La negrita rubia

Si en algún sitio puede encontrar Cristina Cifuentes bálsamo, que no cauterio, para sus heridas es en el Capítulo IX del Libro Primero de los Ensayos, en el que Montaigne advierte: “Sé bien que los gramáticos distinguen entre decir mentira y mentir; y dicen que decir mentira es decir cosa falsa, mas considerando uno mismo que es verdadera”. A esa distinción aludía, sin saberlo, el dirigente del PP que, según me cuentan en la redacción, explicaba, zumbón, en la convención de Sevilla: “Nunca he visto mentir a nadie con tanta sinceridad”.

Cuando estalló el escándalo, la presidenta de la Comunidad de Madrid creía haber cumplido con los laxos requisitos del máster que medio le regalaron, como a tantos otros, en la Rey Juan Carlos, aunque no recordaba los detalles. Son tantas las cosas trascendentes y/o dramáticas que han ocurrido en su vida personal y/o política, durante los seis años transcurridos, que no es de extrañar que las minucias de aquella simulación académica generalizada -que si la matrícula, que si los créditos, que si el trabajo final- estuvieran desdibujadas por completo en sus recuerdos.

Precisamente, por eso, hubiera tenido que ceñirse a la recomendación con la que Montaigne introduce su reflexión anterior: “No falta razón cuando se dice que aquel que no se siente bastante seguro de su memoria, no ha de meterse a mentiroso”.

La negrita rubiaEn su fuero interno puede consolarse, pensando que ella creía haber actuado conforme a las normas vigentes y que fue eso, y no otra cosa, lo que trató de transmitir. Pero verbalizarlo ahora sólo empeoraría aun más su situación, pues muchos verían en ello una nueva falacia y alegarían que Cristina Cifuentes traspasó con desparpajo la frontera entre el “decir mentira” y el “mentir” desde el mismo momento en que, durante su comparecencia ante la Asamblea de Madrid, acomodó su relato a las pruebas falsificadas bajo la batuta del estafador Alvárez Conde.

Lo que ha hundido a Cifuentes no es lo que pasó en 2012 en la Rey Juan Carlos, sino lo que ha pasado ahora en la Puerta del Sol. O sea la cocción, aliño y emplatado de la mentira. Exactamente lo mismo que le sucedió a José Manuel Soria -otro “inseguro de su memoria”- cuando se enfangó en las arenas movedizas de las omisiones y medias verdades sobre actividades familiares remotas en paraísos fiscales. El narizómetro de La Sexta lo dejó para las mulillas.

Merece la pena profundizar en esto porque todos sabemos que la mentira es el mayor denominador común de la vida política. Hasta el extremo de que, a menudo dan ganas, de apuntarse a la famosa propuesta de Swift, y promover una ley que obligue a los políticos a decir la verdad durante tres meses al año, de manera que podamos convivir con la mentira durante los nueve restantes, sin ningún atisbo de mala conciencia cívica.

Pero si en la política española se miente continuamente y a pierna suelta, conviene preguntarse por qué hay mentiras letales como las de Cifuentes, las de Soria, o, desgraciadamente, en sentido estricto, las que rodeaban en el momento de su óbito a Rita Barberá; y, sensu contrario, por qué hay otras, de mucha mayor enjundia y gravedad, que quedan impunes, como parte de la monotonía del paisaje.

Para esbozar una respuesta, propongo afrontar la etiología de las mentiras de los políticos, no desde la intencionalidad de sus emisores, como hace Montaigne, sino desde la percepción de sus receptores. Y adelanto que la experiencia me lleva a distinguir, no entre mentiras involuntarias y mentiras voluntarias, sino entre mentiras verosímiles y mentiras inverosímiles. O sea entre aquellas que, con apariencia de verdad, pueden embaucar a su receptor, aun a costa de dejar abierto el flanco de la duda, y aquellas que, resultando tan patentemente mendaces, cuando no decaen terminan convirtiéndose en expresiones de dominación o incluso tortura.

Cualquier lector de Orwell entiende la diferencia entre los noticiarios cinematográficos que informaban de los cambios de alianzas entre Eurasia, Oceanía y Asia Oriental, utilizando las mismas escenas bélicas, y la sesión de la habitación 101 en la que O’Brien explica a un Winston Smith, al borde de la total alienación, cómo dos y dos pueden sumar cuatro, pero también tres, cinco o “todo eso a la vez”.

Entre la humana disposición a la servidumbre voluntaria y la confesión de crímenes no cometidos, con tal de agradar al dictador, existe ese vasto reino de las tragaderas en el que una opinión pública, convenientemente pastoreada, se instala en la asunción de lo inverosímil confortable.

Hubo un caso flagrante, a finales del siglo pasado, cuando se nos hizo creer que Felipe González ignoraba que su ministro del Interior y su Secretario de Estado de Seguridad gestionaban una trama que mataba y secuestraba personas; y ni siquiera despachaba sobre el asunto con el jefe de los servicios secretos. Es el antecedente más parecido de la verdad oficial, hoy en día vigente, según la cual la contabilidad B del PP alternaba anotaciones auténticas con anotaciones falsas cuyo propósito era hacer creer a la posteridad que Mariano Rajoy -quien, por supuesto, tampoco se enteraba de nada- cobraba sobresueldos ilegales, 343.000 veces más infamantes que el máster de Cifuentes.

Siendo, como se ve, la mentira inverosímil el predio de los Césares, cabría preguntarse cómo puede estar sobreviviendo a una tan gorda alguien que gobierna en situación de extrema debilidad parlamentaria, demoscópica y reputacional. La explicación está en el lucrativo afán de los desvalijacadáveres, que hacen su agosto durante todo el año, mientras mantienen con respiración asistida al moribundo. Un día habrá que catalogar a los Polancos de Rajoy. El mismo papel que ejerció durante el felipismo, con tanto virtuosismo como ninguna virtud, el legendario patrón de Prisa, se lo ha repartido durante el marianismo, un elenco de variopintos personajes. Desde el traidor que ha entregado la ciudad que brillaba en la colina a cambio de la supervivencia personal, hasta el camaleón que ha puesto una vez más precio a su chaqueta.

Pero quienes de verdad se han forrado el riñón a costa de la nulidad del Estafermo han sido los príncipes y lacayos del duopolio televisivo. Ellos inocularon el veneno de Podemos para dotar de sentido al antídoto y ellos dan cancha ilimitada a los golpistas catalanes para preservar la utilidad de quien les planta cara con torpe tibieza.

Poco puede esperarse del expediente de la Comisión de la Competencia. Mientras los demás medios chapotean para sobrevivir, estos dos grupos, con sus correspondientes circos de trapecistas y payasos, siguen convirtiendo en oro el derecho de pernada que supusieron las absorciones liberticidas de La Sexta por Antena 3 y la Cuatro por Tele 5. Hacia dentro funcionan con las reglas implacables de la mafia -que se lo digan al despojado José Lara-, pero hacia fuera fingen esmerarse en la caza de políticos mentirosos y corruptos porque los diosecillos de la audiencia siempre tienen sed.

Como ya dije en su día, en relación a Soria y Barberá, qué festival nos habría deparado el duopolio, si los chanchullos de la vicepresidenta del Gobierno se trataran con el ahínco de los de la presidenta de la Comunidad de Madrid; o, no digamos, si las mentiras inverosímiles de Rajoy pasaran por el filtro del narizómetro, con el rigor dedicado a las mentiras verosímiles de Cifuentes.

Era creíble que la entonces Delegada del Gobierno hubiera acudido el 2 de julio de 2012 a presentar su trabajo de fin de máster al campus de Vicálvaro, pero el empeño por desnudarla ha desmontado adecuadamente su farsa. Era increíble que Rajoy no interviniera en la trama de extorsión y cohecho que se desarrollaba en la sede de Génova, era increíble que Rajoy no se lucrara personalmente con la caja B del PP, era increíble que Rajoy no supiera lo del dinero en Suiza cuando mandó los SMS a Bárcenas, pero todos los refajos de su apariencia de honorabilidad siguen intactos. Entre otras razones, porque cuando alguien como yo presenta ante la Comisión de Investigación del Congreso veintiúna pruebas e indicios, que podrían abastecer horas y horas de narizómetro, el duopolio marianista los ignora por completo. No me extraña que a Jiménez Losantos le hierva la sangre cuando le agreden desde tamaña hipocresía.

Hay un dicho que sostiene que “una hormiga que se mueve hace mucho más que cien bueyes dormidos” y ese parecía ser el lema de Cristina Cifuentes. Su entusiasmo renovador, su capacidad de trabajo, su simpatía a raudales, su apertura mental no sólo la llevaron a la cima de la Comunidad y el PP de Madrid, sino que la habían convertido en alternativa a Rajoy y candidata a sucederle. Pero, como ya les pasó a Gallardón y Aguirre, es imposible ser a la vez levantisco y conformista.

La pretendida transigencia cero de Cifuentes con la corrupción colapsó cuando se desdijo ante el juez de las denuncias que había formulado en privado sobre las presiones y amenazas de Maruhenda y Casals en el caso Lezo. Ellos bailan ahora, qué amarga lección, con los bolsillos bien llenos, sobre el proyecto de cadáver hacia el que han orientado los puñales de la izquierda.

A Cifuentes aun le hubiera quedado, o le queda, la salida de marcharse dignamente y por propia iniciativa a su casa. No tendría que ser un viaje sin retorno porque ningún fantasma penal la persigue. En la vida se cometen equivocaciones pero los pecados se expían; y si es con ejemplaridad, mejor.

Lo que lleva camino de aniquilarla para siempre es la resignación a dejar su suerte en manos de Rajoy, renunciando a toda singularidad ante la opinión pública, perdiendo el dominio de sus actos, convirtiéndose en una ficha desechable más en el tablero de la estrategia partidista.

A menos que exista un pacto para que la mentira verosímil de Cifuentes quede subsumida en una mentira inverosímil de Rajoy y adquiera así la intangibilidad de lo sagrado; es decir a menos que el presidente suture la herida con un decreto demiúrgico: “Señores del duopolio, mis fieles clientes y leales vasallos, yo también estaba en el campus de Vicálvaro el día que Cristina defendió su trabajo ante el tribunal”; a menos que ese milagro de la primavera la proteja, la presidenta de Madrid ya puede ir adornando sus rubios cabellos con las guirnaldas de flores que las doncellas, que cumplían el papel de chivo expiatorio, llevaban cuando se dirigían al altar del sacrificio.

Será la negrita 101, perdón, no, la negrita 102, la negrita 103, la negrita 104 o, para ser exactos, la indeterminada nueva penúltima negrita que después de Soria, Rita y un señor de Murcia poblará, en calidad de víctima sustitutoria, el cementerio político en el que las almas en pena de tantas glorias nacionales ya sólo aguardan el momento de ver ahorcarse a su pertinaz sepulturero.

Pedro J. Ramírez, director de El Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *