Lo hemos hecho posible. Ahora tú decides

Por Diego Valderas Sosa, coordinador general de Izquierda Unida (EL PAÍS, 01/11/06):

Una vez aprobado el Estatuto por la Comisión Constitucional del Congreso y antes de su aprobación por el Pleno, es el momento de pararse a distinguir las voces de los ecos, como le gustaba hacer a nuestro poeta y maestro, Antonio Machado. Es el momento de distinguir las voces, recogidas en los Diarios de Sesiones del Parlamento y del Congreso, de los ecos que recogen los medios de comunicación, pues será en febrero de 2007, cuando todos tendremos que escuchar, entre las voces, solamente una: la del pueblo andaluz.

Una realidad es incontestable: si hoy hay un Estatuto aprobado por el Congreso es porque previamente el Parlamento andaluz lo aprobó con los únicos votos de la izquierda, de IU y del PSOE, como ha recordado el propio Chaves al valorar positivamente el papel imprescindible jugado por nuestra fuerza política. Basta recordar las voces del PP que negaban la necesidad, el interés o el sentido a la reforma del Estatuto o los maximalismos del PA, que supeditaban todo a la definición de Andalucía como nación. Basta recordar el obstruccionismo de ambos, abandonando la ponencia e intentando dilatar el calendario. Basta recordar, finalmente, la evidencia de que PP y PA dieron un no al Estatuto en el lugar donde se residencia la capacidad de autogobierno del pueblo andaluz, su Parlamento.

IU LV-CA ha luchado durante más de un año de debate para hacer posible un Estatuto avanzado, progresista, social y de máximos en el marco de la Constitución que habrá de ser interpretada y, en su momento, reformada, con una orientación federal del Estado. Basta recordar lo que han sido algunas de nuestras reivindicaciones, hoy conseguidas: la ampliación de los derechos sociales y de las competencias de la comunidad, el mantenimiento de la Deuda Histórica y de la reforma agraria, el enfoque multilateral y solidario del sistema de financiación autonómico, las gestión exclusiva del Guadalquivir, la inclusión de un Título sobre medio ambiente, el reconocimiento del empleo pleno de calidad como objetivo político, o la vinculación de la realidad nacional de Andalucía con el proceso actual e histórico de nuestro pueblo. Todo ello da cuenta del buen trabajo desarrollado por IU LV-CA y del magnifico resultado en defensa de los intereses de Andalucía.

El PP pretende ahora apropiarse del Estatuto y rebajar su contenido para justificar su sí y sacar réditos sociales y electorales que no merecen. A cambio de sacarse la espina del 28-F se han tragado un Estatuto con educación laica, muerte digna, derechos sociales, reforma agraria, deuda histórica, Guadalquivir andaluz, realidad nacional, empleo de calidad, red pública de servicios sociales, política medio ambiental, lucha contra la corrupción, contra la violencia de género, etc Como en aquella ruleta con la que jugábamos de pequeño, ahora «todos ganan», pero quien gana claramente son los andaluces.

Hoy, tras los debates y en la recta final del Estatuto, nos sentimos satisfechos e identificados con sus contenidos. Hemos mantenido una posición responsable, firme, abierta al consenso, entendiendo que una norma que marcará el futuro de Andalucía para los próximos treinta años, tenía que facilitar elementos de inclusión de todos, sabiendo que con el mayor y más amplio acuerdo, siempre gana Andalucía.

Nos sentimos protagonistas de primer nivel del nuevo Estatuto, y no vamos a permitir que se pretenda oscurecer nuestro trabajo y entrega posibilitando un acuerdo, que más allá del PSOE y de la incorporación al final del PP, lo ha sido con Andalucía y con los sectores sociales que demandan más justicia, más solidaridad y un modelo de desarrollo sostenible.

Lo hemos hecho posible, y nos sentimos orgullos de haber puesto las ideas y aportaciones necesarias desde esta izquierda que aspira a gobernar Andalucía de forma diferente. Estamos convencidos que para acelerar el cumplimiento progresista del nuevo Estatuto, ahora se necesita más izquierda, un nuevo impulso político, en beneficio de los andaluces. El nuevo Estatuto va a demandar cambios profundos, y con toda seguridad un nuevo gobierno en Andalucía.

Estamos convencidos que la satisfacción de IU se suma a la de las organizaciones sociales, sindicales, culturales, vecinales y ciudadanas importantes, aspectos que nos mueven con más convicción a solicitar la implicación, respaldo y participación de toda la ciudadanía andaluza. Hoy, mientras el PP hace un discurso justificativo por su apoyo al Estatuto, IU-LV-CA lo hace a la ofensiva y desde el orgullo de haber contribuido a situar el mejor instrumento posible para los retos y desafíos de la Andalucía de futuro.

Tras su aprobación, empezaremos a poner en valor su contenido, desarrollándolo y haciéndolo cumplir. El Estatuto y el pago de la Deuda Histórica serán, en esta nueva etapa, el eje central de nuestro trabajo político y compromiso.

Sin embargo, la tarea más inmediata es informar y lograr que todos los andaluces participen del conocimiento más amplio de su nuevo Estatuto y reclamar de ellos su más amplia participación en el referéndum. Su más amplio respaldo será sin duda una llave de garantía para el futuro. Lo hemos hecho posible. Ahora tú decides.