Transparencia (Continuación)

«No hay ningún legislador, por sabio que sea, capaz de producir leyes de las que un gobernante no pueda hacer mal uso», ha dicho alguna vez el Tribunal Constitucional, en el ejercicio de una sana pedagogía jurisdiccional. En otras palabras, al estilo de Voltaire: sólo el doctor Pangloss y el ingenuo Candide («joven metafísico, ignorante de la cosas de este mundo») admiten que una ley sirve de remedio universal para la condición humana. En efecto, no hay soluciones mágicas, en la política o en la vida. Sin embargo, las buenas leyes son condición necesaria para establecer un modelo civilizado de convivencia, cuya única legitimidad deriva –en pleno siglo XXI– de la democracia constitucional y sus señas de identidad: soberanía nacional, instituciones representativas, división de poderes y derechos fundamentales.…  Seguir leyendo »

A nadie se le escapa que la confianza de la sociedad en general y de la ciudadanía en particular en las instituciones y en lo público no se encuentra en sus mejores momentos, derivándose en una peligrosa sensación de «desazón» individual y de «desencanto» colectivo, evidentemente condicionadas por la hiriente situación económica actual y unas sombrías perspectivas.

Esa falta de confianza se ha acrecentado, como no podía ser de otra manera, debido a comportamientos difícilmente explicables y no deseados, que han puesto de manifiesto la falta de transparencia y claridad sobre aspectos relevantes de un gran número de instituciones. Si se quiere enderezar esta situación, que por otro lado es lo que hay que hacer, es necesario reconocer, al margen de análisis históricos, políticos y culturales, que la transparencia y el buen gobierno constituyen un bien público esencial que es imprescindible promover y defender para materializar un impulso económico sostenible, que es lo que imperiosamente necesitamos.…  Seguir leyendo »

Decía Truman que una de las principales virtudes de la democracia es que “sus defectos son siempre visibles, pueden señalarse y corregirse”. Harry S. Truman fue un líder criticado, con una popularidad en mínimos históricos y una Administración fuertemente cuestionada por no pocos casos de corrupción. No obstante, en plena crisis de posguerra, Truman y otros líderes democráticos de su época se empeñaron en renovar el contrato social y comprometer una mayor transparencia en la gestión.

El Congreso norteamericano, bajo su mandato, decidió poner coto a los hombres de negocios que, con más o menos frecuencia, acudían al Parlamento a compartir sus puntos de vista sobre una u otra normativa.…  Seguir leyendo »

EL Gobierno presentó el 23 de marzo el anteproyecto de Ley de Transparencia. Ha tenido que darse la tormenta perfecta (crisis política, institucional, financiera, escándalos de corrupción, activismo de grupos sociales, periodistas, académicos, ONG…) para que los partidos políticos hayan incorporado la transparencia a su agenda de forma decidida. Parece llegada la hora de la verdad en materia de transparencia.

El Gobierno ha tenido la feliz iniciativa de someterlo a consulta pública (www.leydetransparencia.gob.es). En ese mismo espíritu de análisis y propuesta, haré un balance basado en la comparación de experiencias mundiales (es la ventaja de llegar de los últimos). Estamos en un momento en que el esfuerzo de todos puede llevarnos a crear el marco jurídico idóneo.…  Seguir leyendo »

A Raíz de la publicación del Anteproyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la informacón pública y Buen Gobierno (un proyecto 3 en 1) que es, probablemente junto con la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el proyecto legislativo con en el más se juega el Gobierno de España desde el punto de vista de la ardua tarea de reconquistar la perdida confianza de los españoles en sus gobernantes, conviene recordar que la transparencia es mucho más que una Ley.

Efectivamente, en las sociedades con una cultura democrática asentada una Ley no es imprescindible para garantizar el derecho de los ciudadanos a conocer en todo momento las actuaciones de sus representantes, a saber en qué se gasta el dinero de sus impuestos, o a conocer qué hospitales o qué colegios públicos funcionan mejor o peor.…  Seguir leyendo »

La transparencia ayuda a los mercados y a los Estados a funcionar mejor; por ejemplo, gracias a la información macroeconómica que producen y publicitan los Gobiernos, los inversores, productores y consumidores pueden tomar decisiones más eficientes. Además, la transparencia en los datos públicos permite una mejor coordinación entre los miembros del Gobierno, sobre todo en el proceso presupuestario; y favorece que el diseño y evaluación de políticas sea de mejor calidad, mejorando la colaboración horizontal e intergubernamental, asignatura pendiente de nuestra Administración.

La transparencia contribuye a reducir la corrupción, es positivamente correlativa con el desarrollo humano y mejora el rendimiento de los servicios públicos.…  Seguir leyendo »

Finalmente, el Gobierno ha presentado su anteproyecto de ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. El próximo día 10 finaliza el corto periodo de consulta y participación pública habilitado. Mariano Rajoy, ciertamente, ha cumplido su palabra de presentar, en los primeros cien días de mandato, una iniciativa política que ahora emprenderá su curso parlamentario. Hacerlo era inaplazable, ya que España es aún uno de los pocos países de la UE que no dispone de esta norma. Ha cumplido sí, pero no sabemos si ha entendido lo que significa transparencia. Se regula mal lo que no se comprende.…  Seguir leyendo »

¿Qué harán dos españoles cuando se vean esta tarde? —Hablar de la crisis». Este chiste no tiene ninguna gracia, pero es muy actual y realista. La mayoría de nuestros encuentros intercambian una buena dosis de desesperanza; no creemos que hayamos tocado fondo y tampoco vemos salida. Es inevitable preocuparse y, compartiendo nuestra preocupación, de forma consciente o inconsciente, intentamos desahogarnos al menos un poco. Las noticas, sobre todo económicas, políticas, sociales y financieras, no nos ayudan a mejorar esta sensación tan negativa.

¿Qué podemos hacer? Ante todo, aceptar que podemos hacer algo. Cada cual en su ámbito de actuación. Involucrémonos. La solución se puede alcanzar, pero solo con las aportaciones de todos.…  Seguir leyendo »