La rebelión de las masas

En los últimos años se ha producido una fractura en la sociedad española que podría determinar el éxito o fracaso de muchas de las organizaciones que vertebran nuestra democracia y nuestra economía de mercado (partidos políticos, corporaciones, empresas y bancos). Esta fractura separa a votantes y consumidores, muchos de los cuales sufren las consecuencias de la crisis, de una élite socioeconómica y política percibida como poderosa y privilegiada. Esta rebelión de las masasconstituye uno de los acontecimientos más relevantes a los que se enfrenta nuestro país.

La manifestación más clara de la fractura entre élite y ciudadanía es la irrupción de Podemos, que se ha convertido en un tiempo récord en la primera fuerza política en voto directo según el CIS y otros institutos. Si Podemos ha conseguido situarse en primera posición es porque su intención de voto es relativamente transversal: gana, por ejemplo, entre los ciudadanos de bajo perfil político (el centro y los que no tienen ideología), condición hasta ahora necesaria y suficiente para la victoria electoral en España; además de penetrar en amplias capas de la izquierda y recabar algún apoyo en la derecha.

La fractura élite-ciudadanía no sólo se refleja en la crisis de la política tradicional. Antes de la recesión, el capitalismo también gozaba de un amplio apoyo en España. Según un estudio del Pew Research Center de 2007, el 67% de los españoles —un porcentaje más alto que el registrado en países como Alemania y Francia— aseguraba que el mejor sistema para nuestro país era una economía de mercado. La crisis ha supuesto un vuelco en las actitudes de los ciudadanos españoles: en 2014, el respaldo a la economía de mercado había caído 22 puntos porcentuales, situándose en el 45%. La comparación con 44 países de varios continentes convierte ahora a España en uno de los más anticapitalistas, con un nivel de apoyo al capitalismo sólo por encima de México y Argentina.

Según Mikroscopia, un estudio de MyWord que no mide el respaldo genérico al sistema capitalista, pero sí a sus protagonistas, el 25,5% de los ciudadanos —una cifra nada despreciable— ha sentido durante el último año rechazo hacia las grandes empresas y multinacionales. La desconfianza hacia el mundo financiero es aún mayor: el 36,5%. Nace, por tanto, un nuevo tipo de consumidor, el consumidor rebelde, que no es necesariamente subversivo o radical, pero que sí ha sufrido los estragos de la recesión.

Según el estudio, el 54% de los ciudadanos —cifra apabullante— admite haber pasado a una clase social inferior como consecuencia de la crisis, lo que influye tanto en el rechazo a las grandes empresas como en la desconfianza hacia las organizaciones financieras. Algo similar ocurre en la política: el empobrecimiento a causa de la crisis es un detonante del voto a Podemos. Con todo, ni siquiera quienes no han variado de estrato social como consecuencia de la crisis son del todo ajenos a este sentimiento de rechazo: el consumidor rebelde, como el votante rebelde, es también transversal.

La fractura élite-ciudadanía, tanto en el ámbito económico como en el político, ha ido acompañada de otro cambio social enormemente relevante: en estos años, los españoles se han hecho más activos, solidarios y cooperativos. Los ciudadanos han buscado, por sí mismos y dentro de la propia sociedad, algunas de las soluciones que las grandes instituciones de la democracia y del mercado no les han dado.

En política, los ciudadanos se han convertido en protagonistas: ha aumentado el interés por la política, se ha disparado la movilización ciudadana, han surgido nuevos partidos, y en las próximas elecciones municipales habrá múltiples candidaturas ciudadanas. Según las series del CIS, el interés por la política crece en 8 puntos porcentuales desde antes de la crisis. También ha aumentado la frecuencia con la que se habla de política con amigos (13,3 puntos porcentuales más) o familiares (12,5 puntos); la firma de peticiones (9,4 puntos); la compra de productos por razones políticas (11 puntos), o la asistencia a manifestaciones (6 puntos). El grado de acuerdo con la afirmación de que la política tiene una gran influencia en la vida del ciudadano aumenta en casi 18 puntos, al tiempo que disminuye en 9 puntos el grado de acuerdo con la afirmación de que es mejor no meterse en política. Igualmente, la colaboración con organizaciones de voluntariado o con fines caritativos también crece con la crisis: si antes de la recesión el 22% de los ciudadanos declaraba colaborar con organizaciones de voluntarios o con fines caritativos, en 2013 lo hacía el 34,7%, un 12,9% más.

La sociedad, por tanto, se ha vuelto más activa y solidaria o cooperativa, y no sólo en el ámbito de la política, sino también en el del mercado. Según Mikroscopia, las nuevas formas de compra y de consumo alternativos y colaborativos surgen con más fuerza entre los consumidores rebeldes —los que admiten sentir rechazo por las grandes corporaciones— que entre el resto de los ciudadanos: el intercambio de productos y servicios es 6,4 puntos porcentuales más alto, como también lo es la compra o venta de productos de segunda mano (13,7 y 8,3 puntos más, respectivamente), la acción de compartir productos y servicios que antes se compraban (6,1 puntos más), la compra en establecimientos de consumo responsable (8 puntos más) y la participación en grupos de consumo y compras colectivas (2,8 y 5 puntos más, respectivamente).

Además, la crisis económica actual se produce en un contexto de digitalización veloz de la sociedad. La acción conjunta de los dos propulsores de cambio, la recesión y la revolución tecnológica, es una bomba de relojería para las instituciones y organizaciones asentadas que no sepan descifrar los códigos de la sociedad en Red; por otro lado, constituye asimismo una gran oportunidad para las organizaciones o proyectos que sí sepan hacerlo.

En 1996, únicamente el 1,3% de los españoles era usuario de Internet. En 2012, el uso ocasional de Internet ascendía, según el Pew Research Center, al 79%, un porcentaje similar al de EE UU. Y España era el quinto país del mundo en redes sociales. La sociedad digital ha creado un nuevo tipo de ciudadano y consumidor —en Red— que forma parte de una comunidad de personas ávidas de información, en permanente intercambio de opiniones sobre acontecimientos, servicios, productos o marcas, y siempre alerta y dispuesta a contrastar la veracidad de lo que se dice y la coherencia de lo que se hace. El ciudadano en Red es exageradamente exigente con las organizaciones políticas y económicas, en lo que ofrecen y en cómo lo ofrecen. Y es muy poco manipulable. Triunfar en la sociedad digital, en un contexto de empobrecimiento, exige elevar hasta el extremo los niveles de autoexigencia.

Las instituciones nacidas en la era analógica se han adaptado peor a las demandas de una sociedad digital, moderna, y con una gran parte de ella azotada por la crisis. Esto también explica, al menos en parte, la rebelión de las masas. En el ámbito de la política, según los datos del CIS, menos de la mitad de los votantes del PP y del PSOE se han conectado en los últimos tres meses a Internet, mientras que entre los de Podemos lo ha hecho prácticamente el doble. En el caso del PP, la situación es particularmente crítica: entre los jóvenes de 18 a 24 años, nativos digitales, el PP obtiene menos del 5% del voto, por lo que hay un amplio espacio abierto a marcas jóvenes de centro-liberal, como Ciudadanos. Algunas de las empresas nacidas en la era analógica muestran dificultades similares y, de no reaccionar a tiempo, podrán peligrar, mientras que se abrirán oportunidades para nuevos proyectos empresariales.

La crisis económica y la revolución tecnológica están cambiando nuestra sociedad profundamente. La recesión ha dañado a demasiadas personas. Se ha producido una fractura social que ha deteriorado las bases de apoyo a los partidos, empresas, corporaciones y bancos tradicionales. Este divorcio no se ha traducido en resignación porque los ciudadanos y consumidores cuentan con plataformas tecnológicas que les ayudan a transformar su rebelión en esperanza, articulando acciones e iniciativas hasta ahora inexistentes. La ruptura con organizaciones tradicionales ha tenido ya consecuencias en el ámbito político, según se vio en las elecciones europeas, y las está empezando a tener igualmente en el ámbito económico. Reconciliar al ciudadano con el sistema político y económico es probablemente el reto más importante que no sólo los partidos, sino también las grandes corporaciones, tienen ahora mismo por delante.

Belén Barreiro es directora de MyWord y expresidenta del CIS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *