Los bienes públicos globales y la seguridad III: el terrorismo, un ejemplo de una amenaza creciente

La amenaza del terrorismo global se ha manifestado como una brutal realidad en las últimas fechas. Desde los atentados del 11 de marzo de 2004 en España, donde murieron 191 personas y 2.000 resultaron heridas, no han parado los atentados en Europa, aunque no hayan tenido el alcance de este. En la siguiente tabla se recogen estos atentados con resultados letales de los que la prensa ha hecho eco.

Tabla 1: Atentados terroristas en Europa con fallecidos desde el 11 de marzo de 2004
Fecha Lugar Muertos y heridos Autoría
7 de Julio 2005 Reino Unido cuatro explosiones (tres en el metro y una en un autobús) 56 muertos  incluidos los cuatro terroristas700 heridos Grupo afiliado a Al Qaeda
28  y 29 junio 2007 Londres, dos coches bomba en el centro. Estrellaron un vehículo contra una puerta del aeropuerto de Glasgow Uno de los terroristas murió en la acción y el otro fue detenido.
12 diciembre 2010 Estocolmo (Suecia) inmolación por explosión de un coche bomba El terrorista muerto2heridos
22 julio 2011 Sede del Gobierno en Oslo (Noruega)la isla de Utoya 8 al estallar una bomba. Mató a 69 personas en la isla Extrema derecha, Anders Behring Breivik
11 y 15  marzo 201219 marzo 2012 Toulouse (Francia)  (día 19-tirotea  un colegio judío) -3 militares  muertos -3 niños y el padre de dos de ellos muertos en el tiroteo del colegio. El 23 de marzo muere el terrorista al resistirse. Mohamed Merah
18 julio 2012 -Aeropuerto de Burgas, en el este de Bulgaria. 9 muertos (7 turistas israelíes + conductor+ terrorista). Israel acusó a Hezbolá.
22 mayo 2013 -Woolwich, sudeste de Londres Un soldado, asesinado con un machete. Dos personas al grito de “Alá es grande”
24 mayo 2014 -Hall de entrada del Museo Judío de Bruselas (Bélgica) 4muertos Mehdi Nemmouche
7 Enero 2015 -Atentado “Charlie Hebdo” París  -Relacionados Isla de Francia Matando a 11 personas e hiriendo a otros 11en la sede de la revista. Después asesinan a un policía-5 muertes y 11 heridos Rama de Al Qaeda en Yemen. Hermanos Saïd y Chérif Kouachi
8 enero 2015 -Montrouge, una comuna situada al sur de París y limítrofe con la capital. Mató a una policía e hirió gravemente a otro Amedy Coulibaly
9 enero 2015 Supermercado de la marca Hypercacher situado en Porte de Vincennes (XX Distrito de París, junto a la comuna de Saint-Mandé), Cuatro rehenes aparecieron muertos y el terrorista y otros cuatro gravemente heridos. Amedy Coulibaly
Fuente: elaboración propia a partir de la prensa.

El atentado de París contra Charlie Hebdo y los dos subsiguientes conmocionaron a Europa, recordando que las amenazas se hacen realidad. El mismo día del ataque se había elevado el estado de alerta al nivel de «Alerte attentat» (‘Alerta de atentado’), lo que conlleva la participación de las fuerzas armadas en las labores de vigilancia.  En España se tenía conocimiento de amenazas, por lo que se activó el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista de nivel 3 como medida de precaución. Poco después, el 24 de enero de 2015 se detienen en Ceuta a cuatro yihadistas miembros de un grupo que pretendía atentar en España. El 10 de marzo se detienen a otros dos del mismo grupo de nacionalidad española y origen marroquí. La policía española destaca la importancia de la operación por no tratarse de un grupo de captación, como otros muchos detenidos en la zona, sino uno operativo. Se trata de una célula vinculada al grupo terrorista del Estado Islámico (EI o DAESH).

