Wikileaks

On Tuesday morning, WikiLeaks released an enormous cache of documents that it claimed detailed “C.I.A. hacking tools.” Immediately afterward, it posted two startling tweets asserting that “C.I.A. hacker malware” posed a threat to journalists and others who require secure communication by infecting iPhone and Android devices and “bypassing” encrypted message apps such as Signal and WhatsApp.

This appeared to be a bombshell. Signal is considered the gold standard for secure communication. WhatsApp has a billion users. The C.I.A., it seemed, had the capacity to conduct sweeping surveillance on what we had previously assumed were our safest and most private digital conversations.…  Seguir leyendo »

My organization, WikiLeaks, took a lot of heat during the run-up to the recent presidential election. We have been accused of abetting the candidacy of Donald J. Trump by publishing cryptographically authenticated information about Hillary Clinton’s campaign and its influence over the Democratic National Committee, the implication being that a news organization should have withheld accurate, newsworthy information from the public.

The Obama Justice Department continues to pursue its six-year criminal investigation of WikiLeaks, the largest known of its kind, into the publishing of classified documents and articles about the wars in Iraq and Afghanistan, Guantánamo Bay and Mrs. Clinton’s first year as secretary of state.…  Seguir leyendo »

After weeks of near-daily WikiLeaks releases of embarrassing emails plundered from the inbox of Hillary Clinton’s aides, her campaign team, and the wider Democratic Party, Julian Assange’s hosts at the Ecuadorian embassy in London have taken the ultimate step: like parents of a teenage child, driven so mad by their kid’s late night Snapchat habit that they finally turn off the wifi, the Ecuadorians have shut off the Internet to prevent their incorrigible long-term guest from doing any more leaking.

Were Julian Assange not confined to the embassy—he’s been living there since 2012, rather than succumb to a request from the Swedish authorities to interview him over an allegation of rape—you could imagine him suing his hosts for violating his human rights.…  Seguir leyendo »

Hay que aprender a leer periódicos. Exige tiempo, atención y cierta agudeza. De ahí el éxito de la televisión; no necesita nada. Uno se planta ante la pantalla, se sienta en la butaca y soporta lo que le echen. El diario es otra cosa.

Exige saber leer, y aunque a alguno le parezca un atrevimiento, la mayoría de la gente no sabe leer más allá de un titular. Antes se decía un titular y el pie de foto, pero como llegaron los modernos diseñadores, se han complicado las cosas y ahora usted tiene que buscar como perro ansioso dónde se le ha ocurrido al genio poner los pies de foto.…  Seguir leyendo »

Last week a United Nations panel ruled that Julian Assange, the founder of WikiLeaks who has been living in the Ecuadorean Embassy in London to avoid extradition to Sweden, had been arbitrarily detained, and called for his immediate release. Though Mr. Assange says he will remain in the embassy, the ruling was hailed by his legions of supporters, who saw it as a rare instance of justice for a man they believe has been persecuted for exposing government secrets.

There’s no doubt that WikiLeaks, which Mr. Assange founded in 2006, has been a boon for global civil liberties. The problem is that the project is inseparable from the man.…  Seguir leyendo »

Los ciudadanos de todo el mundo asistimos hace apenas unos meses con asombro a la revelación de la existencia de dos programas de vigilancia masiva de las comunicaciones por parte del Gobierno norteamericano. La justificación gubernamental estadounidense ante tal violación del derecho fundamental a la intimidad personal y familiar resultó previsible: los programas han sido eficaces porque han “prevenido muchos ataques terroristas”. Nunca se especificó cuáles fueron estas acciones, lo que obviamente produce en el ciudadano una sensación amarga, que aumenta su incredulidad.

En cambio, es menos previsible la respuesta que pueda dar el Gobierno en cuanto al caso Edward Snowden, exagente de la Agencia de Seguridad Nacional (ASN) y presunto whistleblower o denunciante de esta información.…  Seguir leyendo »

Me acuerdo de un paquete de cartas amarillentas, atadas con un lazo, que a escondidas y aprovechando alguna ausencia de mis padres, iba leyendo sin enterarme mucho. Las había enviado el tío Gregorio desde el campo de trabajo de Boghari, en la Argelia francesa, donde le habían desterrado. Debían de ser de los años 1942-43 y yo no había nacido.

Lo que más me llamaba la atención de aquellas cartas de letra esmerada, digna de un pendolista, eran unos tampones en azul impuestos por el censor, que después de abrir la carta había sellado, con letra grande, mayúscula, excesiva: “¡Viva Franco!…  Seguir leyendo »

En un ensayo sobre el discípulo de Ezra Pound y oscuro funcionario de la CIA James Jesus Angleton, Eliot Weinberger, tras notar la curiosa tendencia norteamericana a reclutar espías entre aspirantes a poeta graduados de las facultades de Inglés en las universidades de la Ivy League, nos regala la idea de un libro todavía no escrito sobre “poesía y espionaje”. “Un espía”, dice, “debe averiguar dónde está la mejor información, hacerse de ella sin que lo descubran y lograr transmitirla”. Desde Chaucer hasta Basil Bunting, al menos, los bardos han tenido facilidad para esas tareas, tal vez porque, como pensaba Angleton, un poeta es alguien con sensibilidad especial para la ambigüedad y los sentidos ocultos, casi siempre convencido, además, de servir a unos grandes poderes demasiado imprecisos.…  Seguir leyendo »

Did you hear that there’s a new political party in Australia? If not, here’s an interesting fact about its founder: He has a real penchant for leaking diplomatic memos and other classified documents.

Yes, Julian Assange, the Australian-born founder of WikiLeaks, has jumped into the shark-infested political waters. His WikiLeaks Party will reportedly be running three candidates in September’s Senate elections in New South Wales, Western Australia and Victoria. Mr. Assange, who is currently in hiding in Ecuador, will be vying for the latter seat.

According to its website, the WikiLeaks Party will maintain an “unswerving commitment to the core principles of civic courage nourished by understanding and truthfulness and the free flow of information.” This will apparently include “the protection of human rights and freedoms; transparency of governmental and corporate action, policy and information; recognition of the need for equality between generations; and support of Aboriginal and Torres Strait Islander self-determination,” among other things.…  Seguir leyendo »

Last month Pfc. Bradley Manning pleaded guilty to several offenses related to leaking hundreds of thousands of documents to WikiLeaks in 2010, a plea that could land him in jail for 20 years. But Private Manning still faces trial on the most serious charges, including the potential capital offense of “aiding the enemy” — though the prosecution is not seeking the death penalty in this case, “only” a life sentence.

If successful, the prosecution will establish a chilling precedent: national security leaks may subject the leakers to a capital prosecution or at least life imprisonment. Anyone who holds freedom of the press dear should shudder at the threat that the prosecution’s theory presents to journalists, their sources and the public that relies on them.…  Seguir leyendo »

Este verano se cumplió un siglo del nacimiento de Alan Turing, el hombre que ayudó a ganar la guerra submarina al descifrar el código Enigma de la armada alemana. En los mismos años, el matemático británico, uno de los padres de la informática, supervisó el Sistema X, la clave que protegió las conversaciones entre Churchill y Roosevelt.

El genial descifrador resultó ser al mismo tiempo un eximio ocultador. No era el único. El estadounidense Claude Shannon simultaneó el desarrollo del Sistema X con el diseño de la Teoría de la Información. Ambos ejemplos nos recuerdan la complejidad del maremágnum comunicativo, en donde la información fluye entremezclada con ruidos, mentiras, rumores, malentendidos y, sobre todo, mucha ocultación.…  Seguir leyendo »

El caso Assange tiene varias dimensiones. Despojándola de otros aspectos, la cuestión gira en torno a la acogida prestada al fundador de Wikileaks, el ciudadano australiano Julian Assange, en la Embajada de Ecuador en Londres y su posterior asilo diplomático otorgado por el Gobierno ecuatoriano. Esa situación plantea problemas de envergadura jurídica y política cuyas perspectivas de solución pueden verse iluminadas por un precedente de hace más de medio siglo.

Por las declaraciones emanadas de los gobiernos ecuatoriano y británico, las principales divergencias parecen centrarse en las siguientes cuestiones: ¿existe el asilo diplomático como institución de Derecho Internacional, fuera del ámbito latinoamericano?…  Seguir leyendo »

Una de las lecciones claves del caso de Julian Assange es que los Estados no son intranscendentes para el periodismo.

Cuando WikiLeaks apareció en la escena mundial de noticias, fue recibido como un fenómeno original: una forma innovadora de periodismo que contrarrestaba el poder de los Estados al desafiar su capacidad para suprimir las noticias críticas y publicar información sobre temas delicados. WikiLeaks aprovechó las posibilidades de las tecnologías digitales para burlar la censura oficial y, gracias a información filtrada, difundió información que varios gobiernos deseaban mantener secreta.

Como consecuencia, se consideró a Assange la encarnación de un nuevo tipo de periodista “anarquista,” capaz de saltar las fronteras estatales y atemorizar a los funcionarios gubernamentales (o al menos volverlos más cautos en sus cables diplomáticos).…  Seguir leyendo »

La crisis política y diplomática entre el Reino Unido y Ecuador ha marginado momentáneamente a la crisis económica. Para analizarla hagamos, por un momento, abstracción de los ingredientes políticos y personales del embrollo. Un ciudadano australiano de visita a Suecia establece una relación amistosa con una ciudadana sueca que finaliza en la intimidad de un dormitorio. Según la mujer, después de haber compartido sus mutuas apetencias, se quedaron dormidos. En ese trance el varón se desvela y decide renovar sus deseos sexuales mientras la mujer dormía.

Hasta aquí, la versión que la ciudadana sueca manifiesta a una fiscal para que persiga el hecho penalmente.…  Seguir leyendo »

En el cubículo de la embajada del Ecuador en Londres, donde está refugiado, Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, tendrá ahora tiempo de sobra para reflexionar sobre la extraordinaria historia de su vida, que comenzó como oscuro ladronzuelo de la intimidad ajena (es lo que hace un hacker informático, aunque el anglicismo trate de inocular dignidad a ese innoble oficio) en el país de los canguros y ha terminado convirtiéndolo en un icono contemporáneo, tan famoso como los futbolistas o roqueros más de moda, para muchos en un héroe de la libertad de expresión y en el centro de un conflicto diplomático internacional.…  Seguir leyendo »

La aparición de Assange en el balcón de la Embajada de Ecuador en Londres para pregonar al mundo las bondades de su cruzada contra la libertad de prensa y la perfidia de Estados Unidos, y por ende de Gran Bretaña y Suecia, para sofocarla no tiene desperdicio. Propaganda en estado puro y torticero.

Sean cuales sean las intenciones de Estados Unidos hacia el filtrador de miles de telegramas secretos, el hecho es que Assange escamotea la verdad ocultando las causas de su odisea. En su sermón desde el inapropiado púlpito diplomático ecuatoriano no mencionó, ni de pasada, la razón por la que Londres ha prometido extraditarlo a Suecia.…  Seguir leyendo »

La algarabía en torno a la concesión de asilo por Ecuador al fundador de Wikileaks, Julian Assange, oculta las esenciales incoherencias subyacentes. Sólo examinando éstas entenderemos lo que realmente está en juego.

Para empezar, Ecuador, cuya política en materia de libertades en general y libertad de prensa en particular, es todo menos abierta, enarbola la bandera del Estado de derecho y el respeto a la libertad de expresión, al tiempo que arroja dudas sobre Suecia, un país líder en materia garantías procesales y el derecho internacional.

Esta incongruencia se completa con Baltasar Garzón, quien debe su proyección internacional a la exitosa petición de extradición de Augusto Pinochet, basada en una interpretación estricta del asilo político, que ahora, a la cabeza del equipo jurídico de Assange, defiende una posición radicalmente opuesta.…  Seguir leyendo »

El Reino Unido (RU) ha decidido, por resolución firme, en un procedimiento en el que ha tenido que pronunciarse incluso el Tribunal Supremo, la entrega a Suecia del ciudadano australiano Julian Assange, a quien se le persigue en este último país por la supuesta comisión de varios delitos contra la libertad sexual. Anteriormente, Assange había adquirido notoriedad universal por la filtración a distintos periódicos de miles de documentos secretos en los que se revelaba el contenido de numerosas comunicaciones mantenidas entre el Departamento de Estado norteamericano y sus embajadas de todo el mundo.

El 19 de junio del presente año, vulnerando el arresto domiciliario al que estaba sometido, Assange se refugió en la embajada de Ecuador en RU.…  Seguir leyendo »

We have spent our careers as filmmakers making the case that the news media in the United States often fail to inform Americans about the uglier actions of our own government. We therefore have been deeply grateful for the accomplishments of WikiLeaks, and applaud Ecuador’s decision to grant diplomatic asylum to its founder, Julian Assange, who is now living in the Ecuadorean Embassy in London.

Ecuador has acted in accordance with important principles of international human rights. Indeed, nothing could demonstrate the appropriateness of Ecuador’s action more than the British government’s threat to violate a sacrosanct principle of diplomatic relations and invade the embassy to arrest Mr.…  Seguir leyendo »

Ecuador’s decision to grant asylum to Julian Assange, the founder of WikiLeaks wanted in Sweden for questioning over claims of rape and sexual molestation, has put the country in a political standoff with Britain, where he is holed up in the Ecuadorean Embassy.

But the confusion in London has, in fact, little if anything to do with Ecuadorean-British relations and everything to do with regional and local politics in the Western Hemisphere. And it has little to do with protecting Mr. Assange’s right to a fair trial or freedom of the press — which Ecuador’s president, Rafael Correa, has trampled upon at home.…  Seguir leyendo »