Lo que pasó en Francia es asombroso

La extrema derecha estaba a las puertas del poder.

En la primera vuelta de las votaciones del 30 de junio, la Agrupación Nacional de Marine Le Pen quedó primera con un 33 por ciento de apoyo, ganando más de la mitad de las elecciones locales. Con la previsión de que el partido se quedara a las puertas de la mayoría absoluta, Francia se sumió en un frenesí de especulación y ansiedad. El principal candidato de la Agrupación Nacional, Jordan Bardella, de 28 años, insistió en que solo aceptaría ser primer ministro si contaba con el apoyo del Parlamento. Según los sondeos, parecía bien situado para exigir un mandato.

Pero la segunda vuelta del domingo demostró que estaba equivocado. Bardella no solo quedó muy lejos de la oficina del primer ministro, sino que su partido quedó tercero, con 143 escaños. Aunque el número de escaños aumentó respecto al anterior, que era 89, está muy lejos de las predicciones de hace unos días. La coalición del presidente Emmanuel Macron, que se había quedado rezagada durante toda la corta campaña, desbarató las expectativas al quedar segunda, con 168 puestos. La mayor sorpresa fue quién quedó primero. El Nuevo Frente Popular, de izquierda, una coalición de cuatro partidos formada apresuradamente antes de estas elecciones, se erigió en la mayor fuerza, con 182 escaños.

Lo que pasó en Francia es asombroso
Baptiste Virot

Es un resultado realmente asombroso. Mediante un impresionante acto de responsabilidad colectiva, se ha frenado a la extrema derecha. Pero Francia no se ha arreglado de repente. Como ningún grupo ha obtenido más de un tercio de los 577 escaños de la Asamblea Nacional, se avecinan problemas. La extrema derecha, aunque escarmentada, se encuentra en una posición más fuerte que nunca, al mando de una coalición electoral creciente y decentemente situada para las elecciones presidenciales de 2027. Pero Francia, gracias a la colaboración pragmática entre partidos y a la resistencia entusiasta de los votantes, ha obtenido una brillante prórroga.

La cooperación entre los adversarios de la Agrupación Nacional fue fundamental para el cambio. Tras la primera vuelta, más de 200 candidatos del Nuevo Frente Popular y de la coalición de Macron se retiraron, lo que permitió a otros candidatos presentarse sin problemas. En lo que la líder de Los Verdes, Marine Tondelier, llamó un “nuevo frente republicano”, haciendo un guiño a la tradición de los votantes franceses de unirse para frustrar a la extrema derecha, se pidió a los votantes que apoyaran a quien pudiera derrotar al candidato de la Agrupación Nacional.

Los electores, sobre todo los simpatizantes de la izquierda, respondieron al llamado. Según un sondeo, en los duelos en los que los aliados de Macron o los conservadores se enfrentaron a la Agrupación Nacional, siete de cada diez votantes de izquierda se decantaron por el candidato anti-Le Pen, y la mayoría de los demás se abstuvieron. El frente no tuvo tan buen desempeño en los duelos entre la izquierda y el partido de Le Pen: aproximadamente la mitad de los partidarios de Macron apoyaron a la izquierda, y uno de cada seis votó por la extrema derecha. El resultado, sin embargo, fue contundente. Escaño tras escaño, la fuerte posición de la extrema derecha no fue suficiente para superar a sus oponentes combinados.

La fuerza de esta movilización fue especialmente notable, dados los mensajes contradictorios de las figuras del gobierno. En los días posteriores a la primera vuelta, el bando del presidente se dividió entre quienes pedían el voto para cualquier candidato anti-Le Pen y otros que se negaban a pronunciarse a favor de Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon, la mayor y más radical fuerza de la izquierda. Muchos en la centro-derecha pidieron a los votantes que bloquearan tanto a Mélenchon como a Le Pen, socavando la sugerencia de que la cuestión principal era frenar a la extrema derecha.

El Nuevo Frente Popular está lejos de estar unido. Mélenchon, que no tiene escaño en el Parlamento, mantiene relaciones tumultuosas con los socialistas de centro-izquierda y los Verdes, así como con los comunistas, quienes querrán evitar que tome el liderazgo. El domingo por la noche, las figuras de centro-izquierda de este bando hicieron gestos hacia la necesidad de un diálogo más amplio y un cambio de cultura política, insinuando ya un acercamiento a Macron y una ruptura con la izquierda más radical. El Nuevo Frente Popular, con apenas un momento para disfrutar de su éxito, pronto podría empezar a astillarse.

Sin embargo, el problema es más profundo que las disputas entre partidos. Aunque se ha frenado a la extrema derecha —como antes en Francia—, ésta ha avanzado significativamente. En las elecciones parlamentarias, el partido ha obtenido históricamente malos resultados debido a su escaso arraigo local: en las últimas décadas solo tenía un puñado de diputados. Ahora tiene 143, un máximo histórico. En las elecciones presidenciales de 2027 partirá desde una posición mucho más fuerte, gracias, entre otras cosas, a la expansión de su apoyo en el electorado de derecha mayoritario.

Ese apoyo es considerable. Desde 2022, la Agrupación Nacional —que durante mucho tiempo ha tenido una fuerte base entre los obreros— casi ha duplicado su apoyo entre los empleados ejecutivos, los llamados profesionales de rango medio y los altos directivos. Su voto sigue inclinándose hacia las personas con bajos ingresos y menor nivel educativo, pero está aumentando más rápidamente entre los que ganan más de 3000 euros al mes. Su mensaje más reciente —resumido en la oferta de Bardella de “restaurar el orden en las cuentas públicas, así como en las calles”— resuena entre los propietarios de viviendas y las personas con empleos de ingresos medios. El ascenso del partido no se debe a una revuelta de la clase trabajadora, como algunos pretenden, sino al apoyo de un sector cada vez más amplio de la sociedad francesa.

En estas elecciones, una alianza ad hoc aseguró la derrota de los candidatos de la Agrupación Nacional. Pero el relativamente buen resultado del Nuevo Frente Popular se basó en su base de votantes de bajos ingresos, construida a través de la oposición al gobierno actual. Como en España el año pasado, una coalición de amplia izquierda se adelantó a la extrema derecha advirtiendo contra la amenaza reaccionaria y ofreciendo beneficios materiales reales a sus propios partidarios. Pero por esta misma razón, el voto anti-Le Pen está lleno de contradicciones. La izquierda se ha opuesto duramente a Macron no solo en política económica, sino también en cuestiones de identidad y control de fronteras. Seguramente se producirán más fricciones.

Más allá del alivio, el verdadero resultado de estas elecciones es el estancamiento. La nueva Asamblea Nacional será aún más confusa que la anterior, y Macron podría verse tentado a jugar a las alianzas para reforzar su autoridad. Su decisión de convocar elecciones anticipadas no ha sido el desastre para su presidencia que parecía ser. Sin embargo, la pérdida de 77 escaños no ha sido un golpe de genio político, y el Parlamento está ahora extraordinariamente fragmentado. Macron ya ha rechazado la dimisión de su primer ministro, Gabriel Attal. Lo que viene a continuación no está claro.

Pero una cosa es cierta. Gracias a una enérgica campaña —y a una saludable dosis de flexibilidad— Francia no tendrá un gobierno de extrema derecha. Y eso es algo que hay que celebrar.

David Broder es autor de Los nietos de Mussolini: el fascismo en la Italia contemporánea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *