La estrategia incoherente de Washington

Mientras el Estado Islámico (EI) prosigue su carnicería en Oriente Próximo y otras zonas, Estados Unidos está atrapado entre dos formas de reaccionar totalmente distintas. Por un lado, Washington quiere que los aliados asuman más responsabilidades en una coalición amplia con una misión concreta: “debilitar y destruir” la capacidad de actuación del Estado Islámico. Pero al mismo tiempo, está adoptando una actitud más agresiva: tomar la iniciativa para derrotar al EI, y cuanto antes. Como consecuencia, nos encontramos en un páramo estratégico en el que los aliados no saben qué pensar. ¿Estados Unidos va a estar en la retaguardia o en primera línea? ¿Cuál es el motivo de este cambio de actitud?

Cada vez hay más presiones para que se produzca este giro estratégico. Con una economía cada vez más fuerte, la política exterior de Obama acapara la atención de todos, tanto de la mayoría republicana en el Congreso como de los aspirantes a la presidencia, como Hillary Clinton. Las relaciones con los aliados son muy tensas. Hemos sido testigos de un vitriólico enfrentamiento con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y Qatar ha enviado a una delegación a Washington para quejarse de que la coalición no hace todo lo posible para vencer al EI. En definitiva: Obama no les parece merecedor del beneficio de la duda, y se les agota la paciencia.

Mientras tanto, la amenaza del EI es cada vez más grave. Los yihadistas siguen atrayendo partidarios, consolidando su identidad y extendiéndose por otras zonas. Además, la debilidad esencial de unos gobiernos que no tienen ni la legitimidad ni los recursos necesarios para garantizar la estabilidad en sus propios países crea un caldo de cultivo para que surjan células al estilo de Al Qaeda. El Estado Islámico ha desarrollado en poco tiempo una presencia importante en Libia, el Sinaí (Egipto) y Yemen.

Todos estos hechos hacen que el gobierno de Obama haya decidido adoptar un tono más agresivo y poner en marcha rápidos cambios con el fin de convencer a sus detractores de que está haciendo todo lo posible para asegurar la derrota del EI. Se vio en Siria cuando Estados Unidos y Turquía firmaron un acuerdo para entrenar y dotar de armas a los rebeldes. Las dificultades políticas de tener que elegir entre colaborar con el presidente Bashar el Asad (y sus aliados, Irán, Rusia y Hezbolá) o contribuir a derrocarlo han hecho que la estrategia militar en ese país esté mucho menos clara que en Irak. Equipar a los rebeldes sirios entraña grandes inconvenientes, porque los diversos grupos carecen de cohesión, sus armas podrían acabar en manos del propio Estado Islámico, y aumentan las posibilidades de que se prolongue la lucha contra El Asad, que se mantiene firmemente atrincherado.

La estrategia incoherente de Washington queda también patente en Irak. Hace no mucho, Estados Unidos anunció que iba a acelerar su calendario para “derrotar” al EI en su base de operaciones de Mosul: en vez de los dos o tres años previstos, el plazo se abrevió a tres meses… hasta que el gobierno tuvo que desdecirse. Estaba claro que el plan de lograr los objetivos en ese periodo no era creíble, porque el ejército iraquí tuvo que retroceder hace solo medio año, y existen pocas ganas de llevar a cabo una dura campaña contra la insurgencia en el corazón del territorio suní. El gobierno de Bagdad quiere dictar los tiempos, con razón. Sus dos mayores apoyos no están dispuestos a colaborar entre sí. El ejército iraní es cada vez más importante en la lucha contra el EI y encabeza la campaña para recuperar Tikrit; Estados Unidos no ha intervenido en esa iniciativa (de forma deliberada, ya que no quiere arriesgarse a sufrir un incidente de fuego amigo ni ningún otro tipo de problemas con los iraníes). En esas circunstancias, Washington no tenía capacidad para sugerir un calendario nuevo y, cuando lo hizo, creó más problemas de los que resolvió.

El gobierno de Obama se encuentra en una encrucijada. Si su mensaje fundamental es que los aliados deben asumir más responsabilidades (que era su intención cuando comenzaron los bombardeos), tiene que dejar muy claro que la actuación estadounidense va a estar sujeta a estrictas limitaciones. Si lo que quiere transmitir es que Estados Unidos va a encabezar una campaña agresiva y acelerada contra el EI, entonces debe decir que están abiertas todas las opciones. Entre ellas, recurrir más a determinados enemigos que comparten la causa común de la lucha contra el EI, aunque dichos enemigos sean odiados por los socios suníes.

A medida que la estrategia de Estados Unidos se entorpece y se vuelve más confusa, aumenta la posibilidad de que se agrave la crisis. Pero eso tiene una siniestra ventaja: ante la perspectiva de una gran catástrofe, tal vez pueda surgir una respuesta coherente y eficaz, tanto si la impulsa Estados Unidos como si se la imponen.

Ian Bremmer es presidente del Eurasia Group y profesor de investigaciones globales en la New York University. @ianbremmer o @eurasiagroup.
Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *