La hipocresía de Modi

Según los partidarios del primer ministro Narendra Modi, su abrumadora victoria en las elecciones generales de la India fue un rechazo generalizado a todo lo apoyado por el gobierno anterior dirigido por la Alianza Progresista Unida (UPA) y que estuvo liderado por el Congreso Nacional de la India. ¿Se pondrá Modi a la altura de las expectativas de los votantes?

Ciertamente hubo un gran despliegue publicitario. Se afirmó durante la campaña electoral que Modi revertiría el “gobierno deficiente” y la “parálisis política” de la UPA, mediante la introducción de un enfoque radicalmente nuevo, basado en su modelo corporativista, el “modelo de desarrollo Gujarat”. Al hacer esto, transformaría a la India, liberándola de todas las políticas agotadas e ineficaces de la UPA y, por lo tanto, mejoraría las vidas de millones de personas. “Achhe din aane wale hain” – “los días buenos están llegando” – declararon sus seguidores tras su victoria.

En particular, la máquina de relaciones públicas de Modi proclamó el fin de las dádivas y pactos de concesiones que supuestamente caracterizaron a la coalición de la UPA. Modi se comprometió a tomar las decisiones difíciles que la UPA no pudo, destetando a los ciudadanos de la India de la cultura estatista de “concesiones” y subsidios, mientras aplicaba políticas audaces encaminadas a estimular el crecimiento económico y la creación de empleo. Los ciudadanos de la India de hoy, él aseveró, quieren empleos, no limosnas.

Sólo tomó unas pocas semanas para que la falsedad de estas afirmaciones se ponga de manifiesto. Un ejemplo comúnmente citado de la supuesta mala gestión económica del gobierno saliente fue su política sobre precios del azúcar. Las poderosas cooperativas cañeras, lideradas por algunos de los principales partidarios de la UPA, supuestamente condujeron al gobierno a fijar precios extravagantes y a condonar las deudas incobrables de los agricultores del azúcar, lo que lleva a un exceso de producción.

En lugar de eliminar este sistema, como era de esperar, el gobierno de Modi ha aumentado los subsidios a las exportaciones de azúcar para apoyar una mayor producción, ha elevado los aranceles de importación de azúcar para desalentar a la competencia extranjera, y ha aumentado el porcentaje de etanol a base de azúcar que debe ser mezclado con la gasolina. Su motivación no es difícil de discernir: su partido, el Partido Bharatiya Janata (BJP), confía en que tales concesiones ayudarán a arrebatar el control de la UPA en Maharashtra, el principal Estado productor de azúcar de la India, con miras a las próximas elecciones a la asamblea estatal.

Esta meta, también, explica otro cambio de política. Los críticos de la UPA desde hace ya largo tiempo atrás vienen afirmando que las tarifas insosteniblemente bajas, dictadas por el Estado, para pasajeros y fletes en los servicios ferroviarios – que no podrían cubrir el costo del mantenimiento para garantizar la seguridad de los trenes y las vías, y mucho menos podrían permitir la expansión y mejora del servicio – reflejaban la incapacidad del gobierno para tomar decisiones difíciles.

Es cierto que las políticas de la coalición evitaron una acción decisiva, y ocurrió que un ministro de ferrocarriles fue despedido mediante sumario por el líder de su propio partido – a quien la UPA no pudo enfrentar políticamente – después de tratar de aumentar las tarifas. Pero, en el presupuesto provisional previo a las elecciones el gobierno de la UPA finalmente tomó el trago amargo, proponiendo un aumento del 14,2% en las tarifas ferroviarias y un alza del 6,5% en las tarifas de flete. Observando el código de conducta política de la India, las modificaciones presupuestarias se aplazaron hasta después de las elecciones.

Poco después de asumir el mandato, el gobierno de Modi anunció su intención de aplicar incrementos de precios, aunque las autoridades se aseguraron de hacer hincapié en que ellos sólo estaban  dando cumplimiento a un mandato ya existente. Luego, ante la resistencia del público, moderaron las alzas previstas, en particular en lo respecta al precio significativamente descontado del pase mensual actualmente disponible para los pasajeros que viajan en rutas suburbanas – un segmento importante del electorado en Bombay, la capital de Maharashtra.

Anteriormente, Modi se había mofado de los ministros populistas de la UPA a cargo de la cartera de ferrocarriles por sus políticas distorsionadas que castigaban a las empresas, declarando durante su campaña electoral que los ferrocarriles de la India se deberían gestionar más como los de China, incrementando la inversión pública, incluyéndose inversiones para trenes bala. Sin embargo, inmediatamente después de prestar juramento, él dio su aquiescencia a  precisamente el tipo de pactos políticos contra los que él y el BJP – que ganó una mayoría parlamentaria, y por lo tanto no depende de socios de una coalición para la supervivencia de su gobierno – se suponía que estaban inmunizados.

El gobierno de Modi ha adoptado una postura aún más débil en otra decisión impopular pero necesaria: aumentos de los precios de los combustibles. Con el fin de alinear los precios de los combustibles en la India, acercándolos a los precios del mercado mundial, y permitiendo de esta forma que los productores de petróleo y gas de uso doméstico financien actividades de exploración y extracción, el gobierno de la UPA había anunciado que los precios del gas natural se duplicarían  a partir del 1 de abril. Pero, tal como ocurrió con las tarifas ferroviarias, se dejó la decisión final a Modi. Y, en vez de hacer lo que era necesario – aún culpando en el proceso a sus predecesores – Modi aplazó la decisión hasta septiembre.

Esta hipocresía ha caracterizado casi todas las decisiones de política que el gobierno del BJP ha tomado hasta ahora. A pesar de fuertes críticas al BJP provenientes del pacto de Cooperación Nuclear Civil entre Estados Unidos e India – un triunfo de política exterior considerado como distintivo de la gestión de la UPA – el gobierno de Modi acaba de ratificar un “protocolo adicional”, otorgando acceso al Organismo Internacional de Energía Atómica a las instalaciones nucleares civiles de la India.

Aún más, el BJP se había opuesto a la interacción con el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, condicionando dicha interacción a avances satisfactorios en el enjuiciamiento y castigo de los autores de los atentados del año 2008 en Bombay, que mataron a 164 personas e hirieron a más de 300. Sin embargo, Sharif fue invitado de honor durante la posesión de Modi, e intercambió regalos con el afable nuevo líder de la India.

El gobierno de Modi también ha adoptado el Impuesto a los bienes y servicios propuesto por la UPA, que había sido detenido por la oposición proveniente de los Estados gobernados por el BJP (incluyendo el Estado de Gujarat de donde es originario Modi). Y, ahora este impuesto va a ir a fortalecer los esfuerzos antiterroristas nacionales, que anteriormente habían sido denunciados por Modi como un asalto al federalismo de la India.

Muchos partidarios de Modi en los medios de comunicación ya han comenzado a censurar la serie de abdicaciones políticas que Modi ha llevado a cabo desde su campaña. Los ciudadanos de la India que pensaban que habían votado por el cambio están empezando a preguntarse si el BJP se ha limitado a llevar a cabo un reprís de las políticas del gobierno de la UPA. Como miembro del gobierno anterior, debo decir que eso no sería algo malo.

Shashi Tharoor, a former UN under-secretary general and former Indian Minister of State for Human Resource Development and Minister of State for External Affairs, is currently an MP for the Indian National Congress. His most recent book is Pax Indica: India and the World of the 21st Century. Traducido del inglés por Rocío L. Barrientos.

1 comentario


  1. Hello Sir,

    I was searching for some Article of GST today when I came across your site.
    Awesome Stuff
    Actually, I just launched a Blog that latest GST information and Updates. All I’d ask is that you’d consider mentioning it on your blog or writing a review.
    Cheers,
    [Rahul]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *