Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

Esta es una nebulosa: Una nube gigante de gas y un lugar donde nacen las estrellas. Se llama nebulosa de Carina.

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

Carina es una de las regiones de formación estelar más grandes de la Vía Láctea. Se encuentra a unos 7,600 años luz de distancia.

Esto significa que se necesitarían 7,600 años viajando a la velocidad de la luz para ir de la Tierra hasta la región de Carina. Entonces, esta no es la nebulosa de Carina cómo se ve hoy, sino cómo se veía hace 7,600 años, cuando la luz registrada por el nuevo telescopio James Webb dejó su fuente de origen.

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

Es una locura, ¿cierto?

Todo lo relacionado al telescopio Webb es alucinante. Consideremos lo siguiente: los humanos enviaron un telescopio del tamaño de una cancha de tenis al espacio y lo estacionaron cuatro veces más lejos de lo que está la luna.

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

El telescopio orbita alrededor del Sol, con la Tierra, solo para que podamos tomar algunas fotos.

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

La primera imagen del Webb que se hizo pública mostró miles de galaxias tal como aparecieron hace unos 13,000 millones de años. Eso es casi tan atrás en el tiempo como el propio Big Bang:

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

Recordemos, la mayoría de los círculos y manchas de colores en esta imagen son galaxias, no estrellas. Las galaxias pueden contener miles de millones de estrellas y planetas. Y todo el cuadrado de arriba representa apenas una pequeña mota de espacio: la NASA lo compara con el trozo de cielo que estaría cubierto por un grano de arena sostenido con el brazo extendido en la superficie de la Tierra.

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

El Big Bang en sí no es algo que vayamos a poder ver con el telescopio Webb. Pero las imágenes que produce el telescopio nos ayudarán a saber cuándo y cómo se se formaron los primeros objetos celestes a medida que el universo se fue enfriando.Para dar una idea de lo que puede hacer el Webb, esto es lo que pudimos ver en la misma región del espacio antes y después del telescopio Webb.

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

El Webb nos ayudará a comprender mejor el universo, no solo cómo se forman las galaxias. La foto a continuación nos muestra cómo se ve una estrella similar a nuestro sol mientras muere:

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

A medida que la estrella pierde fuerza, se va despojando de sus capas exteriores, creando en el proceso una nube de gas (el anillo colorido que rodea el núcleo). Este tipo de imágenes nos ayudará a comprender cómo las estrellas moribundas dispersan átomos y moléculas en el espacio, y cómo eso modifica la química del universo.

Con el Webb también podremos ver cómo nacen las estrellas. Esta imagen muestra un grupo de cinco galaxias. Algunas de las galaxias están tan cerca que chocan entre sí, formando nuevas estrellas. Las estrellas más jóvenes son azules, las más viejas son rojas.

Las fotos del telescopio espacial son hermosas... y confusas. Nosotros te ayudamos a entenderlas

Finalmente, el telescopio Webb le permite a los científicos recolectar datos sobre la composición química de estrellas y planetas fuera de nuestro sistema solar. Este tipo de información detallada nos ayudará con el tiempo a buscar señales de vida en otras partes de nuestra galaxia.

Estas impresionantes imágenes son un gran logro para nosotras y nosotros, los terrícolas. Y dado todas las cosas absurdas que hemos presenciado en la Tierra últimamente, son más que eso. Como mínimo, la enormidad del universo debería poner nuestros problemas en perspectiva. Un poco de insignificancia no nos caería tan mal.

Sergio Peçanha


Fuentes: Yvette Cendes, astrónoma del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, ayudó a la identificación de las imágenes de esta página. Mercedes López-Morales, también del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, y Nikolay Nikolov, del Space Telescope Science Institute, también fueron consultados para este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *