Violencia obstétrica

La violencia, en cualquiera de sus expresiones, es enemiga de la humanidad y no cabe en nuestra sociedad. Los médicos, además, somos aliados de nuestros pacientes, a los que procuramos siempre la mejor atención posible.

Ante el uso creciente del concepto de violencia obstétrica para definir las prácticas profesionales en la asistencia al embarazo, parto y posparto en nuestro país, desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España pedimos extremar la prudencia para no generar alarmas sociales innecesarias derivadas de la utilización de unos términos que no reflejan la realidad de los hospitales españoles.

Más que las palabras, son los datos los que demuestran el compromiso de los profesionales implicados en la atención a la mujer embarazada para adaptarse a los avances científicos y a los cambios en torno a la maternidad.…  Seguir leyendo »

No sabía que dar a luz era tan complicado. Ni que parir era una cuestión política. Antes de estar embarazada pensaba que había solo dos formas de nacer: parto o cesárea. No sabía que hay decenas de opciones para traer a alguien al mundo —partos sin dolor, en agua, en casa, orgásmicos, naturales o instrumentales, y hasta ceremonias con la Madre Tierra—, pero sí que en México hay una epidemia de cesáreas — un 46.1 % de los nacimientos— y que tenía que defenderme a toda costa de que un médico me abriera el vientre sin ninguna razón médica.

Había escuchado historias de mujeres cuyo parto terminaba en una cesárea injustificada, en las que cualquier excusa servía para meter cuchillo y a los bebés los alejaban de la madre apenas al nacer.…  Seguir leyendo »

Ha vuelto a pasar. Una mujer embarazada ha sido detenida por la policía por orden de un juez a petición de la dirección de un hospital, al haber superado la semana 42 de gestación, y llevada a dicho centro hospitalario para que le indujeran el parto en contra de su voluntad. No se trata de un episodio de la serie 'El cuento de la criada', sino de un hecho real. Sucedió el pasado 24 de abril en Oviedo, y el centro implicado fue el Hospital Universitario Central de Asturias. Anteriormente, en el año 2016, un caso similar se dio en el Parc Sanitari Sant Joan de Déu de Sant Boi de Llobregat.…  Seguir leyendo »

Hace cinco años, una mujer brasileña en trabajo de parto fue detenida por la policía y obligada a parir por cesárea.

La mujer, Adelir de Goes, ya había tenido dos cesáreas previas (un procedimiento demasiado común en mi país) y esperaba parir a su tercer hijo vía vaginal, pero su bebé venía de nalgas. Los médicos pensaron que un parto vaginal podría poner en riesgo la vida del infante.

Obtuvieron una orden judicial para practicar una intervención quirúrgica forzosa. De Goes había dilatado casi por completo y se preparaba para ir al hospital cuando nueve policías tocaron a su puerta para llevársela.…  Seguir leyendo »