Tanto EUROPOL como INTERPOL registran más incidentes en Europa, pero ninguno de ellos con víctimas mortales, ya sea por la detección a tiempo o por fallos en las actuaciones terroristas. Por ejemplo, en su informe de 2014, EUROPOL cifra en 152 los ataques terroristas de todo tipo realizados en la UE, con 535 individuos arrestados, y 313 individuos juzgados por las Cortes de Justicia por cargos de terrorismo. En ocasiones se critica que se use los medios de comunicación como fuente de datos, pero en el caso del terrorismo, la trascendencia mediática es un objetivo fundamental, tanto de ataque como de captación.

Tras el atentado de Madrid del 11M se tomaron diversas medidas en Europa [1], tendentes sobre todo a la coordinación y al refuerzo o apoyo de las medidas de control del tráfico de mercancías y movimiento de personas que surgen tras el 11S en 2001. Los terroristas encuentran más difícil romper las barreras de control introduciéndose a través de las fronteras, por lo que cambian las estrategias. La muerte de Bin Laden a manos de los Navy Seal de EEUU es otro factor que influye en el desarrollo de la ideología del terrorismo global. Contrariamente al objetivo esperado, cobran fuerza otras organizaciones tanto o más sanguinarias que Al Qaeda, si cabe hablar en estos términos y se mantienen células de esta ideología con un sistema similar a las franquicias. El islamismo se impone por la fuerza con conflictos bélicos y se lleva a cabo de forma intensiva un proceso de captación de jóvenes europeos, la mayoría hijos de emigrantes, entrenados y abducidos en los campos de batalla, que al tener la nacionalidad encuentran fácil la reentrada. La actividad en internet, en lo que se llama la red profunda o el deepweb [2], o esa parte que queda oculta a los buscadores como google y similares, acoge actividades tanto legales como ilegales y entre ellas de terroristas. Pero aún hay niveles más ocultos donde los policías rastrean. Además de buscar información de ataques, en los últimos años INTERPOL trabaja para identificar e interceptar a los ciudadanos y a  quienes les prestan ayuda, que viajan a las zonas de conflicto para intervenir en actividades relacionadas con el terrorismo. En 2013 INTERPOL publicó dos informes analíticos destacando “datos nominales o demográficos; redes de reclutamiento que incitan al desplazamiento y lo facilitan; así como itinerarios de viaje y modus operandi empleados actualmente por los combatientes transnacionales” (INTERPOL, 2014).  Las cloacas de internet sirven de canalización y conexión de occidente con el núcleo del terrorismo que hoy en día está en Siria, Irak, Nigeria, Pakistán y Afganistán. Y estas conexiones no se establecen solo para captar e informar de las rutas de desplazamiento u objetivos a los que atacar, sino también para el comercio de drogas como sistema de financiación, armamento, información de cuentas bancarias para el blanqueo, contratación de sicarios, etc, y cualquier otra conexión entre el crimen y el terrorismo.

El último informe de 2014 del Institute for Economics and Peace (IEP), que publica el Índice de Terrorismo Global, pone de relieve el gran incremento del terrorismo a partir de 2011 con la guerra en Siria. El análisis desde el año 2000 muestra  que de 2007 a 2011 se produce un descenso, aunque modesto, de los muertos por terrorismo y en el número de países que experimentan más de 50 muertos por año. Pero a partir de 2011 se produce un incremento importante, que en 2013 alcanza al 61 % de incremento con 17.958 muertos, ampliándose también el número de países que sufren más de 50 muertos por esta causa, de 15 a 24. Todavía no se ha publicado el informe para 2014, pero las noticias de las actuaciones del EI permiten prever un crecimiento también en este año.  Así, aunque el 80 % de los muertos se concentran en los países indicados, el terrorismo global se ha hecho más intenso y expandido.  El 66% de las muertes han sido reivindicadas por solo 4 organizaciones terroristas: Estado Islámico (EI, DAESH o ISIL), Boko Haram, los Talibanes y Al Qaeda y sus afiliados. El punto común de todos los grupos es el extremismo en la interpretación religiosa del Islam y su odio a occidente o a los infieles. Loretta Napoleoni (2015) sostiene que el Estado Islámico es más peligroso que Al Qaeda porque tiene aspiraciones políticas. Con todo ser verdad esa mayor peligrosidad (y mayor efectividad del terror con la distribución por la red de los vídeos de sus masacres), lo que caracteriza a todos los terroristas es tener aspiraciones políticas. Y el islamismo radical impone también la religión como un sistema político. En esto tampoco se diferencian los grupos terroristas. En cualquiera de ellos el islam es más que una religión, es un sistema social, económico y político. Quizás por eso occidente ve más peligro en los terroristas del islamismo radical que otras amenazas a sus vidas. Según el GTI, poniendo el terrorismo en contexto:

  • Sólo el 5% de los 107.000 actos terroristas desde el 2000 han tenido lugar en la OCDE.
  • Los homicidios superan más de 40 veces a las muertes por terrorismo.
  • El 50%, aproximadamente, de los ataques terroristas no tienen víctimas.
  • Se teme más al terrorismo por la amenaza que supone no solo de las vidas, sino también del sistema de vida y libertades de occidente.

Numerosos estudios han analizado las posibles variables socioeconómicas, de gobernanza y actitudinales, que puedan explicar el crecimiento de la actividad terrorista. Ninguno encuentra una relación con los índices de pobreza, ni con aspectos como el Índice de Desarrollo Humano, o sus componentes: educación, expectativas de vida; ni tampoco con indicadores como el crecimiento del PIB. El GTI encuentra relación significativa entre el índice de terrorismo y la estabilidad política, la cohesión intergrupo y la legitimidad del Estado; y entre los indicadores económicos sólo encuentra una muy moderada relación con el comercio como porcentaje del PIB.

El Institute for Economics and Peace (IEP) en su informe de 2013, ha estimado que en 2012 el impacto económico de contener la violencia ha sido de 9,46 billones de $ o el 11% del PNB mundial. La mitad son costes directos e indirectos y  la otra mitad es coste de oportunidad como actividad económica detraída que debería fluir como reinversión de estos costes. Uno de los componentes de este coste es el del terrorismo que incluye el impacto económico de muertos, heridos, daños de activos y pagos de rescates que ocurren como consecuencia del mismo.  No incluye el coste indirecto asociado con el terrorismo: p.e. el sufrimiento y el trauma sicológico de las víctimas y sus familiares; ni el coste indirecto en términos de los ingresos perdidos por la industria del turismo.

El desglose del coste directo de la violencia se recoge en la tabla 2 siguiente.

 Tabla 2 Impacto económico de la contención de la violencia    (costes directos)
tipo de violencia miles de mll$ %
Gasto Militar 2.425 51,28%
Muertes por conflicto externo 1 0,02%
gente desplazada y refugiados 3 0,06%
crimen violento 300 6,34%
ONU mantenimiento de paz 5 0,11%
temor 20 0,42%
pérdidas de PIB por conflicto 80 1,69%
seguridad privada 295 6,24%
seguridad interna 650 13,74%
homicidios 715 15,12%
encarcelación 190 4,02%
terrorismo 5 0,11%
conflicto interno 40 0,85%
Total coste directo 4.729 100%
Fuente: Institute for Economics and Peace (IEP) 2013

El coste del terrorismo, tiene gastos que están incluidos también en otros grupos del coste de contención de la violencia, como los gastos policiales, una parte de los militares, de los de encarcelación, de la gente desplazada y refugiados. En los estudios de costes se suelen incluir como costes indirectos. No se incluyen los crímenes sobre la propiedad, por lo que las destrucciones de obras de arte históricas tampoco estarían incluidas. En el 2001 se destruyeron Budas Bamiyan por los talibanes afganos y el EI está destruyendo obras de más de 2.000 años de antigüedad.  A pesar de estas ausencias en los costes, su inclusión mantendría los costes a niveles inferiores que otros costes de la violencia, salvo que diéramos valor económico a intangibles como pérdida de valores o libertades sociales.

En el enfoque global todo está interrelacionado. Las soluciones deben reconocer esas relaciones. Si bien los estudios concluyen, como he expuesto, que no hay una relación directa entre indicadores de pobreza y terrorismo, sí se encuentra con elementos relacionados con la estabilidad del gobierno y la cohesión social. Y la ausencia de estos últimos lleva también al aumento de actividades violentas y a las dificultades para el desarrollo de la actividad económica y así, de forma indirecta se incrementa la pobreza y las disparidades sociales. La falta de cohesión social tiene que ver también con las grandes disparidades económicas, culturales y sociales; y la globalización ha hecho más evidentes estas diferencias, no sólo dentro de los países, sino también entre los países. Los últimos informes policiales parecen confirmar estas cuestiones. Además, si la pobreza no es causante de terrorismo si hace más vulnerable a los países en los que la mayoría de su población está en estas circunstancias. Los convierte en el eslabón débil susceptible de ser atacado por tener menores posibilidades de defensa.

Las soluciones serán policiales o con intervención de las Fuerzas Armadas dependiendo del  aspecto tratado, pero siempre de forma conjunta y en colaboración.  Cuando se afirma que el éxito en eliminar el terrorismo ha sido policial, no del ejército, se habla del terrorismo doméstico (una nación implicada: separatismos o guerrillas, extremismos)  o internacional (más de una nación implicada: ya sea por financiación, refugio, apoyo del terrorismo doméstico), pero no del global.  El resurgir y empuje del terrorismo del EI, indudablemente tiene que ver con la crisis económica de los países de la OTAN y el desgaste en las contiendas anteriores. Si la actividad militar no acaba con el terrorismo sí ayuda a frenar el terrorismo global.

Termino este escrito el 11 de marzo de 2015, transcurridos 11 años del brutal atentado en Madrid. Que sirva como homenaje y en memoria de las víctimas.

Aurelia Valiño Castro, catedrática de Economía Aplicada. Vocal de la Comisión del Doctorado en Economía de la UCM


Bibliografía:

Ferrer, A. (2015) “La internet que no ves”. Revista Quo de 10 de marzo de 2015.

Institute for Economics and Peace (IEP) (2013) The economic cost of violence containment. A COMPREHENSIVE ASSESSMENT OF THE GLOBAL COST OF VIOLENCE. www.economicsandpeace.org.

Institute for Economics and Peace (IEP) (2014) Global Terrorism Index. www.economicsandpeace.org.

Jiménez, J. (2015), Terrorismo: miedo, comunicación y consenso. El Observatorio Opina. 20 de Febrero de 2015.

Napoleoni, L (2015) El Fénix islamista. El Estado Islámico y el rediseño de Oriente Próximo  Ed Paidós.

Valiño, Aurelia (2010) “Security and Defence Policies in Europe: a Response to Islamic Terrorism” The Economic Repercussions of Terrorism / ed. by Mikel Buesa, Thomas Baumert Publisher New York, NY: Oxford University Press 101-128.

Notas:

[1] Ver:   Valiño, Aurelia (2010) “Security and Defence Policies in Europe : a Response to Islamic Terrorism” The Economic Repercussions of Terrorism / ed. by Mikel Buesa, Thomas Baumert Publisher New York, NY : Oxford University Press 101-128.

[2] Sobre estos temas recomiendo un interesante artículo en Quo de Aurora Ferrer, titulado “La internet que no ves” de 10 de marzo de 2015. http://www.quo.es/tecnologia/la-internet-que-no-ves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *