Los mitos del Día de los Enamorados

Los mitos del Día de los EnamoradosMito: El Día de San Valentín recibió ese nombre por el santo romano del amor cortés.
Hecho: No necesitas amor para pasártela bien ese día. Ni siquiera necesitas amigos.

Mito: Una llave de San Valentín es un pequeño obsequio de metal que se da en algunos países europeos como símbolo romántico y como amuleto para evitar la epilepsia.
Hecho: La epilepsia puede tratarse con medicamentos, a diferencia del enamoramiento, que a menudo es fatal.

Mito: Los antiguos romanos practicaban la lupercalia, un rito de fertilidad en el que se azotaba a las mujeres con la piel sin curtir de animales sacrificados.
Hecho: La lupercalia se practica aún en la actualidad, de manera figurada, a través del acto voluntario de las citas en línea.

Mito: Cupido a menudo se representa como el hijo pequeño de Venus, la diosa del amor, y Marte, el dios de la guerra.
Hecho: Es bien sabido que se puede obtener la inmunidad a las flechas del deseo de cupido si usas un auricular Bluetooth para tus llamadas en público y lo complementas con Crocs.

Mito: En algunas tradiciones, el Día de San Valentín se asocia con el comienzo de la primavera.
Hecho: Puede que este año no haya primavera.

Mito: Un poco menos de la mitad de las parejas estadounidenses eligen no celebrar el Día de San Valentín.
Hecho: Un poco menos de la mitad de los hombres estadounidenses eligen no celebrar el Día de San Valentín porque acaban de celebrar un aniversario meses atrás y, básicamente, ¿no es lo mismo?

Mito: Las primeras iglesias cristianas reconocieron a varios san valentines.
Hecho: Todos los san valentines representan a una persona decepcionante de tu infancia de la que te enamoras y te desenamoras una y otra vez porque, como el amor, el ciclo de la disfunción nunca termina.

Mito: El símbolo del corazón, utilizado desde hace mucho tiempo para representar amor y emoción, solo tiene un parecido muy vago con un corazón humano de verdad.
Hecho: Es posible que la primera persona que usó el corazón como símbolo haya tenido algunos pasatiempos cuestionables y, posiblemente, astigmatismo.

Mito: Es aceptable no felicitar a tu mamá el Día de San Valentín.
Hecho: En serio, está bien. Tu padre quizá tampoco lo hará y, además, ya la verás la próxima vez que se descomponga tu lavadora. No es como que te haya parido o algo así.

Sarah Hutto es una escritora cuyas obras se han publicado en The New Yorker, The Washington Post y McSweeney’s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *