Los auténticos paraísos fiscales

¿Existen ‘Papeles’ como los de Panamá en otros lugares? ¿o es un fenómeno aislado? Esta es la pregunta que hoy nos ronda a todos. Quedamos consternados hace algunas semanas por los ‘papeles’ de Panamá. La total impunidad con la que algunas empresas ocultan al fisco sus beneficios escandalizan a los ciudadanos honrados. Más allá de las implicaciones éticas, quienes eluden sus obligaciones fiscales lesionan los derechos de quienes las cumplen, del mismo modo que los territorios con un estatus fiscal permisivo perjudican gravemente a los países serios.

La competencia desleal que ejercen estos territorios perjudica seriamente la salud y la fortaleza de los países formales (que sí juegan limpio en un contexto de competencia global), debilitando sus ingresos e inversiones. Los Paraísos Fiscales son, en sí mismos, un monumento a la deslealtad y a la piratería moderna. Las condiciones especiales de estos lugares favorecen el desvío de capitales generados en países rigurosos. Los estudios ofrecen pruebas claras de ello. Por desgracia, a la vista de los datos, es fácil suponer que hay más territorios con ‘papeles’ como los de Panamá y quizá más cerca de lo que imaginamos.

Al elaborar el Índice de Fortaleza de la Marca País (iStrength), surgió un hallazgo casual: Las marcas pertenecientes a territorios considerados como Paraísos Fiscales suelen ocupar las primeras posiciones en el listado, así como lugares destacados, por lo general, en el primer cuartil del índice.Esta herramienta de inteligencia económica mide la eficiencia de un territorio para atraer recursos por cada habitante en relación a cuatro dimensiones objetivas: Turismo, Inversión Directa Externa, Exportación e Inmigración. Es decir, se trata de un termómetro que nos ayuda a detectar y medir cuándo hay síntomas de volúmenes anormales de recursos.

Con el objetivo de analizar todos los escenarios posibles, en MESIAS, el sistema de inteligencia creado para monitorizar la salud de la Marca España, se decidió hacer una simulación e incluir a Gibraltar en la herramienta  ̶ a pesar de que no es un país y no tiene entidad territorial ̶ , aunque sin incluir el índice de Buen Gobierno (no calculado para Gibraltar). El resultado de la investigación es demoledor: Gibraltar presenta un comportamiento similar al de los territorios que son o han sido considerados Paraísos Fiscales, y se alzaría con la primera posición a nivel mundial, encabezando el grupo compuesto por Luxemburgo, Macao, Singapur, Hong Kong, Bahrein, Aruba y Bermudas, entre otros. Por su nivel de atracción de recursos, Gibraltar ocuparía el liderato. Panamá, en cambio, un discreto puesto 21.

Es más, si se eliminara la opacidad informativa del gobierno local y tuviéramos acceso a las estadísticas reales de Exportación (las cifras publicadas no incluyen las actividades de Bunkering), de Inversión Directa Externa (sólo se ha dispuesto de los datos de EEUU y Rusia), y de Turismo e Inmigración (ambas alteradas por una más que irregular estadística de accesos al Peñón), no sólo mantendría su posición de liderazgo, sino que la reforzaría de forma considerable.

¿Significa esto que tiene mejor imagen de marca, mayor valor de marca o que, en definitiva, es mejor marca? Por supuesto que no. Este índice refleja la cuenta de resultados por habitante y nada más. En el caso de los Paraísos Fiscales, además, mide la efectividad de una normativa desleal que favorece la evasión y la elusión fiscal en los territorios de origen de las empresas que los utilizan. Asimismo, los datos revelan que, si Gibraltar fuera una isla, con la misma extensión, e idéntica población, en medio del mar, a cien kilómetros de la costa, difícilmente obtendría estos resultados, por lo que existe, en cierto modo, un efecto free-rider simbiótico entre Gibraltar y el resto de la península. Es decir, sin España, Gibraltar no sería lo mismo.

¿Perjudican los Paraísos Fiscales la fortaleza de marca de los países serios? Rotundamente, sí. El índice no sólo da respuesta a esta pregunta sino que también lo cuantifica. Entre las 12 primeras marcas territoriales, encontramos 10 Paraísos Fiscales’ Y, entre los primeros 31, se encuentran 15 territorios que tienen o han tenido tal consideración.Los Paraísos Fiscales son una úlcera en las finanzas de los países serios y avanzados. Una burla al sentido común, y un atentado económico contra el ciudadano de a pie que respeta las reglas y paga sus impuestos.

Todos los países de nuestro entorno se sitúan en puestos sensiblemente por debajo de los que, en principio, les corresponden. Si se incluyen estos territorios, la mayoría del conjunto de países serios, entre los que se encuentra España, se sitúan entre los puestos 18 de Austria y 44 de Italia. Países como EEUU, Reino Unido o España pierden 15 puestos en este ranking. Italia, Portugal y Grecia, pierden 17. Así, por ejemplo, si elimináramos de este análisis a dichos territorios, los Países Bajos pasarían del puesto 13 al 4º; y Australia, del 16 al 6º lugar. La situación de un país serio no es comparable con la de un Paraíso Fiscal. No funcionan con las mismas reglas de juego. Por tanto, deben ser analizados y valorados en planteamientos separados, algo que iStrength contempla desde su inicio.

José María Cubillo es Doctor en Economía y Director de MESIAS – Inteligencia de Marca España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *