La despoblación, una oportunidad

En cuatro años, Aragón ha perdido 40.904 habitantes. Los saldos vegetativos predicen que Europa perderá 32 millones entre 2015 y 2050, y la ONU que, a finales de siglo, el 90% de la población mundial será urbana. Al terminar 2015 ya lo era el 74%.

Aragón, que suma el 2,81% de la población española, será una de las regiones europeas que, en porcentaje, estará en el grupo de cabeza, porque tiene 872 asentamientos con menos de 100 habitantes, sin escuela y sin posibilidades de desarrollo, en los que el 2% de la población está manteniendo el 73% del territorio.

En las últimas semanas, la despoblación ha entrado en la agenda pública. La Mesa de las Cortes de Aragón se desplazó a una de las áreas más despobladas, Albarracín. Varios grupos parlamentarios pidieron una comisión especial. Un departamento lanzó la iniciativa de la buena conectividad a Internet para todos. Otro presionó por la singularidad de la provincia de Teruel y de la denominada Celtiberia. Y un tercero está desarrollando la Estrategia de Ordenación Territorial (EOTA), aprobada en 2014 en las Cortes, con una directriz especial para coordinar la planificación previa a políticas públicas como las bonificaciones fiscales, los incentivos a los empleados públicos y el apoyo a la mujer en el medio rural. Iniciativas a las que se suman las de los propios municipios, agrupaciones de desarrollo local, diputaciones, federaciones de municipios, organizaciones empresariales y oenegés.

El objetivo de la febril carrera es acceder a ayudas estatales y europeas para cohesionar territorial y socialmente un país descoyuntado desde los planes de desarrollo y el gran éxodo rural de las décadas de los sesenta y setenta.

El grupo de presión de las organizaciones empresariales de Teruel, Cuenca y Soria ha tomado la delantera, por la puerta que abrió el Tratado de Lisboa a las Áreas Escasamente Pobladas, con la finalidad de recibir a partir de 2020 las mismas ayudas europeas que la Laponia sueca y finlandesa y las Tierras Altas escocesas. Matices: estos estados las incluyeron en los tratados de adhesión a la UE y la Laponia es un espacio vacío, de tundra y taiga, en el que los pobladores se concentran en pocos núcleos, frente a la atomización en las tres provincias españolas del primer ‘lobby’ europeo contra la despoblación al margen de los nórdicos.

La foto del 9 de marzo con el secretario de Estado Roberto Bermúdez de Castro y la comisionada demográfica Edelmira Barreira no debería distraer de lo que es un asunto de Estado, también, por poner ejemplos, de amplias zonas de Lugo, Oviedo, Badajoz, León, Zamora, Huesca y Zaragoza.

Sin ir más lejos, esta última provincia es una suma de desiertos demográficos que la capital y el valle del Ebro han solapado, haciendo pasar de largo los grandes planes e inversiones públicas. Desde un punto de vista solidario, la despoblación debería afrontarse como un asunto de Estado y como una oportunidad en una sociedad en transformación digital y mayoritariamente urbana.

Una sociedad, en definitiva, en la que el tiempo, ¿cuánto se tarda en llegar?, se impone al espacio, las duraciones a las distancias entre puntos geográficos, en la que se diluyen los límites entre las áreas rurales y urbanas, y en la que dominan los flujos de intercambio de conocimiento y de mercancías al margen de donde esté uno físicamente. Por la influencia de Zaragoza, Aragón reúne características de ciudad territorio.

Entre 2000 y 2015, los países desarrollados recibieron 4,1 millones de inmigrantes netos anuales. Las migraciones climáticas, y de refugiados por las guerras y persecuciones, van a seguir aumentando. Y cada vez es más evidente que, con 1,35 hijos de media por mujer en edad fértil (el índice estimado para la reposición es de 2,1), con la precariedad actual y la elevada tasa de paro en el tramo comprendido entre los 25 y los 44 años, no habrá reemplazo generacional sin políticas migratorias generosas. Eslovaquia y Suiza, dos estados con similar extensión que Aragón, tienen, respectivamente, 5.430.000 y 8.140.000 habitantes. Luego Aragón puede albergar más pobladores, por extensión, por recursos climáticos y por recursos energéticos renovables, tal y como se apunta en la Directriz Especial del Gobierno de Aragón.

Plácido Díez, periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *