La ciencia, nuestra única esperanza

Nuestro ilustre físico Pedro Miguel Echenique se refería recientemente a la ciencia como «la obra de arte colectiva más importante de la humanidad». Independientemente de la aparente paradoja que supone referirse a la ciencia como arte, pienso que es muy apropiado comparar la ciencia con un gran edificio en el que las disciplinas básicas (las ciencias físicas, exactas y naturales) forman unos sólidos cimientos sobre los que se elevan otras materias aplicadas como la medicina, la farmacia y las ingenierías. En las torres y pináculos más frágiles de esta inmensa construcción podríamos imaginar otras materias como la economía, la sociología o la psicología, ciencias que aún necesitan de mayor asentamiento. Ya ninguna ciencia es un recinto estanco y entre los muros de una disciplina y otra se siguen tendiendo complejas arcadas interdisciplinares, como la bioquímica, la astrofísica o la bioeconomía. Este gran edificio está siempre en obras, en desarrollo permanente, continuamente se le añaden nuevos pabellones y cúpulas, y se reedifican los sectores que quedan anticuados. Pero a pesar de este estado de obras permanente, sin ninguna duda la ciencia es ya el mayor edificio jamás construido por el hombre.

Con todo el respeto debido a las religiones y creencias de todo tipo, es en este edificio de la ciencia en el que podemos sentirnos más al abrigo de todo tipo de amenazas. Las miserias de las enfermedades, del hambre y de la escasez en general, pueden encontrar solución, o al menos mitigación, aquí adentro. También es en este mismo edificio, gracias al pensamiento racional, donde podemos tratar de protegernos de las manipulaciones y de los diversos intentos de dominación por los que nos vemos agredidos hoy de manera frecuente. Jefferson lo expresó de forma contundente: «La libertad es hija primogénita de la ciencia».

La Comisión Europea ha enunciado los grandes problemas de nuestra sociedad actual en forma de grandes retos que incluyen, por ejemplo, la salud, la seguridad alimentaria, la energía, el transporte y el clima. Solamente la ciencia es capaz de abordar de manera sistemática y fiable estos grandes retos y de hacerlo desde una posición de responsabilidad ecológica, aportando soluciones sostenibles. Aunque en muchos casos se trate de problemas que conciernen a las ciencias aplicadas o a la tecnología, en nuestra gran obra arquitectónica, estas disciplinas solo están sostenidas por las ciencias básicas, que constituyen los basamentos, pilares y zócalos que necesitan mayor cimentación. Por eso es tan importante invertir en unas disciplinas como en otras. En palabras del Nobel de medicina Bernardo Houssay: «No puede haber ciencia aplicada sin ciencia básica para aplicar».

Para afrontar estos retos, la sociedad debe concienciarse de que debemos invertir parte de nuestros recursos en investigación, en la continuación del desarrollo de nuestro gran edificio. Se invierten fondos públicos en muchas actividades, culturales, deportivas, militares y yo creo que hoy por hoy la sociedad comprende bien que invertir un porcentaje en ciencia es, al menos, igual de importante que hacerlo en otras funciones. En concreto, en nuestro país, nunca ha habido tanta demanda de información científica, y nunca antes se había considerado a la ciencia y a la tecnología con tanto respeto. Nuestros gobernantes y los grandes empresarios del sector privado deberían considerar seriamente este sentir social y acudir también al gran edificio científico, dejarse asesorar realmente por los técnicos; deberían interiorizar y creer realmente que los criterios científicos pueden resultar razonables y rentables, que invertir en ciencia es invertir en progreso.

Mucho se ha escrito sobre la utilización de la ciencia y sobre la responsabilidad del científico. Es obvio que la ciencia, como tantas otras entidades o ideas, puede utilizarse para el bien o para el mal. Un ejemplo clásico de la ambivalencia de los avances científicos lo constituye la síntesis del amoniaco a partir del nitrógeno del aire que fue ideada y puesta a punto por el químico alemán Fritz Haber (1868-1934). El mismo método de Haber que fue utilizado durante la Primera Guerra Mundial para la producción de explosivos es utilizado hoy para la producción de fertilizantes que se utilizan en agricultura. Se estima que la producción de amoniaco permitió a los nazis prolongar la primera guerra mundial más de un año, lo que ocasionó muchos centenares de miles de víctimas adicionales. En contraste, los más de cien millones de toneladas de fertilizantes que se producen hoy aseguran el sustento de aproximadamente un tercio de la humanidad y, además, el amoniaco y sus derivados se utilizan para la producción de nylon, colorantes, plásticos y numerosas medicinas. Vemos pues como la ciencia puede utilizarse para tratar de afianzar el poder de un loco dictador o de una minoría; pero naturalmente puede, y debe, usarse para lograr una vida mejor para la humanidad.

Por todo ello la ciencia es ciertamente demasiado importante como para dejarla exclusivamente en manos de los científicos. Es responsabilidad de los ciudadanos, y por tanto de nuestros gobiernos democráticos, el fomentar y orientar la actividad científica siguiendo criterios morales básicos. Pero esto no debe significar la negación a los científicos de su autonomía y libertad en materia de investigación. En el entramado de toma de decisiones, los científicos pueden, a su vez, en las instituciones, influir en tanto que ciudadanos. Einstein ya reconocía este papel de los científicos como la forma lícita de proteger su libertad a la hora de investigar: «También los científicos tienen la obligación de participar activamente en la política, en interés de la libertad de investigación científica».

No basta con expresiones públicas, con repetir de manera políticamente cortés que la ciencia puede sacarnos de las muy diversas crisis en las que estamos inmersos. Hay que apostar seriamente por ella: además del talento de los investigadores, el desarrollo científico y tecnológico requiere de recursos adecuados. La ciencia puede remitirse a los hechos, a sus innumerables éxitos pretéritos y presentes, y puede desde ahí augurar un futuro mejor. La ciencia es optimista por naturaleza, y por ello está completamente justificado que depositemos en ella nuestra confianza. Las inversiones en ciencia no caen en saco roto. La ciencia es hoy por hoy nuestra única esperanza. Y lo es, no sólo a nivel nacional o regional, tratando de salir de una crisis más o menos duradera; la ciencia es también nuestra única esperanza a nivel global, para conservar el planeta afrontando los enormes cambios demográficos, y todos sus retos asociados, y para hacerlo de manera sostenible.

Según el gran científico y arquitecto Christopher Wren, quien diseñó la catedral de San Pablo de Londres, además de ser profesor de astronomía en Oxford y presidente de la Royal Society: «La arquitectura tiene como objetivo la eternidad». La ciencia, tratando de explicar la naturaleza, vuelve aquí a asemejarse a la arquitectura, pues puede compartir ese ambicioso objetivo de eternidad, eternidad en el sentido de lograr un conocimiento sólido, que perdure en el tiempo y que sea fiable, como una robusta edificación segura frente a los elementos, que permita que nuestro planeta y la humanidad progresen y se perpetúen tanto como posibilite la naturaleza.

Rafael Bachiller es astrónomo, director del Instituto Gaográfico Nacional y miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *