‘Joker’ es muy real: lidiamos a diario con supervillanos enloquecidos

Joaquin Phoenix en una escena de la película "Joker". (Niko Tavernise/Warner Bros. Pictures vía AP)
Joaquin Phoenix en una escena de la película «Joker». (Niko Tavernise/Warner Bros. Pictures vía AP)

Joker, una película tan sombría que hace que la trilogía de Dark Knight parezca alegre en comparación, claramente ha impactado al público. Basta con ver su exitoso fin de semana de apertura. La pregunta es: ¿por qué?

En la superficie, el paisaje urbano infernal que se ve en la película está muy alejado de la realidad actual. Joker canaliza el espíritu de las películas de la década de 1970 como Taxi Driver, Dog Day Afternoon, Death Wish y The French Connection que describían a la ciudad de Nueva York como un páramo de crimen y depravación. Hoy, Nueva York está en camino de tener la tasa de asesinatos más baja desde la década de 1950; Times Square, una vez un centro de pecado, se ha convertido en una atracción turística tipo Disney; y todos los vecindarios de Manhattan, desde el Lower East Side hasta Harlem, han sido gentrificados. El problema no son las personas que huyen de Nueva York, como en la década de 1970; sino más bien la cantidad de personas que desean vivir allí, elevando los precios inmobiliarios.

Lo que es cierto para Nueva York es cierto para la mayoría del país: estamos muy lejos de las tasas de interés de dos dígitos y las tasas de desempleo, y las elevadas tasas de criminalidad de principios de los años ochenta. El desempleo acaba de alcanzar su mínimo en 50 años, y la inflación es prácticamente inexistente. Los tiroteos masivos han aumentado, pero el crimen en general, incluido el crimen con armas, ha disminuido: hubo 4.6 asesinatos por arma de fuego por cada 100 000 personas en 2017, en comparación con 7.2 por cada 100 000 en 1974.

Sí, los salarios se han estancado. Sí, hay focos de pobreza en ciudades industriales vacías. Sí, hay una falta de vivienda desenfrenada, particularmente en California. Y, sí, la epidemia de opioides continúa devastando a muchas comunidades. Pero, en general, la mayoría de los estadounidenses nunca han estado tan bien.

Sin embargo, estamos más descontentos de lo que hemos estado en décadas. Para la izquierda, las quejas son sobre la desigualdad de ingresos, el poder corporativo y la falta de servicios sociales. Para la derecha, es la inmigración, la “corrección política”, la desindustrialización y los cambios demográficos. Sobre todo, las dos partes se ven perjudicadas entre sí: el presidente Trump enciende el enojo de los liberales tal como lo hacen los senadores Elizabeth Warren (demócrata de Massachusetts) y Bernie Sanders (independiente de Vermont) a los conservadores.

La difusión de las tecnologías de comunicación —redes sociales, canales de noticias de televisión— agrava las divisiones sociales y la discordia. Todo ese gruñido en línea nos está poniendo nerviosos. Al igual que Howard Beale en la película Network, ahora todos estamos enojadísimos.

Aquí es que se presenta Arthur Fleck —también conocido como Joker—, interpretado por Joaquin Phoenix en una actuación para no olvidar. “Todos gritan unos a otros”, dice Arthur. “Ya nadie es civilizado… nadie piensa los otros». Sí, eso es Estados Unidos (y el mundo) en 2019.

Los primeros rumores sobre Joker se centraron en si alentaría a los solitarios violentos a volverse locos. Ese es un peligro legítimo en un país con tantas armas como el nuestro, pero la película no glamoriza el descenso de Arthur al asesinato y la locura. Es representado como un perdedor con alguna enfermedad mental que vive con su madre y no puede mantener su trabajo como payaso de bajo alquiler. Como muchos terroristas, es presa de delirios paranoicos y sueños de vengarse de una sociedad a la que culpa de su propia desgracia.

Cuando Arthur finalmente arremete contra tres ejecutivos bastante desagradables en el Metro, se convierte en una celebridad inesperada. Estos asesinatos provocan un levantamiento contra las personas más ricas por parte de personas que usan máscaras de payaso. Se produce un caos que recuerda al apagón de Nueva York de 1977. Rescatado de la policía por sus recién descubiertos seguidores, Arthur se encuentra a sí mismo como el líder improbable de este grupo de payasos populistas, aunque, como él dice: “No creo en nada. Solo pensé que sería bueno para mi acto”.

El nihilismo y el oportunismo de Arthur en nombre del populismo suenan misteriosamente similares a la actualidad. Tenemos un guasón en la pantalla grande y otro en la Casa Blanca. Y no solo en la Casa Blanca. Los últimos años también han visto el surgimiento de agitadores populistas como Boris Johnson en Gran Bretaña, Viktor Orban en Hungría, Jaroslaw Kaczynski en Polonia, Rodrigo Duterte en Filipinas, Jair Bolsonaro en Brasil, Recep Tayyip Erdogan en Turquía, Nicolás Maduro en Venezuela y Vladimir Putin en Rusia.

Más allá de sus propias ambiciones, creen en poco. (Johnson se resistió a decidir si era más conveniente estar a favor o en contra de la Unión Europea antes de convertirse en un Brexiteer absolutista). Para alcanzar y mantener el poder mienten con soltura, demonizan a sus oponentes, difunden teorías de conspiración y manipulan las quejas genuinas de las personas.

“¿Soy solo yo, o las cosas se están poniendo más locas en el mundo?”, pregunta Arthur. No eres solo tú, Arthur. Realmente se está volviendo todo más loco.

Solo hay que ver al senador Ron Johnson (republicano de Wisconsin) tener un colapso frente a la prensa diciendo que no confía en el FBI o la CIA, y gritando noticias falsas que vienen desde la derecha, como que la verdadera interferencia en las elecciones de 2016 fue de Ucrania, no de Rusia. Esas mismas teorías de conspiración nocivas están siendo dadas a conocer por el secretario de Estado y el fiscal general por orden del presidente de los Estados Unidos.

Dada la inquietante evolución del mundo real, no es tan difícil imaginar que un payaso desquiciado nihilista como Joker podría convertirse en el líder de un movimiento de masas. Otras películas de cómics muestran superhéroes salvando el día. Este muestra a un supervillano enloquecido. Eso parece más apropiado para la actualidad.

Max Boot, a Post columnist, is the Jeane J. Kirkpatrick senior fellow for national security studies at the Council on Foreign Relations and a global affairs analyst for CNN. He is the author of “The Road Not Taken: Edward Lansdale and the American Tragedy in Vietnam,» a finalist for the 2019 Pulitzer Prize in biography.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *