Las 10 mujeres más influyentes de 2013

Las mujeres del año ayudaron a recuperar la economía del borde del fracaso, trabajaron en contra de la tiranía, y defendieron la igualdad, la educación y la justicia. Por sobre todo, nos hicieron ver cuánto falta aún por hacer.

Malala Yousafzai

Si 2012 fue el año en que la mayoría de nosotros escuchó sobre la niña pakistaní de 14 años, 2013 fue cuando aprendimos que nadie podía hacerla callar, especialmente los hombres talibanes que intentaron matarla.

Malala se había convertido en la firme defensora del derecho a la educación que todas las niñas tienen, un panorama aterrador para los talibanes. En octubre de 2012, extremistas que portaban ametralladoras entraron a un autobús escolar, preguntaron por Malala y luego, le dispararon en la cara.

En lugar de intimidarla, el talibán la convirtió en su peor pesadilla: una poderosa niña más admirada y elocuente que nunca.

Este año descubrimos que el impacto de Malala sólo está comenzando. Como principal candidata para el Premio Nobel de la Paz, su defensa de las niñas inspira esperanza alrededor del mundo. Y éste es sólo el comienzo.

Nadezhda Tolokonnikova de Pussy Riot

¿Qué pasa con los políticos machistas que tanto miedo le tienen a las mujeres valientes?

En Rusia, la represión a la oposición política del presidente Vladimir Putin estimuló una fuerza insólita, el desafiante grupo de punk rock llamado Pussy Riot. La banda femenina protestó en contra del creciente autoritarismo de Putin. Cuando cinco de ellas, se expresaron con una canción en contra de Putin, “Punk Prayer” en la principal catedral ortodoxa de Moscú, dos de ellas -Nadezhda Tolokonnikova y Maria Alyokhina- fueron arrestadas y puestas en prisión.

¿Por qué decidió Putin liberarlas antes de que se cumpliera la sentencia? Porque Pussy Riot se ha convertido en un sinónimo de la severidad del régimen de Putin. La franqueza del grupo levantó una protesta internacional tan fuerte que incluso el presidente ruso, quien normalmente no se ve afectado por la opinión pública global, comenzó a sentir la presión.

Tolokonnikova envió cartas en las que describía la brutalidad de la vida en prisión y comenzó una huelga de hambre. Cuando fue liberada de prisión, Tolokonnikova sin temor gritó “Russia sin Putin”. Ella y Alyokhina descartaron la liberación como una táctica de relaciones públicas, llevada a cabo por un presidente que estaba tratando de promover su imagen antes de los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Sochi, Rusia. Esto es exactamente lo que fue.

Víctima de violación de Delhi

A medida que el 2012 estaba llegando a su fin, una horrenda violación en grupo ocurrió en la capital de la India; esto captó la atención del mundo durante los meses siguientes y sobre todo, sensibilizó a las personas sobre la crisis de la violencia contra la mujer.

La víctima de la violación en Delhi, una estudiante de fisioterapista de 23 años, resultó gravemente herida y murió a consecuencia de las heridas internas en 2013. Su trágico caso impulsó a los hombres y mujeres de la India a pelear en contra de la epidemia de violaciones en ese país, una batalla que continúa frente a ataques incluso más brutales.

Angela Merkel

Cuando la Unión Europea estuvo a punto de caer en el abismo económico, hubo una líder que lo mantuvo todo a flote, haciéndole frente a la crítica y manteniéndose firme en un polémico programa de austeridad a pesar del vilipendio y la recriminación. La política puede no haber sido la mejor ruta hacia la recuperación, pero en medio del caos, fue Merkel quien salvó a la Unión. Forbes la nombró la mujer más poderosa del mundo, como lo ha hecho durante ocho de los últimos 10 años. Los alemanes la reeligieron para un tercer período a principios de este mes.

Ella sale de la crisis como la indiscutible lider de la Unión Europea y como una jugadora clave mientras Estados Unidos y Europa luchan por mantener su prestigio económico y político de cara a una China emergente y a un caótico Medio Oriente.

Hillary Clinton

Cuando Malala habló en Estados Unidos este otoño, Hillary Clinton estaba sentada en la audiencia, cuando la joven activista declaró: “Incluso los estadounidenses están esperando tener una mujer presidente”.

La interminable especulación respecto a si Clinton se postulará para la presidencia en 2016 se sostiene por la creencia de que tiene muchas probabilidades de convertirse en la próxima presidenta de Estados Unidos. En gran parte, ella es el símbolo de la incompleta búsqueda de la igualdad. Pero si llega a ocupar el cargo, su impacto sería mucho más que algo simbólico. Tendría más poder que cualquier persona en la tierra, así como la oportunidad de verdaderamente volver a darle forma al mundo.

Sea cual sea su decisión, nadie cuestiona sus capacidades. Ella ya ha dado respuesta a la pregunta, “¿Está una mujer calificada para ser presidenta de Estados Unidos?” con un enérgico, “¡Es una locura que lo preguntes!”

Michelle Bachelet

En el año 2006, los votantes en Chile eligieron a Michelle Bachelet para que ocupara la presidencia durante cuatro años. Este año, la reeligieron. Durante los últimos años, la ex prisionera política y pediatra se convirtió en la primera directora de ONU Mujeres, que trabaja por la igualdad de género global.

Bachelet viene de América Latina, la tierra que nos dio la palabra “machismo”. Pero su ejercicio le ha demostrado a América Latina que el carisma y la habilidad no tienen género. ¿Puede una mujer ser una buena presidenta? Los votantes han dicho dos veces que sí.

Janet Yellen

He aquí un nombre que vas a empezar a escuchar con frecuencia: Janet Yellen. La brillante economista fue nominada por el Presidente Barack Obama para convertirse en la banquera más poderosa del mundo, al dirigir la Reserva Federal de Estados Unidos. Yellen está ampliamente calificada para desempeñar el cargo. Tiene un enfoque ligeramente más enfocado al crecimiento que su predecesor, y esa es una buena noticia para los desempleados, quienes aún enfrentan dificultades a pesar del auge de la bolsa de valores y un moderado crecimiento económico.

Yellen, quien es altamente respetada y muy pronto se convertirá en directora de la Reserva Federal se pondrá manos a la obra y abordará algunos de los retos que enfrenta la economía de Estados Unidos. ¡Qué país tan afortunado!

Sheryl Sandberg

En lo que muchas personas consideran es una era post-feminista, las mujeres están buscando estudiar una carrera, formar una familia y destacarse en algún área sin ver hacia atrás. Sheryl Sandberg, la directora general de una de las compañías de medios sociales más exitosa del mundo, Facebook, se tomó el tiempo para detenerse y examinar el entorno.

Es el tiempo, instó, a que las mujeres vayan un paso más allá. En su éxito de librería, “Lean In”, exhortó a las mujeres a ir en busca de sus ambiciones. La igualdad aún no se ha hecho presente dijo, inspirando a las mujeres del post-feminismo a romper barreras.

Sandberg podría llegar a impulsar el feminismo una vez más.

Beyoncé

Hubo una época en la que las mujeres artistas eran los juguetes de los hombres de negocios y de las compañías. Hoy en día, muchas de las mujeres artistas más exitosas tienen el control de sus carreras y se han trazado sus propios caminos.

Hay muchos ejemplos, pero quizá ninguno sea tan impresionante como el de Beyoncé, cuya carrera sigue alcanzando nuevas alturas. Ya ha acumulado una gran fortuna -calculada en 300 millones de dólares-, ha deleitado a sus fans y ha logrado sorprender a todos de forma deslumbrante.

Al final de 2013, la artista de 32 años dio a conocer un “álbum visual“, un álbum en línea grabado y filmado mientras viajaba por el mundo en un tour de conciertos extremadamente exitoso. Cuando importantes corporaciones condenaron el mercadeo poco ortodoxo de su nuevo lanzamiento, ella los enfrentó sin problemas, sorprendiendo a los compradores de Walmart cuando apareció ahí en persona y pagó por sus compras navideñas.

Beyoncé podría estar revolucionando la industria de la música.

Las conductoras saudíes

¿Recuerdas la Primavera Árabe? Gran parte de ella ocurrió en 2013. Nunca antes había llegado al Reino de Arabia Saudita, en donde el concepto de democracia es tan distante que las mujeres, en muchos aspectos, son tratadas como niños.

Entre las muchas restricciones que enfrentan podemos mencionar la ley particularmente paralizante que les prohíbe conducir autos. A pesar de varios arrestos, las mujeres saudíes obstinadamente demandan su derecho de conducir, una necesidad simbólica y práctica. Han llevado a cabo varios actos de desobediencia civil, y planean seguir haciéndolo hasta que logren su objetivo.

Podrían llegar a iniciar una revolución silenciosa.

Las opiniones expresadas en este comentario le pertenecen exclusivamente a Frida Ghitis.

Frida Ghitis es una columnista de asuntos mundiales para The Miami Herald y World Politics Review. Trabajó como productora y corresponsal de CNN y escribió The End of Revolution: A Changing World in the Age of Live Television (El fin de la revolución: Un mundo cambiante en la era de la televisión en vivo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *