La ayuda internacional de gobiernos subnacionales y el caso particular de España

La ayuda oficial al desarrollo (AOD) concedida por gobiernos subnacionales de todo el mundo ascendió en 2015 a casi 2.000 millones de dólares según el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD). En los últimos cinco años, esta ayuda ha experimentado una leve tendencia al alza, tanto en términos absolutos como relativos pero, comparando las cifras actuales con estudios de hace 10 años, parece que el fenómeno se ha duplicado en volumen de financiación y en número de países.

Las comunidades autónomas y ayuntamientos españoles concedieron en ese mismo año ayudas por valor de 220 millones de dólares. Este importe supone un tercio de la AOD bilateral de España, lo cual le convierte en el donante más descentralizado del mundo.

En términos absolutos, hay donantes con presupuestos más importantes de ayuda descentralizada. Alemania, por ejemplo, concede por esta vía casi 1.000 millones de dólares, una cantidad superior a toda la AOD bilateral española, y la destina casi íntegramente a financiar costes de estudiantes extranjeros en su propio territorio. Canadá (segundo donante descentralizado) y Austria (cuarto) también computan como AOD importantes gastos realizados en su propio territorio, los cuales incluyen la asistencia a refugiados.

Por el contrario, en España, como en Suiza, las regiones y localidades canalizan casi toda su ayuda a través de ONG. Esto también ocurre en el Reino Unido y Japón, aunque allí la descentralización de la ayuda es prácticamente insignificante.

Hay un tercer tipo de donante descentralizado –representado por Francia y, en menor medida, por Bélgica– que dedica esta financiación a financiar su propia cooperación técnica con entidades homólogas de países en desarrollo. Es precisamente en esta modalidad de cooperación donde, según la doctrina internacional y europea, las regiones y ciudades pueden hacer una mayor contribución al desarrollo por la vía del intercambio de experiencias, conocimiento e innovación. Esta idea se está reforzando en el contexto de la Agenda 2030 y la cooperación descentralizada está ganando atención en el ámbito de la UE, la OCDE y la ONU.

Leer artículo completo en formato PDF (enlace alternativo en este servidor).

Aitor Pérez, investigador senior asociado, Real Instituto Elcano | @aitor_ecoper

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *