Universidad

Uno de los grandes valores de la Universidad pública como institución es mantenerse autónoma ante el proceloso mundo de la política partidaria. Si conserva la neutralidad, sirve a todos los ciudadanos; si toma partido, solo sirve a una parte. La premisa fundamental es que las autoridades académicas son representantes institucionales de todos los miembros de la comunidad universitaria, y no lo son de ninguna opción política concreta, puesto que no son cargos políticos representativos. Y es precisamente por eso que, en el marco de una sociedad democrática, tienen la inexorable obligación de mantener la independencia y la neutralidad institucional de la Universidad como uno de sus principales ethos.…  Seguir leyendo »

Lo que está en juego hoy en las universidades catalanas es que sigan siendo lo que por su naturaleza académica deben ser: ámbitos de educación, de cultura y de libertad. Sacudidas en las últimas semanas por huelgas, manifiestos incendiarios, cartas de profesores a rectores y discutibles exenciones al régimen ordinario de evaluación, los campus de Cataluña no hacen más que reflejar la profunda división en que nos ha sumido a todos la deriva secesionista del nacionalismo.

Nadie en su sano juicio puede ya ignorar esa división, y de lo que se trata ahora es de asumirla, diagnosticarla, y prescribir los remedios para su reducción, porque ninguna comunidad de ciudadanos puede soportar por mucho tiempo un nivel de enfrentamiento civil como el que vivimos hoy en Cataluña, so pena de sufrir una degradación de la que será cada vez más difícil recuperarse.…  Seguir leyendo »

Durante los últimos días, en las universidades públicas catalanas hemos vivido situaciones que resultan complicadas y difíciles de gestionar, intentando siempre garantizar la seguridad de todas las personas y velar por la normalidad académica e institucional. Hemos podido ver imágenes que producen una enorme preocupación y que deben ser comentadas, básicamente porque en la Universidad, no todo vale.

La sociedad espera mucho de los universitarios porque podemos aportar soluciones útiles y efectivas en multitud de realidades, porque es en la Universidad donde se adquieren y enseñan competencias que permiten que la propia sociedad avance y alcance altas cotas de desarrollo. Desde luego que los universitarios no son los únicos profesionales llamados a mejorar el mundo, pero desde luego sí son una parte fundamental de tal logro.…  Seguir leyendo »

El pasado 21 de octubre, el máximo órgano de representación de mi universidad aprobó, en sesión extraordinaria, un manifiesto de repulsa a la reciente sentencia judicial. El texto acusa al Estado de haber forzado el ordenamiento jurídico, condena la violencia policial, reclama la puesta en libertad de presos políticos y reivindica el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán. La Universidad, en cuanto espacio autónomo del poder económico y político, de libertad de creación y pensamiento y de estímulo de actitudes críticas, no tiene, reza el texto, margen para el silencio. El claustro de la Universitat Autònoma de Barcelona después de largas exposiciones individuales aprobó el texto, sin modificaciones, con 111 votos a favor, 24 en contra y 5 votos en blanco.…  Seguir leyendo »

La sentencia del procés se daba a conocer el lunes 14 de octubre a primera hora de la mañana. Todos conocen su contenido. Los medios de comunicación la recibieron a las 9.30 horas. Ese mismo día, concretamente a las 10.23, la comunidad universitaria de Cataluña recibía un correo electrónico dando a conocer un comunicado de los rectores de las universidades públicas catalanas. En el mismo se posicionaban sobre la sentencia judicial. Hay que reconocer la habilidad que tuvieron los rectores para leer las 500 páginas de la misma y además consensuar un texto que suscribieron colegiadamente todos ellos en menos de una hora.…  Seguir leyendo »

Hace poco menos de un mes que asumí la responsabilidad de dirigir la Consejería de Ciencia, Universidades e Innovación. Lo considero un reto y un lujo. Estamos hablando de trabajar sobre el conocimiento, sobre el talento de excelencia, en definitiva trabajar sobre y para el futuro.

Históricamente, la Universidad ha sido el centro del conocimiento, el espacio generador por excelencia. Hoy nos encontramos con que el conocimiento tiene un sistema de generación distribuido. La Universidad sigue siendo protagonista, pero también lo son otros ámbitos; como la empresa, más obligada que nunca a aportar nuevo valor en su industria; el mundo de las start-up, donde, con modelos ligeros y rápidos, incorporan al mercado nuevas soluciones que resuelven problemas de las personas; y desde luego, la propia sociedad, más inquieta que nunca, envuelta en una renovación intelectual que permita adaptarse a los retos que el día a día pone por delante.…  Seguir leyendo »

En este curso académico que comienza, al igual que en los últimos cuatro, John Jay Ellison, vicedecano de estudiantes de la Universidad de Chicago, se ha dirigido a sus nuevos alumnos con una carta de bienvenida. En ella se lee, literalmente, que el compromiso de esa institución con la libertad académica les llevará a no cancelar la intervención de ponentes cuyos puntos de vista puedan ser controvertidos y advierte que en su universidad, al contario que en muchas otras de Estados Unidos, no existirán espacios seguros en los que el alumnado pueda refugiarse cuando escuchen ideas contrarias a las propias.

En un tono a mitad de camino entre la prudencia y la condescendencia, el profesor Ellison advierte a sus estudiantes que en ocasiones podrán sentir cierto malestar al comprobar que hay personas que tienen opiniones distintas a las suyas.…  Seguir leyendo »

Luego dirán de las vacaciones de los profesores. A lo largo de agosto, docentes y gestores universitarios han librado un debate en medios y redes acerca del funcionamiento de nuestras universidades, en general, y de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) en particular. La ANECA actúa como un organismo externo que -entre otras funciones- acredita que alguien cumple unos requisitos mínimos para poder presentarse a una plaza. El debate surgió a raíz de varios casos de científicos españoles, reconocidos internacionalmente, cuya acreditación había sido denegada. Algunas voces denunciaron entonces que la ANECA supone un lastre para nuestras universidades, mientras otras decían que es un contrapeso necesario para garantizar la calidad del sistema.…  Seguir leyendo »

Es indudable que tenemos, en la Universidad española, un serio problema de falta de diversidad laboral y formativa. Las estadísticas muestran que nuestra Universidad es una de los más cerradas de Europa. Según el último informe de datos y cifras del sistema universitario español, el 73,4% del profesorado de las universidades públicas trabaja en el mismo centro en el que se doctoró. Un 87% trabaja en centros radicados en la misma comunidad autónoma en la que se doctoró. Casi un 98% trabaja en el país, España, en el que se doctoró. Tales cifras causan asombro en el extranjero, en cualquiera de los países líderes en investigación, entre los investigadores a los que nos pretendemos igualar.…  Seguir leyendo »

La reciente negativa de la ANECA a acreditar a científicos excepcionales ha sacudido a nuestras universidades. Numerosas voces piden cambiar la selección del profesorado, el sistema de acreditaciones establecido en 2007 con Rodríguez Zapatero. Sin embargo, el problema va más allá, pues es el resultado de una concepción errónea de la universidad y del deficiente sistema de gobierno universitario. Sobre éste, poco cabe esperar de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE): basta recordar el lamentable caso del rector plagiario de la universidad Rey Juan Carlos.

Nuestro punto de partida es, o debería ser, una obviedad: el sistema universitario constituye el servicio público de educación superior.…  Seguir leyendo »

Decía Max Weber que la vida académica es puro azar y que incluso él mismo debía agradecer a “algunas casualidades absolutas” que le nombraran muy joven profesor de una especialidad en la que otros colegas de mayor edad acumulaban más méritos. Obviamente las casualidades de ese tipo no han existido nunca y menos en estructuras organizativa y culturalmente tan cerradas como la universidad. En realidad, su temprana promoción fue una cuestión de poder y no de azar. El poder entendido como la capacidad de hacer lo que uno quiere —en este caso el padrino académico de Weber— en contra de la opinión de los demás.…  Seguir leyendo »

Las recientes noticias sobre investigadores/profesores de universidad que habiendo recibido financiación por parte del Consejo Europeo de Investigación (ERC, por sus siglas en inglés) han sido rechazados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) para poder ser profesores titulares o catedráticos de universidad han propiciado un debate dentro de la comunidad universitaria sobre el proceso de selección de profesorado y el papel de la ANECA dentro del mismo. Entre las opiniones que se están vertiendo estos días encontramos voces que —como las del anterior rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Andradas, y el rector de la Universidad de Barcelona, Joan Elias— abogan por la eliminación de las acreditaciones de la ANECA y sus equivalentes autonómicos por ser un freno a la internacionalización de las universidades y la captación de talento y otras que, como las del ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, afirman que “el sistema universitario necesita mejoras”.…  Seguir leyendo »

En estos días EL PAÍS ha publicado varias noticias acerca de investigadores, con reconocimientos internacionales, que han sido “expulsados” de nuestro sistema universitario al no haber obtenido la acreditación por la ANECA para poder concurrir a las plazas previstas en nuestro sistema universitario: los llamados “anecados”. Al hilo de ello puede ser un buen momento para hacer una reflexión sobre nuestro sistema de acceso al profesorado universitario y en particular sobre el sentido y oportunidad de dichas acreditaciones. Vaya por delante que mi opinión (creo que no aislada) es que ya es momento de que se supriman, porque están causando más daños que beneficios.…  Seguir leyendo »

No son pocas las veces que opinamos de las más diversas materias teniendo pocos datos reales sobre las mismas. El rigor siempre es un compañero de viaje aconsejable, especialmente cuando hablamos de temas importantes y, tengo pocas dudas de que el estado de salud de nuestra educación superior es uno de ellos.

Probablemente en el imaginario colectivo reciente del estado actual de nuestro sistema universitario destaquen, entre otras, dos ideas principales: primera, el famoso y explotado hasta la saciedad caso Máster de la Universidad Rey Juan Carlos; y, segunda, que dentro de los rankings internacionales, las universidades españolas no salen muy bien paradas, estando muy lejos de los 200 o incluso 500 primeros puestos.…  Seguir leyendo »

El pasado 6 de junio, las rectoras y rectores de las 76 universidades —públicas y privadas— de Crue Universidades Españolas decidimos en nuestra última Asamblea General solicitar al futuro Gobierno de España que mantenga bajo el mismo ministerio los ámbitos de Ciencia, Innovación y Universidades. Los nuevos desafíos de la globalización requieren que las universidades tengamos un interlocutor dedicado en exclusiva a esas tres áreas clave en la construcción de una economía del conocimiento para, así, poder colaborar y alinear con mayor eficiencia las políticas de Universidad e investigación, tal y como sucede en los países más desarrollados. Necesitamos garantizar una óptima coordinación con otros ministerios para la elaboración de cualquier normativa que afecte al sistema universitario español.…  Seguir leyendo »

El último estudio sobre «Jóvenes y mercado de trabajo» del Ministerio de Trabajo analiza el empleo en este sector poblacional. La tasa media de empleo ha evolucionado de forma muy negativa entre 2007 y 2018; en concreto, ha pasado del 41,90 al 24,26 por ciento para jóvenes de entre dieciséis y veinticuatro años, y del 57,76 al 40,72 por ciento para el grupo de entre dieciséis a veintinueve años. Estos porcentajes son muy dependientes del nivel de estudios; por ejemplo, para el grupo de dieciséis a veintinueve años y con una formación baja, han cambiado desde el 51,65 al 28,83 por ciento, mientras que si la formación es alta lo han hecho desde el 74,31 al 66,38.…  Seguir leyendo »

Universidad, corrupción y desprestigio

He aquí una de las grandes paradojas de nuestros tiempos. Las universidades del mundo están experimentando una edad de oro, con más fondos, más clientela, más peso económico y más influencia social que nunca. Y jamás han sido -con unas pocas excepciones honradas- tan inútiles, tan corruptas ni tan irrelevantes para las necesidades urgentes y fundamentales de las sociedades que las nutren y las pagan.

La corrupción se ha manifestado recientemente de una forma chocante y sin precedentes. Altos cargos de algunas universidades de EEUU de enorme prestigio recibieron sobornos de William Singer, un profesional supuestamente dedicado a aconsejar a familias sobre temas de educación.…  Seguir leyendo »

Las estrategias de seducción que han seguido los partidos políticos españoles a lo largo de la última campaña electoral han sido relevadoras de otras realidades que, por entenderse de forma generalizada como secundarias, quedan relegadas o implícitas en el mensaje principal: el que atañe a cuestiones de gobierno (interior y exterior), economía y sanidad.

Se ha tratado de forma reiterada la intención de ofrecer una «educación de calidad». Perdonen, pero habría que partir de un mensaje mucho más claro y básico antes de abarcar esa cuestión como algo rotundo: ¿Qué es educación de calidad? Seguramente, para el principal «vendedor» de este producto, la educación de calidad no coincide en absoluto con mi idea de lo que ésta supone.…  Seguir leyendo »

Vivimos una época en la que la política invade todas las esferas de la sociedad. La Universidad no se halla al margen de esta realidad. Como profesor universitario sé muy bien que su politización es una de las peores enfermedades que esta puede padecer. Entiendo que no es esta una mera opinión personal, ni siquiera una corriente minoritaria dentro de la comunidad universitaria. Tampoco obedece a ninguna adscripción ideológica, ni a un planteamiento de escuela o de grupo de presión, simple y llanamente es la constatación de una larga vivencia y de una pasión que ha devorado mi vida: el saber, pero el saber en libertad.…  Seguir leyendo »

Mi pasaje favorito de la extensa y deliciosa entrevista –memorable en su conjunto– que Julio Cortázar concedió a Televisión Española en 1977 es ese en que el presentador del programa “A Fondo”, el inolvidable Joaquín Soler Serrano, preguntaba al escritor argentino por qué motivo le costó tanto decidirse a publicar el primer libro firmado con su nombre real (la obra de teatro Los reyes, aparecida en 1949, cuando ya rondaba los 35 años) y no con el seudónimo de “Julio Denis”, con el que había presentado en sociedad sus primeros versos. La razón –argumentaba Cortázar con parsimonia, entre trago de whisky y calada al pitillo– es que no me sentía nada seguro… Honestamente, veía lo que había escrito hasta esa fecha como una especie de borradores –el desahogo de un adolescente– indignos de ser impresos y entregados al público.…  Seguir leyendo »