuparon el lugar que el cristianismo estaba dejando vacante poco a poco tras ser herido de muerte por la Ilustración un siglo antes.

Está ocurriendo ahora mismo, frente a nuestros ojos, a raíz de las protestas por la muerte de George Floyd.

Algunos analistas caen en la tentación de identificar el nuevo culto totalitario con el socialismo o con un socialismo 2.0 adaptado al signo de los tiempos.…  Seguir leyendo »

Will governments around the world use the pandemic to grab more power and override individual rights? Many scholars, pundits and journalists have been asking that question. Public opinion polls suggest that most Americans, and many others around the globe, currently accept the public health orders that restrict their movements and businesses. However, such acceptance is premised on the belief that such restrictions will end at some point. As policymakers begin to discuss reopening plans and some countries begin to declare victory over covid-19, will they restore the rights they’ve limited?

That depends in part on whether the emergency orders include a sunset provision — and whether nations have active and independent civil societies that are ready to hold governments to account.…  Seguir leyendo »

El ingenio español ideó la palabra “dictablanda” para denominar una etapa bien peculiar de nuestra Historia. Duró año y pico: desde la caída del dictador Miguel Primo de Rivera, en enero de 1930, hasta la proclamación de la II República española, dos abriles más tarde.

Hablamos de un periodo en que ni proseguía incólume el autoritarismo anterior ni se habían restablecido todas las libertades; un periodo en que gobernaron dos militares (Berenguer y Aznar) sin Constitución, pero intentando retomarla; un periodo que aún no era democracia, pero tampoco la dicta-dura de antes: dicta-blanda. Desde entonces se usa ese juego de palabras para todo régimen autoritario que se contiene un tanto a la hora de tiranizar.…  Seguir leyendo »

Dos hombres cargan un ataúd frente al Palacio Nacional, en Ciudad de México, al finalizar una protesta el 11 de mayo de 2020, en la que activistas de derechos humanos buscaron llamar atención a los riesgos de salud que enfrentan las personas en cárceles mexicanas esperando juicios que quedaron estancados por la pandemia por coronairus. (Rebecca Blackwell)

Algunos gobiernos alrededor del mundo están usando la pandemia para afirmar que los derechos humanos son un lujo que no nos podemos permitir. Usando la crisis como pretexto, están arrestando a sus críticos, intensificando la vigilancia y tomando amplios poderes de emergencia. La presunción subyacente es evidente: proteger los derechos humanos es un mero detalle que debe ser descartado cuando las cosas se ponen difíciles.

Sin embargo, la pandemia ha resultado ser también una oportunidad para promover los derechos humanos, no solo por una cuestión de principios sino también por razones pragmáticas. La crisis ha demostrado que las autoridades que ignoran los derechos humanos ponen en peligro nuestra salud.…  Seguir leyendo »

Human rights activists prepare for a car caravan protest through downtown Los Angeles to call on officials to release inmates from jails to prevent the spread of coronavirus on April 7. (Robyn Beck/Afp Via Getty Images)

Some governments around the world are using the pandemic to claim that human rights are a luxury we cannot afford. With the crisis as a pretext, they are arresting critics, intensifying surveillance and seizing broad emergency powers. The underlying assumption is clear: Safeguarding human rights is a nicety that must be jettisoned when times get tough.

In fact, though, the pandemic has also turned out to be an opportunity to promote human rights — not only as a matter of principle but also for reasons of pragmatism. The crisis has shown that officials who ignore human rights jeopardize our health, while respecting human rights is the best public health strategy.…  Seguir leyendo »

In this March 23, 2020, file photo, Hungarian Prime Minister Viktor Orban delivers his speech about the current state of the coronavirus outbreak during a plenary session in the House of Parliament in Budapest, Hungary. The Hungarian Parliament granted Orban the power to rule indefinitely by decree, unencumbered by existing laws or judicial or parliamentary restraints. One aspect of the law ostensibly passed to cope with the coronavirus calls for prison terms of up to five years for those convicted of spreading falsehoods or distorted facts during the emergency. (Tamas Kovacs/MTI via AP, File)

Around the world, “coronavirus power grabs” are underway. In Israel, Prime Minister Benjamin Netanyahu has used the exigencies of virus containment to delay his corruption trial and increase surveillance. In the Philippines, President Rodrigo Duterte has assumed emergency powers, and in Hungary, Prime Minister Viktor Orban now has the power to rule by decree indefinitely.

These developments have civil society groups — like community groups, nongovernmental organizations, unions, charitable organizations, faith-based organizations, and foundations — sounding the alarm in the name of democracy. The International Center for Not-for-Profit Law, a nongovernmental organization that works to improve the legal environment for civil society, has launched a covid-19 Civic Freedom Tracker.…  Seguir leyendo »

La Gare de l'Est, à Paris, le 17 mars. Photo Benoît Tessier. Reuters

Si la France traverse une période totalement inédite depuis plusieurs semaines, l’entorse faite à l’Etat de droit l’est tout autant. Le président de la Commission nationale consultative des droits de l’homme (CNCDH), Jean-Marie Burguburu, indiquait dans un entretien avec Médiapart qu’il y a «un risque d’accoutumance aux mesures de contrôle» et regrettait que «les saisines des ministères restent rares, il y a du travail à faire pour qu’elles deviennent spontanées. Nous avons dû, par exemple, nous autosaisir de la question du traçage numérique». Les objectifs de protéger la santé de la population, et de permettre une reprise progressive de la vie de la Nation justifient de plus en plus le fait de s’affranchir volontairement des garanties que devrait exiger un Etat de droit, comme si celles-ci constituaient des obstacles à l’action politique.…  Seguir leyendo »

Lo político está siendo tomado por un tipo de mentira con la que no se puede convivir. Los espacios que ocupa se pierden, las estancias quedan condenadas. Nada que ver con la dosis de engaño al pueblo, o demagogia, de cualquier sistema político real.

En los regímenes totalitarios la mentira es estructural. Se funde con la verdad en una comunión monstruosa, y puede durar décadas porque a los sometidos se les inocula un virus moral o mortal. Así, quien desea sobrevivir siguiendo a la naturaleza se ve obligado al compromiso, y quien no está capacitado para tragar es eliminado. De ahí la trascendental y dolorosa observación de Viktor Frankl acerca de la rápida muerte de los mejores bajo el nazismo.…  Seguir leyendo »