Invertir en los jóvenes

Una educación de calidad accesible para todos es una de las mejores inversiones que puede realizar una sociedad. Lo es para los beneficiarios directos pero, sobre todo, lo es para el conjunto de la economía y para nuestro futuro. Se trata de un aspecto clave no sólo para fomentar el crecimiento económico y la competitividad, sino también para crear sociedades abiertas y cohesionadas, para mejorar nuestra capacidad de adaptación en un mundo cambiante y para ayudar a las personas a aprovechar las oportunidades que se les presentan.

Sin embargo, muchos jóvenes se ven limitados precisamente en el momento en que están preparándose para tomar el control de sus vidas y buscar su lugar en la sociedad. Limitados por la falta de capacidades adecuadas y por la falta de oportunidades.

Esto es debido a diversos factores, entre los que cabe destacar la educación, que es fundamental para dotar a los ciudadanos de los conocimientos, las competencias, las capacidades y las destrezas para poder aprovechar al máximo su potencial y sacar todo el partido de las opciones que encuentren a lo largo de su vida. La educación refuerza la capacidad de adaptación en estos tiempos de rápidos cambios. Sin embargo, en la actualidad nuestros sistemas educativos no siempre producen los resultados esperados. Un sistema educativo sólo puede cumplir su función si es eficiente e inclusivo, y si proporciona una enseñanza de calidad a todos los niños y jóvenes. Y aunque los Estados miembros han progresado y en los últimos años hemos visto, por ejemplo, un aumento de la proporción de personas que obtienen una titulación universitaria y una reducción del número de personas que abandonan el sistema educativo sin un título, todavía queda mucho trabajo por hacer.

Por estas razones, estamos intensificando nuestros esfuerzos para contribuir a que los sistemas educativos europeos sean adecuados para cumplir su función. Queremos trabajar con España y con el resto de Estados miembros, para mejorar la educación escolar y la enseñanza superior. Esto es fundamental para impulsar la innovación y el crecimiento económico a fin de mantener la prosperidad y competitividad de Europa. También lo es para crear sociedades justas, tolerantes, abiertas y democráticas. Nuestros sistemas educativos deben ofrecer igualdad de oportunidades a todos los jóvenes.

Esto precisa de un enfoque global y a largo plazo, así como de esfuerzos constantes. La educación inclusiva y de calidad debe iniciarse en una fase temprana de la vida y en ella debe participar una amplia red que comprende desde los padres, profesores, directores de centros de enseñanza, centros de investigación y universidades; hasta las empresas y los agentes sociales, incluidas las organizaciones juveniles y otros proveedores de educación informal. Queremos proporcionar nuestro apoyo mediante, por ejemplo, una acción específica que impulse la formación y el desarrollo profesional permanente de los profesores.

La plataforma europea eTwinning, que pone en contacto a centros educativos y profesores, es una herramienta excelente que vamos a usar para este objetivo. Desarrollada bajo el programa Erasmus+, se trata de la mayor red de profesionales de la enseñanza del mundo. Cuenta con 400.000 profesores conectados a los que ofrece la oportunidad de intercambiar experiencias, aprender unos de otros y trabajar conjuntamente en proyectos concretos.

También actualizaremos y revisaremos las competencias clave que deben proporcionar los sistemas educativos modernos. Uno de los objetivos será impulsar las capacidades básicas, un ámbito que requiere medidas urgentes. En diciembre conocimos los resultados del último informe PISA, que ha arrojado una ligera mejora de los resultados para España pero que, en general, muestra que la media de alumnos con bajo rendimiento en los veintiocho Estados miembros ha aumentado entre 2012 y 2015. Las competencias relacionadas con el emprendimiento como la resiliencia, la flexibilidad, la creatividad y la capacidad para trabajar en equipo son también de gran importancia ya que dotan a los jóvenes de habilidades que les permiten tener éxito en el mercado laboral a largo plazo.

En el ámbito de la enseñanza superior, tenemos previsto seguir impulsando la modernización. Es necesario realizar mayores esfuerzos para avanzar en el desarrollo, el reconocimiento y la recompensa de la enseñanza de calidad. La educación superior debe dotar a los jóvenes de los conocimientos y capacidades pertinentes, pero las universidades también deberían estar más conectadas con las comunidades en las que están situadas. Apoyaremos la creación de vínculos más sólidos entre las universidades, las empresas y las instituciones y organizaciones locales y regionales. Aquí existe un importante margen de colaboración a distintos niveles. Por ejemplo, incluir a las universidades en las estrategias de especialización inteligente ayudará a las regiones a impulsar el desarrollo y a crear puestos de trabajo y unas condiciones de vida atractivas para los jóvenes. Además, pondremos en marcha una iniciativa de seguimiento de graduados. Nos mostrará cómo progresan en el mercado de trabajo los jóvenes titulados en educación superior. La información nos ayudará a apoyar el diseño de planes de estudio que sean relevantes para el mercado laboral y permitirá que los estudiantes tomen decisiones informadas sobre qué estudiar.

También queremos intensificar nuestro apoyo a las políticas educativas en la Unión Europea reforzando la base empírica con la que trabajamos todos, de modo que podamos obtener datos fiables que nos ayuden a determinar qué es lo que funciona en la educación, así como a diseñar y evaluar sus reformas en consecuencia. Ofreceremos evaluaciones comparativas y proporcionaremos asesoramiento a medida a los gobiernos de los Estados miembros que lo soliciten.

Todas estas iniciativas en las que queremos colaborar con los Estados miembros tienen dos objetivos principales: mejorar la calidad de la educación y garantizar que todos los jóvenes tengan acceso a ella, independientemente de su origen. Todos tienen derecho a recibir la mejor preparación, lo que les ayudará a enfrentarse a los retos de su vida futura. Los sistemas educativos modernos, eficaces e inclusivos son cruciales para lograr este objetivo.

Jyrki Katainen es vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad. Tibor Navracsics, Comisario europeo de Educación, Cultura, Juventud y Deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *