Julián Marías y Cataluña

Se echa en falta que Julián Marías, que solía iluminar el pensamiento español con sus obras y al conjunto de la opinión pública desde las Terceras de ABC, pudiera en este tiempo seguir clarificando conceptos, proyectos y trayectorias. España es fruto de un proceso histórico, no de una anexión. Nuestra nación es resultado de la confluencia de diversos pueblos, culturas y etnias que recalaron y convivieron en la Península Ibérica. Cada uno de ellos se fue incorporando, dejando su aportación y su impronta en la conformación histórica de nuestra nación.

«El origen de España es anterior (a su unidad política)… España ha sido Hispania, la Hispania como provincia romana, que no era una nación, naturalmente, pero era una unidad histórica-social, una variedad de Roma, una variedad romana. Luego la Monarquía Visigoda, la España Visigoda, que era el único país grande que quedaba de Roma, tras la fragmentación tremenda del Imperio Romano. El Imperio Bizantino y España eran las dos unidades grandes que quedaban. Pero después viene la invasión árabe, y esto se entiende como la pérdida de España. Se habla de la España perdida. Y la Reconquista es la voluntad de ser cristianos, europeos, occidentales y lo que se reconquista es España. No se reconquistan condados, ni reinos, que no existían. Son los resultados de la reconquista de España, de la España perdida. De modo que es previa, España, a sus partes».

Los condados y reinos fueron posteriores a la España romana, a la visigótica y a la España perdida. La invasión árabe es volver a las partes: los reinos de Taifas; reconstituir la España perdida es el sueño al que nunca renunciaron los hispanos de la Península y que de nuevo consiguen en 1474, fraguando su unidad como primera nación europea.

Marías se pregunta sobre todo por el silencio de los que tienen conocimiento de la historia de España: «¿Por qué tantos que saben historia no muestran la falsificación constante de que es objeto en los últimos años?».

En 1990 Julián Marías se refiere también a las tendencias secesionistas que conciben a España como un mosaico y tratan de romper la unidad de nuestra nación; puesto que hay más autogobierno en España con el régimen de las Comunidades Autónomas que en ningún otro federalismo del mundo.

Constata en Consideración de Cataluña que existen diversas formas de ser español: «El modo concreto de ser español es ser andaluz, castellano, catalán, gallego, aragonés, vasco… No es fácil ni probable ser “directamente” español; en algunos casos, imposible. Concretamente, en el caso de Cataluña. Cuando se pretende –porque hay gente para todo– que los catalanes no sean o sean menos catalanes para ser verdaderamente españoles, se comete el más grave error: sólo siendo “muy” catalanes –lo cual no quiere decir catalanistas, porque el “ismo” suele encubrir una debilidad o una inseguridad– pueden ser plena y holgadamente españoles».

Marías sigue reflexionando sobre la cuestión lingüística y sobre cómo debiera llamarse el idioma común de todos los españoles. Piensa que debiéramos reservar el término castellano solo para la lengua medieval que se hablaba en el Reino de Castilla pues nuestra lengua común se ha creado no solo en Castilla, sino en el resto de las zonas de España. De hecho, hay términos de esta que han surgido en Barcelona, en Bilbao, en Valencia, en Sevilla o en Lima, por lo tanto no debemos hablar de castellano, sino de español.

Destaca la identidad europea de nuestra nación: «La Hispania germanizada es el primer ensayo logrado de lo que iba a ser Europa», posteriormente, los Reyes Católicos con su proyecto de unidad de los reinos cristianos van a configurar a España como primera nación de Europa, ampliando en seguida su horizonte a América donde se hace presente Occidente.

La vocación europea que España anticipa y realiza, tiene riesgos internos, dentro de ella misma, porque: «Existía, y sigue aflorando, esa voluntad de desarticular la estructura nacional de España. Por falta de sentido histórico –o de mero conocimiento de la historia–».

Julián Marías, que en muchas de sus obras señaló que la Monarquía parlamentaria era la mejor solución para España, articulando desde ella toda la estructura histórica que vincula el pasado con el presente y la proyección al futuro, afirmó: «Desde hace muchos años había tenido la convicción de que la Monarquía sería la única posibilidad de reanudar la vida colectiva de los españoles independientemente de la existencia de un sentimiento monárquico (…). El nombre república quedaba unido a uno de los bandos de la guerra civil y hubiese significado la falsa inversión de su desenlace efectivo. (…) solamente un rey podría serlo de todos los españoles con independencia de la discordia anterior y de las diferencias mantenidas durante decenios».

El Rey ha vuelto a ser el garante de la continuidad del proyecto histórico de España y de la unidad en el Todo que supera la fragmentación ante el desafío secesionista.

José Luis Sánchez García, director del Seminario de Historia «Cisneros» de la Fundación Universitaria Española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *