Irán: No confiar en un abusón con armas nucleares

Por Kim R. Holmes, vicepresidente del Instituto de Estudios Internacionales Kathryn y Shelby Cullom Davis en la Fundación Heritage (GEES, 06/09/05):

Irán parece más decidido que nunca a conseguir armas nucleares. Bajo la batuta de su nuevo presidente Mahmoud Ahmadinejad, Irán ha rechazado la oferta hecha por la Unión Europea de seguridad e incentivos económicos que incluyen combustible nuclear para energía a cambio de acabar totalmente con la conversión de uranio en Ishafán. ¿El motivo? El ofrecimiento de la UE no reconocía el “derecho” de Irán a enriquecer uranio bajo el Tratado de No Proliferación Nuclear.[1] El mismo Ahmadnijed ha sido poco diplomático denunciando que el paquete es un “insulto” contra el pueblo iraní.[2] Hasta ha exigido una disculpa al llamado UE-3 (Gran Bretaña, Francia y Alemania).[3]

Otras declaraciones rebaten la afirmación de Teherán que dice querer uranio enriquecido –necesario para las armas nucleares— sólo por motivos energéticos. Por ejemplo, el nuevo ministro de Defensa iraní dijo a su parlamento esta semana que desarrollar misiles balísticos está entre las prioridades más importantes del nuevo gobierno [4]— presumiblemente para que algún día puedan suministrar lanzadores para sus ojivas nucleares.

Ya hay algunos europeos nerviosos con la idea que Estados Unidos está a punto de ir a la guerra contra Irán. El canciller alemán Gerhard Schroeder dijo la semana pasada que “la opción militar… debería estar fuera de la mesa de negociaciones”.[5] Pero si esa opción no es opción y el UE-3 no logra ningún resultado, ¿qué es lo que Schroeder y los otros europeos proponen? ¿Más conversaciones? ¿Más zanahorias? ¿Más de lo mismo que obviamente no está dando resultados? Deben disculparnos por pensar que a veces más parece que las negociaciones tienen como objetivo no dejar que Estados Unidos use la fuerza en lugar que sean para desarmar verdaderamente a Irán. ¿Será que algunos gobiernos europeos se están resignando a la idea de que Irán un día adquirirá armas nucleares?

Sería un grave error permitir que Irán consiga armas nucleraes. Ponga Vd. por un momento todos los argumentos sobre el colapso del régimen de no proliferación nuclear si Irán logra conseguir armas nucleares. Irán es simplemente muy poco merecedor de confianza como para confiarle armas nucleares. Teherán apoya el terrorismo internacional, desprecia las leyes internacionales y somete a su propia gente con un placer y una minuciosidad que son asombrosas. La proliferación nuclear en sí misma es mala, pero se transforma en especialmente peligrosa cuando países muy irresponsables y autoritarios están consiguiendo la bomba atómica.

A diferencia de la Unión Soviética que por lo menos era predecible de disuadir, Irán es simplemente demasiado radical, inestable y desprecia tanto las leyes internacionales asi como los estándares básicos de la decencia como para ser admitido en el club nuclear. El mundo ya ha sido testigo de regímenes con armas nucleares y que abusan los derechos humanos: la ex Unión Soviética y China. No necesitamos uno más.

El asunto principal es la confianza –o sea ¿a qué tipo de régimen se le puede confiar armas nucleares? Las armas nucleares son demasiado peligrosas para ponerlas en manos de gente que paga a los terroristas para que vuelen a pedazos a mujeres y niños, que cuelga a una niña de 16 años mentalmente incompetente por “actos incompatibles con la castidad”. Usar armas nucleares es demasiado tentador para un régimen tan desdeñoso de sus ciudadanos, que tortura a los niños que comen en Ramadán,[6] usa amputaciones y flagelaciones como castigos,[7] e impone la pena de muerte por pronunciar insultos contra la memoria del imán Jomeini.[8] Amnistía Internacional ha informado de por lo menos 9 casos de amputaciones desde 2002 y 4 casos de ejecuciones de niños.[9] Esto se vuelve aún más pernicioso cuando estos abusos se cometen para demostrar la virtud en nombre del particular estilo de islam en Irán.

El historial de derechos humanos de Irán es deplorable. El periodista encarcelado Akbar Ganji,, un ex guarida republicano convertido en reformista, estuvo cerca de la muerte antes que dejara su huelga de hambre la semana pasada. ¿Su pecado? Informar que agentes de inteligencia habían matado a 5 disidentes iraníes. Aunque está en el último año de su condena, líderes mundiales como el Presidente Bush y Kofi Annan han pedido que se le libere.

El régimen iraní rutinariamente arresta a periodistas por escribir “propaganda contra el régimen islamista”. Por lo general cierra periódicos y sitios de internet. Un fotógrafo iraní-canadiense murió bajo custodia policial en 2003 después de ser arrestado; el gobierno finalmente admitió que su muerte fue causada por golpes a la cabeza. Los periodistas del mundo entero deberían estar indignados por esta forma tan cruda de censura y opresión.

Hace unos días, el nuevo ministro de Justicia anunció que las “mujeres que estuviesen incorrectamente cubiertas por el velo” serían tratadas como si no tuviesen velo y se les detendría. El régimen está intensificando su campaña contra “los vicios sociales” tales como usar maquillaje en público o tocar música con el volumen demasiado alto. Bajo el nuevo régimen, se ha prohibido que las mujeres sirvan en el parlamento. Los grupos de derechos de las mujeres en el mundo entero deberían levantarse en protesta.

Al igual que varios sitios web informaron la semana pasada, los kurdos iraníes que se manifestaban pacíficamente en Mahabad después del asesinato de un joven activista se encontraron con una lluvia de balas de la policía; por lo menos hubo 4 muertos. Y Teherán está ahora instruyendo a las fuerzas paramilitares para que usen “fuerza bruta” contra los estudiantes que “alberguen sentimientos antigubernamentales”. La gente a la que le importa el derecho de las minorías debería estar profundamente preocupada por esa opresión.

Para ser justos, algunos grupos defensores de los derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch han denunciado los abusos de Irán. Pero aún no han visto la relación entre eso y los peligros del programa de armas nucleares de Irán. Estos grupos parecen despreocupados de que Irán pueda tener pronto en sus manos el arma más terrible del mundo y que con ello puedan amenazar los derechos humanos –y vidas—alrededor del mundo entero.

La comunidad de derechos humanos debería estar tan preocupada como lo está la Administración Bush de que Irán logre conseguir armas nucleares. Estos grupos deberían estar emitiendo informes, organizando vigilias y dando a Irán un lugar importante en sus páginas web. Es necesario que ellos pongan el dedo en la llaga ya que uno de los más represivos regímenes del mundo –un régimen que Freedom House coloca en el penúltimo lugar en derechos políticos y humanos [10]— puede estar a punto de conseguir un arma que podría arrasar cientos de miles de vidas humanas en cuestión de minutos. Además, las armas nucleares harán que el régimen se sienta más confiado en su propia supervivencia y como consecuencia se sentirá más envalentonado y será más opresivo.

Y sin embargo Irán es sensible cuando se trata de su imagen internacional. Estaría mucho más receptivo a ruegos para que abandonara el desarrollo de armas nucleares y que dejase de maltratar a su pueblo si la comunidad internacional y los grupos de derechos humanos hablasen alto y claro contra esos hechos. La única manera de conseguir la atención de Teherán es llevar el asunto del programa nuclear de Irán al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que tomen en consideración aplicar sanciones contra su industria petrolífera. Sabemos que China, Rusia y otros podrían tratar de bloquear las sanciones, pero eso no es novedad. Llevar el asunto al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas serviría para poner presión a los europeos y forzarlos a dar un paso adelante.

La maquinaria de derechos humanos de las Naciones Unidas, incluyendo la Comisión de Derechos Humanos, debe ser más franca y criticar directamente los abusos iraníes. Hay más en juego que la simple reputación de las Naciones Unidas. También están siendo sometidas a prueba las organizaciones internacionales no gubernamentales de derechos humanos cuyo cometido es que los que abusan estos derechos respondan por ello. Estas organizaciones a menudo acusan a otros de complicidad por quedarse callados. Este estándar deberían aplicárselo a ellos mismos también.

Haciendo la situación aún más difícil de ser ignorada sobre los derechos humanos en Irán forzaría al régimen a que se explique ante las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales. Teherán tiene miedo a ese tipo de publicidad negativa. Irán se enorgullece de ser un jugador importante en el terreno diplomático internacional y eso hace que sea requisito indispensable la ficción de que Irán es un país normal. Tener a los países de Europa, de Oriente Medio, de África y otros más haciendo preguntas sobre su historial de derechos humanos serviría para que, por lo menos, se acabase con esa cultura de impunidad que reina hoy.

Los países del mundo entero firman declaraciones de derechos humanos y pasan resoluciones en las Naciones Unidas. ¿Por qué hay tan poquita indignación cuando Irán viola tan flagrantemente estas resoluciones? Es hora que acabe la doble moral. Durante demasiado tiempo ya, los estados miembros de las Naciones Unidas han dado a Irán manos libres por una variedad de intereses espurios – por ejemplo ya que ellos también odian a Estados Unidos, porque también ellos son muy represivos en casa o porque quieren solidaridad con el bloque del mundo de los países en desarrollo. Pero éstas no son excusas. Es hora que la comunidad internacional hable a favor de las mujeres oprimidads, los niños, las minorías religiosas, las minorías étnicas, periodistas y los amantes de la libertad y la democracia, sin importar raza o religión y darse cuenta lo peligroso que podría ser que Irán tuviese armas nucleares.

Notas

[1] Nasser Karimi, “Iran calls for nuclear negotiations to include countries outside Europe,” Associated Press, August 25, 2005.

[2] International Herald Tribune, “Iran Rejects Calls to Halt Uranium Processing,” August 10, 2005.

[3] Dafna Linzer, “Iran Resumes Uranium Work, Ignores Warning,” Washington Post, August 9, 2005.

[4] RadioFreeEurope/RadioLiberty, “Defense Minister-Designate Says Iran to Focus on Missiles,” August 23, 2005.

[5] Agence France Presse, “Schroeder accused of undermining Iran talks in re-election bid,” August 15, 2005.

[6] U.S. Department of State, “Iran,” in Country Reports on Human Rights Practices, 2004.

[7] Miami Herald, “Iran criticized by the U.N. over rights,” December 21, 2004.

[8] U.S. Department of State, “Iran.”

[9]Ibid.

[10] Freedom House, Freedom in the World country ratings, 1972-2005