Vox

Desde que tengo uso de razón, quienes nos hemos opuesto a los nacionalismos periféricos en España hemos sido tachados de nacionalistas españoles. Según este discurso, muy extendido entre la izquierda y los propios separatistas, el conjunto de los partidarios de la unidad de España no tenían en el fondo ninguna convicción democrática y constitucionalista. Si apelaban a las leyes era sólo porque les conviene un statu quo que reconoce a su nación como el Estado que se le niega a Cataluña y Euskadi.

Los adversarios del catalanismo y el nacionalismo vasco, por tanto, no eran más que la otra cara de la moneda: partidarios de una corriente política guiada también por el sentido de pertenencia, sólo que a una lengua, una cultura y un relato histórico que además habían dominado y subyugado al de sus adversarios durante siglos y carecían, de esta forma, de la legitimidad que automáticamente se le concede a la víctima.…  Seguir leyendo »

De las bondades que atesora la apuesta por el justo medio caben pocas dudas. Las defendió el Filósofo en su Ética a Nicómaco y desde entonces la equidistancia es uno de los pilares de la filosofía ética de Occidente. Ser equidistante, además de hacerle a uno sentirse justo, pues la justicia es la virtud ética suprema que se alcanza al elegir entre dos extremos viciosos, es también el camino más seguro para ser feliz, es decir, para disfrutar de ese florecimiento humano que Aristóteles denomina eudaimonia. Qué feliz y descansada vida, podríamos decir, la del que vive en equilibrio entre extremos.…  Seguir leyendo »

El éxito de Vox en su mitin del Palacio de Vistalegre, feudo de Podemos, ha convulsionado el panorama político y mediático del país. Todo el mundo parece haberse alineado en la idea de que el fantasma de la extrema derecha ha iniciado su andadura en España. Pero hay que ser prudente, porque Vistalegre lo han llenado casi todas las fuerzas políticas y porque Vox cuenta con dos grandes rivales políticos que, hoy por hoy, se encuentran más asentados y disfrutan de una mayor presencia en la sociedad: PP y Ciudadanos.

Además, habría que preguntarse si la fuerza política liderada por Santiago Abascal puede ser calificada como un partido de extrema derecha.…  Seguir leyendo »

No es frecuente que en las democracias consolidadas aparezcan, en un corto lapso de tiempo, nuevas formaciones políticas que traten de disputar el terreno a las históricamente ya asentadas. Si bien es cierto que España no se puede comparar, en este sentido, con otros países del mundo occidental —puesto que nuestro actual sistema de partidos data de hace tan solo unas décadas—, no deja de ser significativo que, en muy poco tiempo, la situación de los partidos políticos en nuestro país se encuentre en un proceso de abierta agitación que ha originado la situación que vamos a analizar. Si surgen nuevos partidos habrá alguna razón de peso para que esto ocurra y no encontramos otra más evidente e inmediata que esta: hoy en España existe una profunda insatisfacción respecto del funcionamiento de las fuerzas políticas del arco parlamentario.…  Seguir leyendo »

El electorado progresista español se ha dividido siempre entre varias alternativas, desde las más consolidadas a lo largo del tiempo (PSOE o IU) hasta otras relativamente recientes. Por el contrario, los conservadores sólo han tenido una opción a la que votar, al menos a nivel nacional, desde hace 25 años. Sólo unas siglas con las que identificarse: las del PP. Porque este partido, primero con José María Aznar y ahora con Mariano Rajoy, lleva más de dos décadas sin enfrentarse a ningún tipo de competencia en el espacio ideológico de centro derecha. Es cierto que la posición de UPyD hace que buena parte de sus votos provengan de ese centro derecha, pero hasta el momento no han sido suficientes para amenazar la hegemonía popular entre ese sector de la población.…  Seguir leyendo »

EL pasado jueves se presentó en Madrid un nuevo partido político, Vox. Algunos de sus principales promotores han sido prominentes militantes del Partido Popular, y entre ellos destaca José Antonio Ortega Lara. La trayectoria humana de Ortega Lara es sencillamente impresionante y ejemplar. Como algunos han dudado de su autoridad para opinar sobre política y, en particular, sobre política antiterrorista, bueno será recordar algunos datos de esa trayectoria.

Ortega Lara era un funcionario de prisiones y licenciado en Derecho que vivía en Burgos y estaba destinado en la cárcel de Logroño. El 17 de enero de 1996, a la vuelta de su trabajo, fue secuestrado en el garaje de su casa burgalesa por tres miembros de ETA, que lo trasladaron a un agujero que habían preparado en el suelo de una nave industrial de Mondragón.…  Seguir leyendo »