Trastornos psicológicos

Noelia de Mingo, quién vigila al vigilante

En la primavera de 2003, el terrible suceso protagonizado por Noelia de Mingo nos impactó profundamente a todos. La realidad superaba una vez más a la ficción y que una doctora de la prestigiosa Fundación Jiménez Díaz de Madrid recorriera los pasillos del centro armada con el enorme cuchillo que utilizó para atacar a ocho personas, de las que tres murieron, se antojaba el delirio de un exagerado guionista de películas de terror. Sin embargo, el único delirio que existía era el de una mente enferma dispuesta a matar para que "no la mataran a ella". Sí, lo acaecido, por desgracia, era completamente real.…  Seguir leyendo »

El arte perdido de convivir sin celulares

Cuando los estudiantes vuelvan a la escuela en las próximas semanas, se prestará mucha atención a su salud mental. Muchos problemas se atribuirán a la pandemia de la covid, pero en realidad hay que ir más atrás, a 2012.

Fue entonces cuando las tasas de depresión, soledad, autolesiones y suicidio de los adolescentes empezaron a aumentar de manera drástica en Estados Unidos. En 2019, justo antes de la pandemia, las tasas de depresión entre los adolescentes casi se habían duplicado.

Cuando empezamos a ver estas tendencias en nuestro trabajo como psicólogos que estudian a la generación Z (las personas nacidas después de 1996), quedamos perplejos.…  Seguir leyendo »

Durante la pandemia, el coronavirus ha puesto contra las cuerdas al gobierno de la salud global. Como si fuera un viejo púgil, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hincado la rodilla en varias ocasiones en la lona del ring. Hace 75 años, el 22 de julio de 1946, se firmó la Constitución de la OMS por los representantes de 61 Estados. Esta Constitución universal sobre la salud sigue vigente y establece nueve principios básicos para conseguir “la felicidad, las relaciones armoniosas y la seguridad de todos los pueblos”. El primero de ellos es el más imponente y sostiene que “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” El segundo afirma que la salud “es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social” El tercero, cuarto, quinto y séptimo plantean que la cooperación entre las personas y los Estados benefician a todos y que la ausencia de colaboración constituye una amenaza global.…  Seguir leyendo »

Mi madre trabajó sin descanso toda su vida. Desde los cinco años lo hizo en la panadería de mis abuelos, y con poco más de ocho repartía el pan por la dehesa salmantina en un carro, acompañada de un hermano menor y de un mastín. Después de casarse gestó y parió hijos, lavó, tendió, planchó y dobló toneladas de ropa, hizo cientos de miles de comidas, sin un solo ingrediente que saliera de un bote y consiguió que todos estuviéramos sanos física y mentalmente. Fuimos, gracias a su amor, algo que, con el paso del tiempo, he descubierto que es insólito: una familia feliz.…  Seguir leyendo »

Desde hace unos meses se auguran olas o tsunamis de enfermedades mentales como resultado de la pandemia. Pero estas predicciones, en principio, no se ajustan a lo que sabemos sobre el impacto psicológico de las experiencias traumáticas colectivas. Lo que han demostrado los estudios es que, por ejemplo, tras un desastre natural la gran mayoría de las personas se adapta a estas situaciones estresantes sin desarrollar ningún tipo de psicopatología grave.

Es cierto, sin embargo, que cada tragedia colectiva tiene sus propias características, así que necesitamos más tiempo para entender el verdadero alcance de esta pandemia global en la salud mental de la población.…  Seguir leyendo »

“Este miércoles tenía una intensa jornada de trabajo que el médico me ha prescrito cancelar por motivos de salud. Hay días en los que nuestro cuerpo nos exige parar y que nos cuidemos para poder seguir. Espero recuperarme pronto con toda la fuerza”. Así es como anunció en Twitter la ministra de Trabajo que no podía más, que tenía que frenar, cancelar, no asistir, parar. Y a continuación un río de respuestas, algunas de ánimo, muchas condenatorias y otras tantas ofensivas. “Lo que hay que oír, jajajajaja, se ha puesto malita”, leo en un tuit. “Un autónomo aunque esté medio muerto va a trabajar”, asegura otro.…  Seguir leyendo »

La fortaleza de los mayores

A veces, las encuestas arrojan sorpresas. Acaban de publicarse los hallazgos de un reciente sondeo sobre la salud durante la pandemia, que ofrece de los mayores un retrato en excelente estado de salud mental. Los mayores han manifestado capacidad adaptativa, inteligencia emocional y acceso a redes afectivas a pesar de los prolongados encierros y de saberse en la diana del coronavirus. Tal vez no debiera resultar sorprendente, pero tras tantos meses de bombardeo sobre su vulnerabilidad y tanto aluvión de cifras terribles sobre fallecimientos de personas de edad avanzada, la bondad de los datos es una inesperada y magnífica noticia.

El estudio lo ha realizado el Centro de Investigaciones Sociológicas y los datos son de libre acceso.…  Seguir leyendo »

La pandemia ha cambiado nuestras vidas en todos los sentidos. Los efectos sobre la salud mental han estado latentes, poco reconocidos durante la crisis sanitaria, pero perdurarán tras la pandemia. El neumólogo Viktor Tseng describió así la cuarta oleada: crece continua y exponencialmente y se plasma en repercusiones psicológicas (traumas, temores, enfermedades mentales). El Centro de Investigaciones Sociológicas llevó a cabo, bajo nuestra dirección científica, un estudio sobre el impacto de la pandemia en la salud mental de los españoles. La muestra aleatoria es de 3.083 participantes, representativa de grupos de edad, sexo, y estrato social. Las personas eran mayores de edad, aunque también se recabó información sobre la salud mental de sus hijos o nietos.…  Seguir leyendo »

Hace cosa de dos meses una amiga contrajo coronavirus. Los primeros días tuvo síntomas leves: fiebre no muy alta y algo de tos. No parecía que su caso fuera a entrañar mayor gravedad. Pero una madrugada, pasadas casi dos semanas de confinamiento junto con su familia, se despertó de pronto con síntomas de asfixia. Su pareja, aterrada, llamó a la ambulancia y en menos de una hora —a pesar de residir en un pueblo algo alejado de los hospitales, bendita sanidad pública—, estaba en la sala de urgencias.

Tras una buena tanda de pruebas le explicaron que sus síntomas no tenían que ver con la epidemia.…  Seguir leyendo »

Aprovechemos el debate de estos días sobre la salud mental y hablemos de los adolescentes. Si bien son muchas las personas afectadas por la pandemia y es imposible olvidar a quienes más la han sufrido o padecen, también es necesario volver, devolver, la mirada a los adolescentes, a los que en gran medida hemos olvidado este año. Los hemos creído invulnerables de manera absurda y ahora están pagando las consecuencias de nuestra ignorancia y desatención, lo que también se volverá contra nosotros, si no lo está haciendo ya. Absurdo, porque cualquier texto básico de psicología describe la adolescencia como una de las etapas más importantes en la vida, un periodo de gran vulnerabilidad que conlleva un ritmo de crecimiento y cambios acelerado.…  Seguir leyendo »

En Japón el Gobierno ha creado un ministerio de la Soledad ante el crecimiento del número de suicidios a raíz de la pandemia. Pero, obviamente, el virus de la soledad ha estado en el aire que se respira en las grandes ciudades desde mucho antes; en 2018 se había establecido ya otro ministerio de la Soledad en Reino Unido, cuando nueve millones de personas declararon sentirse solas.

En España, un estudio reciente de la Universidad Pontificia Comillas deja ver que la soledad ha aumentado en un 50%. Y 11% de los encuestados confiesa sentir “soledad grave”, mientras solo el 5% declara que ya tenía ese sentimiento desde antes de la pandemia.…  Seguir leyendo »

El último estudio publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre el impacto anímico de la pandemia nos ha mostrado unos resultados sobrecogedores. Más del 60% de los españoles reconoce haber tenido miedo a perder a algún familiar cercano a lo largo de este interminable año. El 46% reconoce ansiedad. El 58%, tristeza. El miedo a la muerte ha hecho su aparición de manera mayoritaria en las personas mayores de 65, tal y como era previsible, pero sobre el conjunto de la sociedad, una de cada cuatro personas dice haber vivido pensando que podría morir. Es el mismo porcentaje, uno de cada cuatro, que dice haberse sentido, durante muchos días de la pandemia, deprimido y sin esperanza.…  Seguir leyendo »

Con la ley aprobada el 17 de diciembre de 2020 por el Congreso de los Diputados (BOE-122/000020), España se suma a los países donde la eutanasia activa y el suicidio asistido (EAS) es legal. Se puede acoger a dicha ley toda persona mayor de edad y en plena capacidad de obrar y decidir, siempre que lo haga de forma autónoma, consciente e informada y que se encuentre en los supuestos de padecimiento grave, crónico e imposibilitante o de enfermedad grave e incurable causantes de un sufrimiento físico o psíquico intolerables.

Esta ley abre la puerta, a que, personas con un trastorno mental puedan solicitar EAS, porque muchos de estos trastornos se consideran crónicos y son causantes de dolor psíquico insoportable.…  Seguir leyendo »

El coronavirus ha ocasionado la primera pandemia de nuestro siglo, convirtiéndose en un grave problema de salud a escala mundial. Desde una perspectiva psicológica, la pandemia constituye un nuevo tipo de estresor y/o trauma para la población en general y algunos colectivos en particular.

El clima de preocupación y miedo que ha causado es el caldo de cultivo perfecto para el desarrollo de patologías mentales como la depresión, el estrés postraumático, la ansiedad o el trastorno obsesivo compulsivo, entre otros. Sin olvidarnos del insomnio, cuya incidencia también se ha disparado.

Un estudio publicado en enero de este año por la revista científica Psychiatry Research confirma el notable incremento de estas dolencias durante la primera ola de la crisis sanitaria.…  Seguir leyendo »

Últimamente, se ha hablado mucho acerca de cómo la pandemia del coronavirus ha desatado una epidemia de salud mental de depresiones y ansiedades.

Es cierto que la pandemia ha amplificado nuestros niveles de estrés. En efecto, se han realizado algunas encuestas muy publicitadas que demuestran que se han incrementado los niveles de trastornos psicológicos generales. Sin embargo, me preocupa que denominar esto como una oleada clínicamente significativa de depresión o ansiedad pudiera ser prematuro. ¿Y si en realidad solo estamos demasiado aburridos?

Muchos de mis pacientes que han batallado con depresión y ansiedad no han experimentado (sorpresivamente) ataques de sus enfermedades psiquiátricas en el transcurso de los últimos meses.…  Seguir leyendo »

Alrededor, todo lo que podía romperse se ha roto. Y todos los que podían romperse se han roto. Incluidas también las vidas de muchos por quienes la covid ha pasado de largo. Porque hay vida más allá del virus. Y donde hay vida, hay pena. Nos dicen que todo se arreglará con la vacuna y no es verdad. Que si los números son mejores la vida será cada vez mejor, pero no es cierto. Empezamos con la consigna de que una pandemia es una guerra y hemos acabado convencidos de que no tenemos derecho al consuelo hasta que el enemigo haya sido derrotado.…  Seguir leyendo »

Para la mayoría de los nigerianos, las enfermedades mentales se dan «cuando alguien empieza a correr desnudo por ahí». Es un error impactante, sin embargo el 70 % de los encuestados en un relevamiento reciente —el mayor en el país en casi 20 años— lo cree. Y esa fue tan solo una de las muchas creencias equivocadas y nocivas que mostró el relevamiento.

La encuesta, que contó con 5315 participantes y fue llevada a cabo por nuestras organizaciones —EpiAFRIC y el Instituto de Encuestas de África (Africa Polling Institute)— detectó que el 84 % cree que los problemas mentales se deben al consumo excesivo de estupefacientes, el 60 % vincula esas enfermedades con el «mal de la mente», el 54 % con la «posesión por espíritus malignos» y el 23 %, con el «castigo de Dios».…  Seguir leyendo »

El debate público que ha surgido en muchos países como consecuencia de la pandemia de COVID-19 plantea un difícil compromiso entre la salud y la economía. El foco de la comunidad científica está puesto en investigaciones relacionadas con problemas epidemiológicos (número de infecciones y víctimas causadas por COVID-19) y clínicos (terapias, vacunas, etc.). Sin embargo, han sido pocos los estudios centrados en las consecuencias económicas y de salud mental relacionadas con el proceso de confinamiento que están sufriendo los ciudadanos.

Para llenar este vacío, entre el 24 de abril y el 1 de mayo llevamos a cabo una encuesta en Italia (3.504 sujetos), España (3.524 sujetos) y Reino Unido (3.523 sujetos).…  Seguir leyendo »

Nada recalca la importancia de las noticias fidedignas como lo hace una crisis. Y, sin embargo, a medida que la pandemia del COVID-19 somete a los periodistas a una presión cada vez mayor para que difundan estas noticias, también cambia drásticamente su sector, y transforma sus condiciones de trabajo. No debe subestimarse el estrés que todo ello ejerce sobre la salud mental de los mencionados profesionales.

Incluso antes de la crisis COVID-19, muchos periodistas estaban exhaustos o al borde de estarlo. El ciclo de noticias de última hora era implacable, los ingresos por publicidad disminuían, los presupuestos de las salas de redacción estaban tensionados, y la confianza del público en los medios se reducía.…  Seguir leyendo »

Con gente de todo el mundo confinada para controlar la pandemia de COVID‑19, hay que prestar atención a otra dolencia, cuya tasa de infección supera a la de cualquier virus: el aburrimiento, que ya es un riesgo sanitario serio.

¿Es posible que cuanto más nos obsesionemos con el peligro físico del virus, más subestimemos los daños mentales producidos por estados emocionales negativos como, por ejemplo, el aburrimiento?

Algunos psicoanalistas piensan que el aburrimiento, cuando es permanente, puede convertirse en un trastorno neurótico llamado «alisosis». Aunque al hastío siempre se lo había asociado con el trabajo poco interesante, la epidemia de monotonía que enfrentamos hoy es una variante inusual de lo que los psicólogos llaman «aburrimiento en el ocio».…  Seguir leyendo »