Víctimas terrorismo

Ordóñez, la justicia pendiente

Gregorio Ordóñez y su hijo Javier se miran fijamente en una fotografía de 1994. Sus perfiles aparecen casi en perfecta simetría, contemplándose el uno al otro como si fueran el reflejo de un espejo. El bebé cuenta con unos pocos meses de edad; su padre, con 36 años. La mirada diáfana del hombre joven, pero maduro, observa al pequeño y a la inversa. Sus semblantes conforman un tierno retrato de padre e hijo en la exposición Gregorio Ordóñez. La vida posible en San Sebastián. Javier había cumplido 14 meses cuando Gregorio fue asesinado por ETA el 23 de enero de 1995 poco después de tomar esta instantánea.…  Seguir leyendo »

El día que mataron a Gregorio Ordóñez se nos estrangularon las palabras. Algo nos sacudió de una forma distinta, áspera y mordiente. Algo se nos rompió en la respiración de lo probable, con aquella pureza diluida en el agua sucia de las alcantarillas. La mañana se había oscurecido definitivamente y los chicos valientes con la chispa en los labios, que venían a llevarse la vida por delante, como Gregorio Ordóñez, tenían asegurado un disparo en la nuca. Eran días más turbios de lo que pensábamos, días de furia entre los soportales de un mutismo impuesto por los ejecutores y por sus voceros, que no tenían empacho en demostrar que las apariencias no engañan.…  Seguir leyendo »

Gregorio Ordóñez la vida posible

Gregorio Ordóñez fue asesinado por ETA a sangre fría, en 1995, en plena democracia. Tenía tan solo 36 años, estaba en un restaurante con amigos y compañeros alrededor de una mesa y el asesino etarra se acercó por la espalda y le disparó un tiro en la nuca. Su viuda, Ana Iríbar, su hijo Javier Gregorio, su hermana Consuelo y sus familiares y amigos y compañeros, nunca podrán olvidar esa tremenda imagen de su asesinato, presenciada o contada y reproducida en nuestra mente con la fuerza de una tragedia sostenida por una organización terrorista propagadora de odio, destrucción y lucha feroz de poder, ideologizada por un nacionalismo excluyente y totalitario.…  Seguir leyendo »

Conocí a Gregorio Ordóñez en 1983 cuando los dos fuimos elegidos concejales de Alianza Popular (AP), él en San Sebastián y yo en Pamplona. Desde entonces, al tener que actuar contracorriente y en «territorio comanche», forjamos una unión muy estrecha que ahora, 25 años después de su asesinato al estilo del Chicago mafioso de los años veinte, sigue sin romperse. Cuando Gregorio entró con 24 años en el Ayuntamiento donostiarra, AP tenía allá diez mil votos y tres concejales y gracias a él empezó su despegue. Porque, como concejal de Urbanismo, primero, y de Turismo y Festejos, después, demostró pertenecer a esa clase de políticos que saben que a los puestos se va a servir y no a servirse de ellos y que en política se está para resolver los problemas que afectan a los ciudadanos.…  Seguir leyendo »

San Sebastián, 23 de enero de 1995. Llueve intensamente en la ciudad, como casi siempre que ETA decidía imponer su ley. En el imaginario colectivo, el diluvio convertía todos aquellos cuerpos cubiertos con mantas, féretros, cementerios y demás escenografía en algo aún más trágico, más triste.

Aquel lunes de enero de hace veinticinco años, pasadas las tres de la tarde, Gregorio Ordóñez Fenollar, teniente de alcalde de la ciudad y diputado en el Parlamento vasco por el Partido Popular, se dirige junto a varios compañeros del partido al restaurante La Cepa, en la Parte Vieja. Una vez allí, mientras come y charla sobre lo dura que ha sido la jornada, un hombre encapuchado se dirige hacia él y le descerraja un tiro en la nuca.…  Seguir leyendo »

El historiador Tony Judt, a partir de una referencia del poeta Heinrich Heine a la necesidad de pasar por el bautismo para incorporarse de pleno derecho al horizonte cultural europeo, afirma que, tras los crímenes del régimen nazi, el reconocimiento del holocausto es la puerta de entrada en el horizonte cultural europeo. Según el historiador inglés no se puede ser europeo de pleno derecho, no se puede ser culturalmente europeo, no se puede ser demócrata en su radical sentido si no es a través del reconocimiento de lo que significa políticamente el holocausto: le negación de la humanidad del diferente, la negación de su dignidad de ser humano.…  Seguir leyendo »

«Las víctimas piden una justicia retributiva por la cual la pena impuesta al delincuente sea siempre proporcional a la gravedad del delito cometido. Quieren una justicia que sea reparadora en todo lo reparable y, finalmente, las víctimas saben que el fin reinsertador de la pena que marca la Constitución reside también en la propia privación de libertad». Ángel Altuna, hijo de Basilio, asesinado por ETA en 1980, alertaba en 2010 en la Fundación Giménez Abad sobre las tentaciones de rebajar el castigo a los terroristas una vez el terrorismo cesara. En un artículo titulado, En mi nombre, no, Fernando, hermano de Ángel, denunció en 2016 otro pacto de conformidad con dirigentes de ETA similar al que acaba de firmarse en la Audiencia Nacional con los abogados de la banda.…  Seguir leyendo »

Finales de julio de 2019. Tras pasar el fin de semana en San Sebastián, en el camino de vuelta a Argoños (Cantabria), decidí hacer una parada en un municipio que pasó a formar parte de la historia reciente de nuestro país. Esa pequeña localidad no era otra que Ermua (Vizcaya), a escasos kilómetros de la vecina Éibar, el lugar en el que el 10 de julio de 1997, un joven de 29 años dio sus últimos pasos en libertad horas antes de convertirse en el atizador de la mayor movilización popular en la historia de España, superada años después por los atentados de Atocha el 11-M.…  Seguir leyendo »

«Depreciar a las víctimas sería sobre todo olvidar, disculpar o disponerse a aceptar en cierto grado la causa política a la que fueron sacrificados. Pues hay una suerte de legitimación a posteriori de los crímenes de ETA. Si ahora se otorgara por fin algún fundamento a la reivindicación nacionalista sobre Navarra, esta meta política injustificable habría adquirido por ello la apariencia de justificada. Y se estaría declarando que los caídos en el camino han sido un coste necesario para alcanzarla». Las palabras de Aurelio Arteta en 2007 en su artículo O Navarra, o nada tienen plena vigencia. Los recientes acontecimientos en la Comunidad Foral y el País Vasco confirman, en efecto, el desprecio a las víctimas al aceptarse en cierto grado la causa política nacionalista a la que fueron sacrificados.…  Seguir leyendo »

En octubre de 2011 la banda terrorista ETA puso fin a cuatro décadas de violencia y terror que ocasionaron 857 víctimas mortales, además de aquellos que fueron señalados, amenazados, perseguidos, extorsionados o secuestrados. Han pasado ya casi ocho años desde el cese definitivo de la actividad armada por parte de quienes sembraron tanto miedo y dolor en nuestro país, y sin embargo, en la actualidad, apenas quedan escasos vestigios de la unión social contra la banda terrorista, pocos recuerdos por parte de una sociedad acostumbrada a vivir el presente y a olvidar el pasado.

La realidad en cuanto a ETA y al daño irreversible provocado durante décadas es bien distinta en España.…  Seguir leyendo »

La estrategia del timo de Otegi

Arnaldo Otegi ha defendido públicamente al diputado de EH Bildu, Julen Arzuaga, tras sus insultos de odio vertidos en la tribuna del Parlamento Vasco contra los representantes allí presentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, cuerpos a cuyos miembros ETA persiguió y asesinó durante largos años. «Montaron una provocación y yo voy a defender lo que hizo Julen Arzuaga. Cuando ves a gente así en el Parlamento, cuando sabes que es gente armada y que es gente que en este país ha hecho muchas cosas, puede ser normal tener un calentón».

Otegi siempre es así. Siempre fue así.…  Seguir leyendo »

En la reciente representación de Los otros Gondra en el madrileño Teatro Español, su protagonista entregaba a una familiar, exmilitante de Batasuna, las 34 cartas de extorsión que su primo, un empresario vasco, había recibido de ETA durante años. La exmilitante de Batasuna leía las cartas y escribía “perdón” en el dorso. La obra finalizaba con la quema de las cartas por su protagonista. Esta escena teatral refleja certeramente el momento vasco al señalar el nudo gordiano del que pende su convivencia, una vez cesado el terrorismo: leer bien la página antes de pasarla. En clave política, la necesidad de que la izquierda abertzale haga autocrítica de su pasada complicidad con ETA.…  Seguir leyendo »

Geografía de la neutralidad

En los portales del gueto judío de muchas ciudades europeas hay pequeñas placas en el suelo con algunos nombres y algunas fechas. En total, más de 45.000 repartidas por toda Europa. Su diseñador, Gunter Demnig, decidió colocarlas levemente por encima del nivel de la acera para que no sea difícil tropezar con ellas cuando se camina sin mirar.

Son pequeños ejercicios de memoria, placas de 10 centímetros por lado que rinden tributo a personas que vivían en cada uno de esos edificios. Al verlas, no es difícil imaginar la escena completa. Por cada uno de esos portales salieron esos nombres, arrancados de sus casas por la fuerza a manos de agentes de la Gestapo o de las SS para ser deportados en un tren hacia los campos de exterminio.…  Seguir leyendo »

El pasado 23 de enero se cumplieron 24 años del asesinato en San Sebastián, por ETA, de Gregorio Ordoñez (entonces teniente de alcalde del Ayuntamiento de esa localidad, a cuyas elecciones había concurrido en la lista del Partido Popular). Lo mataron mientras comía en el bar La Cepa, sito en la calle 31 de Agosto de la parte vieja donostiarra, en compañía de los dos secretarios del grupo del PP, María San Gil y Enrique Villar y una funcionaria del Ayuntamiento. Nadie que pasee por esa calle (ni foráneo, ni local) podrá saberlo porque no existe nada que lo recuerde.

Luego hablan de memoria y de relato pero lo cierto es que no ponen ninguna placa (o quitan la que en su día colocó el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco) porque su existencia no sólo daría testimonio del asesinato sino, también, de sus asesinos y de que fue matado en aras de la imposición de un proyecto político nacionalista vasco que comparten tanto sus victimarios (hoy en las filas de Bildu y de Sortu) como los que se dedicaron todos esos años a recoger nueces y hoy continúan haciendo caja y reciben cuponazos (PNV) gracias a los distintos gobiernos del Estado).…  Seguir leyendo »

Para mí todos los días son 30 de enero, porque el olvido no ha ganado en mi mente su batalla contra la memoria. Pero, por fortuna, aún son muchos, no sólo sevillanos, sino de todos los rincones de España, los que recuerdan esa lluviosa madrugada en la que se les heló el alma al escuchar que la organización terrorista ETA había asesinado no sólo al teniente alcalde de la ciudad de Sevilla, Alberto Jiménez-Becerril, sino, en su extrema crueldad, también a su mujer, Ascensión García, dejando a tres niños de corta edad huérfanos de padre y madre.

Eso vamos a revivir hoy por la mañana en el cementerio de San Fernando, donde en dos negras lápidas de mármol están grabadas, en grandes letras mayúsculas, dos simples palabras: ALBERTO y ASCEN, como se conoce a estos dos jóvenes españoles, héroes de nuestra libertad.…  Seguir leyendo »

Las víctimas del terrorismo son el patrimonio moral más importante de la democracia española. Entregaron su vida por la causa de la libertad, han constituido el mejor ejemplo de la fortaleza democrática que no sucumbe frente al chantaje del terror. Representan la dignidad capaz de superar el dolor y la propia muerte, de la justicia de quien no quiere venganza, sino que confía plenamente en el Estado de derecho para que los asesinos reciban su castigo, de la verdad que las víctimas encarnan frente a quienes pretenden justificar la violencia o falsear su historia.

Hoy y mañana el Senado de España acoge la Conferencia Internacional de Víctimas del Terrorismo en el área de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).…  Seguir leyendo »

EL 22 de agosto de 1980, Francisco (69 años) y María Luisa (58), padres de cuatro hijos, reciben una carta de la organización terrorista nacionalista vasca ETA en la que, bajo amenaza de muerte, les da un plazo de quince días para irse de Irún. Dos años antes, como acredita la Dirección de la Guardia Civil, ambos figuraron en los panfletos que con el nombre de «Informe Euskadi» fueron lanzados en la ciudad con datos de «personas acusadas de pertenecer a colectivos que habitualmente eran objetivos de ETA». En concreto, su profesión, domicilio y teléfono, además de las mentiras y calumnias habituales en ETA para justificar un posterior asesinato, anunciado en la propia carta: «Algunos no hicieron caso anteriormente de advertencias parecidas y se les trató como les correspondía».…  Seguir leyendo »

Estos días de julio siempre traen a mi memoria recuerdos amargos. El 13 de julio, el terrible asesinato de Miguel Ángel Blanco, del que se ha acaban de cumplir 21 años. Y hace dos días, el de José María Martín Carpena, cuya vida nos fue arrebatada hace 18 años. Se encoge mi corazón al pensar en ellos y en sus familias; en sus amigos y en la indignación que recorrió la sociedad española cuando hizo suyo su dolor.

Lo recuerdo bien porque ese dolor sigue vivo. El impacto causado por esos crímenes removió muchas cosas dentro de mí. Hizo que viera el rostro de la sinrazón terrorista y la fortaleza de nuestra democracia cuando es capaz de mostrarse unida y sin fisuras en la defensa de aquello en lo que cree.…  Seguir leyendo »

Irene Villa recogió junto a su marido el premio Antena de Oro en 2012.

(Dicen que el alma sólo pesa unos 20 gramos; sobre 25 las más plúmbeas. Nada. O casi nada. Aunque todo depende de lo que estemos pesando. Si son patatas, nada. Si son vidas humanas, ¡casi nada! Si multiplicamos 858 asesinados por ETA por 20 gramos, suman 17.160 gramos, más de 17 kilos de almas. Como yo no soy capaz de imaginarme cuánto pueden abultar tantos kilos de almas dentro de algo, extraigo de mi caótica librería uno de los libros más pesados en páginas a la vista. Apenas sobrepasa el kilo y medio. Se titula ‘Vidas Rotas. Historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA’.…  Seguir leyendo »

“No se trata de saber si persiguiendo la justicia lograremos preservar la libertad. Se trata de saber que sin libertad no realizaremos nada y perderemos a la vez la justicia futura y la belleza antigua”. Albert Camus.

Vivimos tiempos peligrosos para la democracia; tiempos en que la crítica política ha sido sustituida por el ajuste de cuentas y el voto libre e informado por las encuestas, una auténtica arma de manipulación masiva. Tiempos en los que parece faltar poco para que las sentencias de los tribunales sean dictadas en función de las emociones de las masas, que ya habrán sido convenientemente encuestadas en función de lo que en ese momento se considere lo políticamente correcto y de la ganancia electoral que pueda reportar una u otra posición.…  Seguir leyendo »