Europa de vacaciones

Los colegios en Europa han cerrado por vacaciones y lo mismo han hecho los parlamentos, incluyendo la Eurocámara; los políticos han hecho un receso, y con ellos muchas otras actividades. Las principales autopistas que llevan del norte al sur de Europa están llenas, pero en Londres, París y Roma es más fácil estos días encontrar un lugar para aparcar. Eso solía suceder en París y en Roma en el ferragosto (15 de agosto), pero ahora la temporada de viajes se ha ampliado. Según los sondeos de opinión, el 80% de los europeos (especialmente en el norte de Europa) viajarán lejos de casa este verano, o por los menos les gustaría hacerlo.

Pero esta imagen de prosperidad es tal vez engañosa. El turismo es en la actualidad una de las mayores industrias y fuentes de ingresos en Europa y las perspectivas para el 2010 son mejores que la situación existente en el 2009. Pero el 2009 fue un año desastroso y los expertos prevén que el nivel de 2007/ 08 no se alcanzará antes del 2012.

La situación debería mejorar por distintos motivos: el euro es más débil y ello favorece la llegada de más chinos, rusos y americanos. Los precios de los productos de lujo han caído; sabemos que señoras ricas chinas han quedado fascinadas al saber que un bolso de Louis Vuitton que valía 3.000 euros pueden comprarlo ahora por 2.300. Algunos de los lugares tradicionales turísticos en el mundo tampoco atraviesan un buen momento: nadie quiere ir a Florida y quién desea ir a Bangkok en la actualidad, cuando hasta hace poco esta era la tercera ciudad más visitada del mundo después de París y de Londres, e incluso por delante de Nueva York. Incluso las Seychelles, un destino atractivo en los últimos años, afrontan problemas: su principal resort (Plantation Hotel and Casino) está en venta y Air Seychelles también afronta dificultades. Todo eso significa que Europa debería atraer más turistas.

Algunas compañías aéreas ofrecen tarifas más baratas que nunca: cuesta menos llegar a algunas ciudades europeas desde Londres que el taxi que te lleva del aeropuerto londinense al centro de la ciudad. Hay tipos de turismo que antes no existían – el ecoturismo, el turismo médico (al este de Europa e incluso a Malta), el turismo religioso y el turismo sexual-. Cada vez viaja gente de más edad y cada vez hay más turismo de ejecutivos.

En este 2010 hay incontables atractivos, como exposiciones, no siempre de los artistas más famosos ni en los lugares más famosos (Picasso en Liverpool, Turner en Londres y en Madrid, Chirico y Max Ernst en Florencia, Lucian Freud en París).

Hay festivales de Händel en Londres y en varias ciudades alemanas; nuevas representaciones de Carmen en Praga y Londres, un festival Mozart en A Coruña, por no mencionar los acontecimientos habituales (Wagner en Bayreuth y en Glyndebourne, en el sur de Londres). Para alegría de sus fans, Lady Gaga actuará no sólo en Londres sino en los principales palacios de deportes de Zurich, Barcelona, Oslo, Zagreb, Viena e incluso Gdansk. Pero no muchas entradas son asequibles e incluso son más caras que si usted quiere oír a Rossini en su Pésaro natal. Lady Gaga es joven (24 años), pero incluso así debe ser una mujer de una resistencia enorme.

Y pese a todo este embarras de richesse existe una crisis turística, más acusada en unos países que en otros. Hay menos viajes de negocios que antes. Durante la guerra, unos carteles en Gran Bretaña decían: ¿Tu viaje es necesario? Esta pregunta ha vuelto. Sólo los muy altos ejecutivos pueden permitirse viajar en primera o en clase business. En el siglo XVIII jóvenes aristócratas (y unos pocos intelectuales y artistas) del norte de Europa emprendían un gran viaje de uno o dos años de duración, normalmente a Francia e Italia, habitualmente acompañados por un mentor.

Ahora esto se ha vuelto habitual. Se puede ver a los alumnos de una clase viajar con sus profesores de Munich a Londres y de Londres a París, a veces por un día o por una semana. Y como ellos hay miles. Quieren aprovechar su oportunidad porque en los próximos años habrá importantes recortes en los presupuestos educativos de la mayoría de países europeos, no se construirán más escuelas y no habrá más viajes al extranjero. La economía del turismo refleja la situación económica general. Hay una recuperación pero es muy lenta, la confianza está volviendo pero de modo gradual. La gente aún quiere viajar pero opta por destinos más cercanos en lugar de por los exóticos. Viajan durante periodos más cortos y gastan menos dinero. La mayoría no compra bolsos de Louis Vuitton, más bien busca las imitaciones y estas pueden hallarse en internet.

A finales de agosto se acabarán las vacaciones – en Estados Unidos tras el día del Trabajo, el primer lunes de septiembre-.Volverán los políticos. Los presupuestos en toda Europa serán recortados y se tomarán decisiones impopulares al margen de quién esté en el poder. Según Trichet, presidente del Banco Central Europeo, ello ayudará al crecimiento económico. Pero será una prueba dura y las pruebas duras nunca gustan. Y quizá habrá otros acontecimientos en Oriente Medio o en otras partes del mundo que tendrán su impacto en Europa. Por eso, disfrute mientras esté de vacaciones.

Walter Laqueur, director del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos de Washington.