La muerte de una estrella del K-pop nos recuerda cómo el sistema judicial le falla a las mujeres

El retrato de la estrella de K-pop, Goo Hara, rodeada de flores un homenaje en un hospital de Seúl el 25 de noviembre de 2019. (strella de K-pop, Goo Hara, rodeada de flores un homenaje en un hospital de Seúl el 25 de noviembre de 2019. Foto de STR/Dong-A Ilbo/AFP vía Getty Images)
El retrato de la estrella de K-pop, Goo Hara, rodeada de flores un homenaje en un hospital de Seúl el 25 de noviembre de 2019. (strella de K-pop, Goo Hara, rodeada de flores un homenaje en un hospital de Seúl el 25 de noviembre de 2019. Foto de STR/Dong-A Ilbo/AFP vía Getty Images)

En Corea del Sur, la muerte de la estrella del K-pop Goo Hara está reabasteciendo la ira contra los delitos sexuales contra las mujeres, y la percepción generalizada de que las fuerzas del orden público no han logrado abordar el problema de manera efectiva.

El domingo Goo, de 28 años, exmiembro del grupo femenino Kara, fue encontrada muerta en su casa de Seúl. La policía aún no ha comentado sobre la causa de la muerte, pero se informó que Goo había sido hospitalizada a principios de este año por un supuesto intento de suicidio, en medio de un escándalo que desató un torrente de abusos.

Después de su muerte, dos nombres previamente poco conocidos comenzaron a aparecer en las redes sociales coreanas: Choi Jong-bum y Oh Duk-shik. El primero es su exnovio, acusado de filmar a Goo desnuda en momentos íntimos y luego chantajearla amenazando con publicar el video, entre otros cargos. El otro es el juez que absolvió a Choi de ese delito en agosto, mientras lo condenó por otros cargos, incluyendo agresión.

Las cámaras espía, o “molka”, se han convertido en un tema candente en Corea del Sur. Las manifestaciones anti-molka del año pasado, que llevaron a un número histórico de mujeres a las calles de Seúl, fueron seguidas por meses de tendencia mediática. Varios sectores del gobierno declararon una “guerra contra el molka”, incluidas campañas llamativas en busca de cámaras en baños públicos.

Pero la realidad ha resultado más aleccionadora que los titulares. La mayoría de los proyectos de ley relacionados con cámaras espía, incluyendo algunos que apuntan a multar o encarcelar a los proveedores de servicios que no eliminan esas filmaciones de sus sitios web, continúan deteniéndose en la Asamblea Nacional, dejando a las víctimas de estos crímenes tratando de encontrar justicia en un sistema defectuoso.

Según las estimaciones policiales, Corea del Sur tuvo más de 6 000 casos reportados de cámaras espía cada año entre 2013 y 2017. Una abrumadora mayoría de las víctimas son mujeres, y la mayoría de los perpetradores son hombres. Los delincuentes pueden enfrentar hasta cinco años de prisión, aunque eso rara vez ocurre incluso en los casos más graves. La mayoría de los perpetradores reciben multas como castigo.

Durante años, los críticos han denunciado las condenas leves, creyendo que motiva a los hombres a repetir los delitos. Eso no es difícil de hacer en la internet increíblemente rápida de Corea del Sur, llena de centros no regulados para intercambiar contenido ilegal. Los videos de cámaras espía a menudo se consumen como pornografía “natural” y “se ven sin crítica, como cuestión de gustos”, dijo Ha Yena, una activista anti cámara espía.

Después de que el infame escándalo de Burning Sun estallara a principios de este año, involucrando a grandes figuras masculinas del K-pop de filmar y distribuir contenido de cámaras espía, el tema volvió a ser centro de atención. “Las encontramos por internet, vamos a un bar de striptease y las violamos en el auto”, escribió el cantante y compositor Jung Joon-young —quien podría enfrentar siete años de prisión por cargos de cámara espía y violación en grupo— en un chat grupal entre los acusados. La controversia conmovió a las mujeres coreanas, incluso a estrellas como Goo.

“Cuando di la noticia sobre el chat grupal de Jung”, dijo la reportera de SBS, Kang Kyung-yoon, en una entrevista televisiva un día después de la muerte de Goo, “Goo Hara me llamó directamente después de ver mi artículo. Ella dijo que quería ayudar. …Estaba sufriendo porque [su ex novio] fue absuelto del cargo de molka”.

Las manifestaciones de cámaras espía del año pasado fueron provocadas, dijeron las manifestantes, por una falta de sensibilidad de género en la aplicación de la ley. La judicatura de Corea del Sur es predominantemente masculina. La mayoría de los policías coreanos son hombres. Una mujer nunca ha sido presidente del Tribunal Supremo, jefe de la Agencia Nacional de Policía o fiscal general. Solo hay 30% de juezas.

Después de la muerte de Goo, la atención renovada a su caso está provocando una frustración similar, con un periódico incluso diciendo que el equipo del juez Oh tenía “cero sensibilidad de género”. Algunas de las razones del juez para absolver a Choi incluyen lo siguiente: después de que la pareja se conoció en un programa de televisión, Goo contactó a Choi primero a través de Instagram. También tuvieron relaciones sexuales regularmente. Goo misma tomaba regularmente fotos personales y sensibles de Choi. Sin embargo, ninguno de estos motivos se relaciona con los cargos de Choi ni muestra una comprensión del consentimiento y las experiencias de las mujeres.

Las preocupaciones por el sistema judicial son más profundas que los crímenes de cámara espía. Hace unos meses, un estudiante universitario recibió libertad condicional después de golpear a su novia hasta la muerte por mostrar interés en otro hombre. Según los informes de los medios, el juez dijo que el asesinato parecía “accidental” y que “parecían estar profundamente enamorados”.

“El poder Judicial parece tener menos conciencia que los ciudadanos comunes”, criticó Heo Min-sook, profesor de la Universidad Ewha Womans. Su estudio de 2014, que analizó más de 100 asesinatos cometidos entre parejas, descubrió que los jueces tenían muchas más probabilidades de usar palabras como “accidente” e “ira” para describir los motivos de los perpetradores masculinos, una forma implícita de culpar a las víctimas.

La muerte de Goo se produce apenas 41 días después de la muerte de su amiga íntima Sulli, otra famosa y querida estrella del K-pop que había sufrido enormes cantidades de ciberacoso y abuso en línea.

Las muertes, tan cercanas entre sí, son una llamada de atención escalofriante a las duras realidades, no solo para las estrellas del K-pop, sino para todas las mujeres de Corea del Sur, peligrosamente vulnerables ante el abuso y la violencia.

Haeryun Kang es periodista independiente en Seúl y camarógrafo en el startup videocusIN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *