Los Acuerdos de Asociación Económica (EPA) entre la Unión Europea y África Subsahariana

Por Ainhoa Marín Egoscozábal, profesora de economía de la Universidad Nebrija y miembro del Grupo de Estudios Africanos de la UAM (FUNDACIÓN ALTERNATIVAS, 09/06/08):

INTRODUCCIÓN

El 31 de diciembre de 2007 venció el plazo para culminar las negociaciones de los denominados Acuerdos de Asociación Económica (Economic Partnership Agreements-EPA), entre agrupaciones de países del África, Caribe, Pacífico (ACP) con la Unión Europea (UE). Esta fecha fue establecida formalmente en el Acuerdo de Cotonú de 2000, como limite para resolver la incompatibilidad del régimen comercial que la UE venía aplicando a los ACP con las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Las negociaciones de los EPA, que han durado más de cinco años y que han generado diversas polémicas, estuvieron centradas en torno a dos cuestiones fundamentales:

(i) El calendario negociador: donde la Comisión Europea mantuvo con firmeza concluir las negociaciones para iniciar los acuerdos en enero de 2008, mientras que los ACP reclamaban más tiempo, y (ii) el alcance y contenido de los acuerdos: donde la posición de la Comisión se centró en negociar acuerdos EPA totales (esto es, con contenidos referidos a la liberalización del comercio de bienes, pero además compromisos adicionales en las áreas del comercio de servicios y de la inversión, junto con otros temas relacionados como la propiedad intelectual, la política de competencia o las contrataciones públicas), y donde los ACP africanos reclamaban mantener estos temas fuera de la negociación, e incluso la búsqueda de alternativas1 a los EPA.

A partir de enero de 2008, la UE ha logrado poner en marcha un EPA total únicamente con el grupo del Caribe. Para el resto de países individuales o grupos regionales de países ACP, la UE solo pudo acordar los que se han denominado acuerdos parciales o interinos (“interim agreements”), compatibles con las normas de la OMC y que dejan fuera los temas más controvertidos. Sin embargo, dado que estos acuerdos incluyen una cláusula para seguir negociando a lo largo de este año hasta lograr acuerdos EPA totales, se ha abierto así una segunda fase de negociaciones, que resulta crucial para determinar el alcance y consecuencias del marco de relaciones que suponen los EPA con África Subsahariana.

Leer artículo completo (PDF). Disponible también en la Fundación Alternativas.