La energía nuclear como respuesta al cambio climático

Faltan muy pocos días para el comienzo de la Cumbre del Clima en París (COP21), donde la comunidad internacional debe alcanzar un acuerdo jurídico vinculante para no superar el límite de aumento de la temperatura por encima de dos grados centígrados. En este decisivo momento, el Foro Nuclear quiere recordar la importancia de la energía nuclear para frenar el cambio climático. Un reto global que requiere de estrategias energéticas acertadas, alejadas de prejuicios, y de una apuesta firme por tecnologías que no emiten gases ni partículas contaminantes, como la nuclear.

En el caso de España, el parque nuclear genera una quinta parte de la electricidad que consumimos y se posiciona como la tecnología que más electricidad genera. A esta seguridad de suministro, se suma que las centrales nucleares españolas evitan cada año la emisión de entre 45 y 55 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, una cifra que representa más del 33 por ciento de la electricidad libre de emisiones.

Esta realidad nuclear, basada en cifras, refleja la importancia del mantenimiento del parque nuclear español y la necesidad de esta tecnología a largo plazo, siempre con las máximas garantías de seguridad. Consideramos que la operación a largo plazo es una estrategia energética acertada para nuestro país. Proporciona independencia y diversificación de abastecimiento, genera electricidad estable y continua, ayuda a reducir las emisiones contaminantes, fortalece las capacidades tecnológicas del sector y ayuda al mantenimiento de un empleo estable y de calidad, con visión a largo plazo.

Concretamente, durante el ejercicio 2013 la industria nuclear empleó en España a 27.466 personas (0,16 por ciento del empleo total en España), empleos de los cuales 8.472 fueron generados directamente por la actividad de la industria nuclear. El impacto de la industria nuclear en el PIB por empleado fue 3,8 veces superior a la media española, según nuestro estudio «Impacto socioeconómico de la industria nuclear en España», recientemente publicado.

La energía nuclear cumple, por tanto, con los tres principios de la política energética de la Unión Europea: seguridad y calidad de suministro, sostenibilidad ambiental y competitividad. En la UE, donde un tercio de la electricidad es de origen nuclear y catorce de los veintiocho Estados miembros tienen centrales nucleares, el marco de actuación en materia de clima y energía para el año 2030 reconoce el papel de la energía nuclear para reducir las emisiones contaminantes. El objetivo central es una reducción vinculante del 40 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en el año 2030, en comparación con el nivel de referencia del año 1990 para el conjunto de la UE. Esto requerirá de un mayor compromiso por parte de los Estados miembros y de una apuesta, desde nuestro punto de vista, por todas las fuentes energéticas bajas en carbono, incluida la nuclear.

Si miramos más allá de España y la Unión Europea, las emisiones anuales totales en el mundo por cualquier actividad son de 49 gigatoneladas de CO2, de las cuales más del 75 por ciento corresponden a la producción y el uso de la energía. Por ello, es necesaria una rápida descarbonización del sistema energético.

El doble reto de la sociedad mundial será, por un lado, asegurar e incrementar el abastecimiento energético para satisfacer el desarrollo socioeconómico de una población en aumento; y por otro, mitigar las emisiones contaminantes. La energía nuclear realiza una importante contribución en la reducción de gases y partículas contaminantes, al tiempo que produce grandes cantidades de electricidad necesaria para garantizar el suministro y el desarrollo futuro.

Ante los retos energéticos y ambientales a los que nos enfrentamos, la energía nuclear es, en resumen, una de las tecnologías que pueden contribuir a satisfacer los retos climáticos existentes. Por ello, debe seguir considerándose, a nivel global, como una fuente medioambientalmente eficiente. Asimismo, debería incluirse en el acuerdo que se alcance en la próxima Conferencia de las Partes de la Convención Marco sobre Cambio Climático de Naciones Unidas, porque la nuclear es parte de la respuesta.

Antonio Cornadó, presidente del Foro de la Industria Nuclear Española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *