Euskaldunizar a la fuerza a los niños ucranianos

El Departamento de Educación del Gobierno vasco prepara una inmersión total en euskera para los niños ucranianos que huyen de la guerra. Los refugiados de entre nueve y catorce años se van a integrar en un programa de euskaldunización sin una pizca de españolismo. No sabemos si los habrán recibido también con el aurresku. ¡Pobres! Huyen de una guerra para incorporarse a otra. ¡Qué habrán hecho para merecer esto!

Los niños ucranianos se incorporarán en grupos de diez en aulas de aprendizaje intensivo hasta que adquieran una competencia en euskera que les permita entenderse con los vascohablantes, aunque lo que se van a encontrar en la calle son hispanohablantes.

Ya son treinta y cinco los ucranianos sumergidos en el aprendizaje de una lengua con destino en lo universal, apoyada por la legión de EH Bildu, Podemos Euskadi y los cuatro sindicatos mayoritarios del sector.

Los chicos que llegan a Euskadi con el curso empezado pasan por una comisión que determina el centro en que deben inscribirse. Pero la elección recae siempre en uno público en el que se imparte formación sólo en vasco. Suele suceder que no existen plazas libres en los centros donde también se enseña en español. En los colegios concertados sí hay plazas libres y más español, pero hay que pagar cuotas para el transporte, el comedor y las actividades extraescolares.

El consejero de Educación del Gobierno vasco, ilustrísimo señor Jokin Bildarratz, ha ensalzado el programa Eusle como la vía para la integración de los niños ucranianos que huyen de la invasión rusa.

Me gustaría decirle a don Joaquín, aunque no sé si lo va a entender, que dos lenguas conviviendo en un territorio no es una excepción, sino la norma. Sólo en Europa encontramos unos cincuenta casos: bretón y francés, galés e inglés, valenciano y español, siciliano e italiano y, sobre todo, ucraniano y ruso. Y en ningún lugar reciben a los inmigrantes con un baño en casubio, en irlandés o en gascón, lenguas vernáculas.

En todos permiten elegir. Millones de usuarios de la antigua Unión Soviética siguen utilizando el ruso como lengua cultural.

La política es de los políticos, las lenguas de las personas, tengan el nombre que tengan. En Europa no huimos del inglés después del brexit, ni los ucranianos huyen de la lengua rusa.

Y, lo más importante, la libertad. Las imposiciones son totalitarismos inadmisibles. Los vascófonos se dejaron llevar durante siglos por la utilidad del español o del francés, que es lo que suele suceder en la evolución de las lenguas. Hoy, los lingüistas auguran la pronta desaparición del vasco del norte, el de Francia. El del sur todavía no, porque permanece en la unidad de cuidados intensivos. El día que desconecten el suero y los tubos volverá a los cauces naturales.

Hay gente que cree que cada país tiene su lengua, y por tanto a Bélgica le corresponde el belga (y no el francés), a Suiza el suizo (y no sus cuatro lenguas oficiales), a Australia el australiano (y no el inglés), y a las Vascongadas el vasco. No les importa ignorar que la lengua de Castilla brotó en boca de vascófonos y que el español es un latín vasconizado.

Pero tan propia de los vascos del sur es la lengua española como el euskera. Eso lo saben muy bien los vascos del norte para quienes tanto monta, monta tanto el francés como el vasco.

El hecho es que la política lingüística de recuperación cultural está bien vista (o al menos eso parece) y es, por lo general, aceptada. Pero resulta imposible, además de insólito y tal vez insufrible, enseñar euskera a todos los vascos para que los niños ucranianos hablen con ellos.

Sencillamente no se puede, porque una ley natural impide aprender una lengua que no se necesita. Todos los vascos coinciden en hablar perfectamente español y en utilizarlo a diario.

Señor consejero de Educación Jokin Bildarratz. Una pequeña broma. Los antropónimos vascos se inspiran en la obra póstuma de don Sabino Arana Deun Ixendegi Euzkotarra ("santoral onomástico vascongado"), que propone que los acabados en -a sean masculinos y los acabados en -e femeninos: Kepa/Kepe (de Kaiphas, Pedro/Petra), Edorta/Edorte (Eduardo), Pederika/Pederike (Federico), Joseba/Josebe (José).

Si usted es fiel devoto del amado intelectual, debería llamarse Jokina, para ser mucho más vasco. Y eso a pesar de que para don Sabino Arana el hombre español era un ser afeminado, según cuentan las crónicas.

Le recordaré, por último, señor Jokin Bildarratz, que en el mundo antiguo vascolatino y más tarde vascocastellano convivía la gente sin tensión social. Los acontecimientos del siglo XX son los que fueron, y mejor olvidar sin ira.

Bueno sería mirar al futuro con respeto, con prudencia y, si fuera posible, con voluntad de integración, pues los vascoparlantes han de contar con el español por siempre y para siempre.

Rafael del Moral es sociolingüista y autor del Diccionario Espasa de las lenguas del mundoBreve historia de las lenguasHistoria de las lenguas hispánicas y Las batallas de la eñe.

2 comentarios


  1. A ver si las próximas elecciones deparan una mayoría absoluta que permitan un cambio de tercio... y el Sr. Feijóo no la desdice.

    Responder

    1. Batalla perdida. Nunca ganará en el País Vasco ningún otro partido que no sea el PNV. Y si por casualidad se hace una coalición de ¿izquierdas? incluso puede que sea peor. El PSE y Podemos tienen, aun hoy, un complejo insufrible de maketos inadaptados y serán todavía más papista que el Papa. El euskañol que al final mal se aprende, un pidgin horrible y totalmente inútil incluso para comunicarse con los verdaderos euskaldunes, les vale para ir por la vida diciendo que su política lingüística es impecable, un éxito. El PNV y el nacionalismo en general son los jauntxos, ellos mandan en todo el entramado institucional, el no nacionalista (los criados, morroiak, vamos) nunca ascenderá en la escala social si no aprenden euskera (no importa que sea pésimo) para tener la mínima oportunidad de ascender. Un niño inmigrante tendrá mil oportunidades más sabiendo decir cuatro cosas mal dichas en euskera que no recitando el Cantar del Mio Cid de memoria. Le darán una cátedra universitaria antes a un asno euskadún que no a un Nobel erdaldun (no vascohablante). Y aquí todos tan contentos.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.