La bisagra argentina

A menos de eventos impredecibles, el 22 de octubre de 2017 quedará registrado como una bisagra en la Historia argentina. Por su magnitud, la segunda victoria electoral de la alianza entre el PRO, la Coalición Cívica y la UCR denominada Cambiemos significará el fin de una serie de paradigmas que gobernaron por décadas la política criolla. En primer lugar, la invencibilidad del peronismo, arrasado electoralmente por una rebelión antipopulista que se inició en 2008 con el enfrentamiento del gobierno Kirchner con el sector agropecuario, continuada con las manifestaciones que en 2012 pusieron fin al proyecto de reelección indefinida de Cristina, profundizada por la marcha que exigió justicia por el asesinato del fiscal Nisman y sancionada institucionalmente por la victoria de Cambiemos en las elecciones de 2015.

No es solo la derrota de Cristina. Este domingo, el otrora poderosísimo peronismo de la Provincia de Buenos Aires que por tres décadas fue responsable de la degradación de un distrito que en términos de población, territorio y PBI representa 40% del país y que derrocó a Alfonsín y De la Rúa, los únicos dos presidentes no peronistas elegidos desde la vuelta de la democracia en 1983, obtuvo el 5,21% de los votos y quedó como última fuerza electoral, detrás del trotskismo. Ningún argentino desconoce las implicancias de este hecho excepcional: Cambiemos tiene la gobernabilidad asegurada hasta 2019, cuando Mauricio Macri se convertirá en el primer presidente civil no peronista que logra terminar su mandato desde el radical Alvear, en 1928…

El triunfo de Cambiemos en trece de veinticuatro provincias no alcanza para obtener la mayoría en ninguna de las cámaras pero puede acabar en 2019 con otra vaca sagrada: el control peronista del Senado, que ha hecho que ni una sola de las leyes sancionadas desde 1983 pudiera aprobarse sin anuencia del Partido Justicialista y fue devastador en términos de transparencia. Hoy, once de los doce jueces del juzgado de Comodoro Py donde van a parar las grandes causas de corrupción federales fueron designados por presidentes peronistas (Menem, Néstor Kirchner y Cristina Kirchner) con la aprobación de un Senado con mayoría peronista. Que Cambiemos pague por cada kilómetro de ruta construida un 40% menos de lo que pagaba Cristina da una idea de la degradación causada por décadas de hegemonía populista.

El cambio de rumbo comenzado en 2015 y ratificado este domingo deja atrás el cuarto de siglo transcurrido entre 1989 y 2015 en el cual el Partido Justicialista gobernó veinticuatro de los veintiséis años transcurridos; una década –la de Menem- con discurso modernizador neoliberal y otra década –la de los Kirchner- prometiendo la revolución socialista. Atrás queda también un país devastado institucionalmente, invadido por el narco, con los más altos niveles de corrupción de su Historia, la mayor carga impositiva de las últimas décadas, reservas licuadas, déficit fiscal, comercial y energético insostenibles, cuatro años de recesión, inflación al 30%, infraestructura devastada y un tercio de los argentinos en la pobreza. Pero no solo eso.

El triunfo del domingo promete también el fin simbólico de los Setenta, la peor década de la Historia argentina, la del primer gran shock económico regresivo, las bandas terroristas devastándolo todo y siendo reprimidas ilegalmente por la Triple A peronista, primero, y las Fuerzas Armadas, después. La década del Golpe y del acontecimiento más horrible de la Historia argentina: el genocidio de la Dictadura. Pese a todo, una década increíblemente reivindicada por el nacionalismo populista disfrazado de Izquierda que llegó al Gobierno en 2003 con los Kirchner. Su evento final ha sido, probablemente, el intento de demostrar que Macri es un dictador montando un caso de desaparición forzada alrededor de la muerte de Santiago Maldonado, un activista pro-mapuche desaparecido hace casi tres meses cuyo cadáver fue encontrado pocas horas antes del acto electoral sin ningún signo de violencia. Dos meses de campaña electoral agitando el fantasma dictatorial han terminado por mostrar el grado de instrumentalización populista de una causa, los Derechos Humanos, que supo ser de todos los argentinos.

Finalmente, el triunfo de Cambiemos no solo promete ser una bisagra en la larga decadencia argentina sino que es una pequeña buena noticia para el mundo: la de una Latinoamérica que está dejando atrás el nacionalismo populista; la buena nueva del avance de gobiernos de diferentes signos políticos que ven en la globalización y el futuro una esperanza, y no solo una amenaza. No es poco en la era del Brexit, Trump y Puigdemont. No es poco en tiempos de medievalismos disfrazados de progreso.

Fernando Adolfo Iglesias es director de la campaña por la Corte Penal Latinoamericana y miembro fundador de Democracia Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *