Los 40 troleos de Ciudadanos al nacionalismo

1. Los puristas tienen razón. En catalán el eslogan “Ara sí votarem” de Ciudadanos para la campaña electoral del 21 de diciembre debería escribirse “Ara sí que votarem”.

2. Existe una segunda opción en catalán: “Ara sí, votarem”. Esa coma permite ahorrarte el “que”.

3. Pero ese error es precisamente lo que convierte en interesante el eslogan de Ciudadanos. Un eslogan mucho más ácido de lo que se suele estilar en las mojigatas campañas electorales españolas.

4. Porque Ciudadanos se ha apropiado, sin pedirle permiso a nadie, de ese “votaremos” que el independentismo convirtió en el eslogan oficioso de su referéndum ilegal del 1 de octubre.

5. Ciudadanos ha transformado una amenaza (“votaremos para pisotear tus derechos civiles”) en un símbolo de democracia (“esto sí será una votación legal, legítima y constitucional”).

6. “Entre el votaremos que han utilizado estos días y el sí se puede, sólo falta que copien el Limpiando Badalona para hacer combo” decía Empar Moliner, incineradora habitual de Constituciones en TV3 y cómica de guardia del procés, en un tuit del pasado 5 de noviembre.

7. Al independentismo sólo hay una cosa que le duela más que la aplicación de la ley: que Ciudadanos le devuelva su recto sentido a las palabras. Porque todo el éxito del nacionalismo se ha basado en la tergiversación del diccionario.

8. Con ese “Ara sí votarem”, además, Ciudadanos ha castellanizado el eslogan como lo haría un charnego de Hospitalet de Llobregat.

9. O como lo haría el Pijoaparte de Marsé. Que de haber vivido en 2017 en vez de en la Barcelona de los años sesenta votaría hoy, sin duda alguna, a Ciudadanos. Jamás al PSC, a Podemos o a Ada Colau. Mucho menos al nacionalismo.

10. Dicho de otra manera. Con su eslogan, Ciudadanos ha despreciado ese catalán normativo que sólo se habla en los platós de TV3 y en los estudios de Cataluña Radio.

11. Es probable que el error sea involuntario (o más probablemente una decisión de diseño: la coma ensuciaría el diseño del cartel). Pero si yo perteneciera a la Ejecutiva de Ciudadanos no corregiría el eslogan. Mucho mejor en catañol, el segundo idioma más hablado de la comunidad autonómica catalana después del español.

12. Veamos la situación de Ciudadanos en Cataluña durante el ultimo año.

13. Les han llamado el partido del IBEX, furibundos aznaristas, la marca blanca del PP, anticatalanes, propagadores de bulos tóxicos, el extremo centro, demagogos electoralistas, gorrinos, cuñados, asquerosos, cocainómanos, hijos de franquistas y nazis.

14. A Inés Arrimadas le desearon una violación en grupo.

15. Núria de Gispert, expresidenta del Parlamento catalán, hizo público el colegio al que acude la hija de Albert Rivera.

16. Sus sedes son atacadas de forma periódica por los nacionalistas y los podemitas catalanes con la regularidad de un metrónomo (casi treinta ataques desde 2008). Sus carpas, destrozadas. Sus militantes, insultados y agredidos en las calles y las universidades.

17. A finales de 2016, tras el ataque a Miguel García, uno de los muchos portavoces locales de Ciudadanos, una televisión intentó entrevistarlo frente a la sede del partido en Hospitalet de Llobregat. Un vecino lo impidió lanzándoles cubos de agua desde los balcones.

18. El PSOE ha anunciado que no hará presidenta a Arrimadas bajo ningún concepto.

19. Ada Colau y Podemos permitirán con total seguridad un Gobierno independentista si la alternativa es uno liderado por Arrimadas.

20. El PP, que sigue necesitando los votos de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, considera al PSOE como su alternativa natural de Gobierno y sueña con un buen resultado del PSC en las elecciones del 21 de diciembre que le permita hacer presidente al nacionalista Iceta en detrimento de la constitucionalista Arrimadas.

21. El apaño tiene incluso nombre extraoficial: Operación Iceta.

22. Y pesar de todo ello, o quizá precisamente a causa de todo ello, Ciudadanos se encuentra hoy a sólo un punto de ganar las elecciones en Cataluña. Si esto no es un troleo, que venga Dios y lo vea.

23. Como dijo Albert Rivera durante el acto de presentación de campaña celebrado el domingo en La Farga de Hospitalet de Llobregat, Ciudadanos quiere convertirse en el primer Gobierno constitucionalista de la Cataluña democrática. Rivera debería haber dejado caer el micrófono al suelo en ese momento y salir del escenario caminando vacilón.

24. Se rumorea que las encuestas de Metroscopia favorecen sistemáticamente a Ciudadanos y que las expectativas generadas en torno al partido de Albert Rivera no se ven confirmadas después en las urnas. Pero algo ha cambiado durante el último año.

25. Porque PP y PSOE han abandonado el centro sociológico español y han dejado caer del zurrón todos aquellos símbolos que han mantenido unidos a los españoles durante los últimos cuarenta años: la bandera, el nombre de España, la Constitución del 78, la monarquía, el idioma y la igualdad de todos los españoles.

26. Ciudadanos, como un pez basurilla de la democracia, sólo ha tenido que recoger todo aquello que el resto de partidos ha despreciado.

27. “¿Podéis ver a los ciudadanos españoles colgando la bandera en sus balcones y vosotros os permitís el lujo de anunciar una reforma de la Constitución para contentar al independentismo catalán? No hay problema: Ciudadanos acogerá a todos aquellos votantes a los que vosotros consideráis ciudadanos españoles de tercera categoría”.

28. La primera categoría son los vascos y los navarros. La segunda, los catalanes independentistas. La tercera, el resto. La chusma de las banderas españolas en los balcones.

29. Ciudadanos hasta se ha apropiado del 155, ese artículo de la Constitución tan sutil, diplomático y medido que nadie ha notado su aplicación en Cataluña.

30. Y menos que nadie TV3, el sistema educativo catalán y los Mossos d’Esquadra.

31. Por cierto. Mienten o se autoengañan quienes dicen que el 155 ha pacificado Cataluña.

32. Lo que ha pacificado Cataluña es la evidencia de que el procés nació muerto, sin estructuras, ni poder, ni fuerza, ni financiación, ni territorio, ni apoyo popular suficiente. Y por supuesto, la huída de empresas, el rechazo de la UE y el ridículo diario de un Puigdemont a cuyo lado Beppe Grillo es Churchill.

33. “Nosotros votaremos legalmente, no con cinco papeletas cada uno”, dijo ayer Albert Rivera frente a un auditorio en el que por cierto no quedaba una sola silla libre. A los independentistas acostumbrados a votar tres y cuatro veces en la misma urna les va a costar el 21 de diciembre volver a la rutina de votar sólo una vez.

34. “Le pido a Pedro Sánchez que no ponga palos en las ruedas. Él no se juega el pasaporte, yo sí”, añadió Albert Rivera. “El que manda en el PSOE es Iceta”, remató. Eso es cierto y así le va al PSOE. Porque Iceta es el equidistante que todo delincuente necesita para legitimar moralmente su postura.

35. El cartel de Ciudadanos es limpio, moderno y equilibrado. Y rompe el mito de ese “dominio de la estética y de la escenografía” que algunos le atribuyen al nacionalismo.

36. Ese corazón con la bandera catalana, la española y la europea que sujeta en sus manos Inés Arrimadas, además, le arrebata al independentismo tres poderosos símbolos democráticos y lo condena a la estelada, una bandera de odio que sólo representa a una minoría de los catalanes.

37. Porque el independentismo también ha cometido un error similar al de PP y PSOE al abandonar la bandera española en manos de Ciudadanos: el de abandonar la catalana ¡y la europea! en las mismas manos.

38. ¿Alguien se imagina una empresa diseñando, popularizando y consolidando un logotipo de éxito durante cuarenta años para cederle el copyright en el momento decisivo a su empresa rival? Eso es exactamente lo que ha ocurrido en España durante este último año.

39. La elección de Hospitalet de Llobregat para el lanzamiento de la campaña de Ciudadanos no es casual. La sede del partido en esa ciudad ha sufrido nueve ataques durante los dos últimos años. La localidad, la segunda de Cataluña por tamaño, es un baluarte electoral de Ciudadanos. Finalmente, nadie pone en duda su papel como símbolo de la Cataluña del PSC. Y mientras el electorado del PP es fruta madura para Rivera y Arrimadas tras ser abandonado por Rajoy y Soraya, el del PSC es bastante más conservador y está menos dispuesto a cambiar la inercia de su voto.

40. Ciudadanos tiene mucho a ganar y relativamente poco a perder en esta campaña electoral. Un buen resultado el 21 de diciembre le catapultaría en el resto del España. Una victoria (difícil pero no imposible) le situaría en el imaginario colectivo como partido de Gobierno en Madrid. Nadie le echará en cara una derrota: Cataluña es lo que es a día de hoy y nadie espera milagros (por más que pueda desearlos).

Cristian Campos, periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *