Los protocolos de los sabios de Trump

Jacob Chansley, más conocido como el chamán de QAnon, durante el asalto al Capitolio de EE UU, el pasado 6 de enero.Win McNamee / Getty Images
Jacob Chansley, más conocido como el chamán de QAnon, durante el asalto al Capitolio de EE UU, el pasado 6 de enero.Win McNamee / Getty Images

Igual que las novelitas pornográficas copiadas a máquina que circulaban de mano en mano con grave sigilo entre los adolescentes en mi pueblo, los adultos se pasaban entre ellos en la barbería, con no menos avidez, un folleto en cuya portada figuraba un judío barbado a cuyas espaldas brillaba, con fulgores luciferinos, una estrella de David.

Los Protocolos de los sabios de Sión. Este panfleto, de pobres pero convincentes invenciones, exponía la trama de una conspiración tejida para sojuzgar al mundo. Nadie, ni en un lugar tan alejado de los centros de poder como Masatepe, ni en ningún otro de la tierra, escaparía a los tentáculos viscosos del dominio judío mundial; y si hasta el magnate Henry Ford, quien pagó de su abundante bolsillo la impresión de ediciones enteras del folleto en Estados Unidos, creía en esa fábula urdida con habilidad pueril, cómo no iba a convencer a un ebanista de mi pueblo, o a un criador de gallos de pelea de los que se congregaban en la barbería.

Hitler creyó también, o fingió creer en los Protocolos de los Sabios de Sión, que le sirvieron como pretexto ideológico para el exterminio de millones de judíos. Cuando adolescente me topé con ese folleto, que aún hoy no pierde vigencia, estoy hablando de los comienzos de los años cincuenta del siglo pasado. Entonces el horror de los campos de concentración nazi era ya cosa más que sabida, aún en los pequeños pueblos como el mío, pero era mucho más fuerte la avidez de la gente sencilla de ser partícipe de los graves secretos que la superchería de los 24 protocolos secretos revelaban.

Sencillos y letrados, todos somos hijos del mito, y es tentador siempre pensar en términos de fábula; en ese terreno pantanoso, la conspiración y la profecía se ven a sus anchas para urdir explicaciones acerca de las ocurrencias diarias del mundo, desde las catástrofes naturales a las guerras; no en balde las profecías de Nostradamus, un personaje que sigue siendo inmensamente popular, reviven cada comienzo de año para explicar las contingencias siempre amenazadoras del futuro.

Y Los Protocolos de los Sabios de Sión, que justificaron los pogromos en la Rusia zarista, y las cámaras de gas de los nazis, no sólo no pierden vigencia hoy, en pleno siglo veintiuno, sino que engendran descendencia.

Todas las fábulas inventadas por los militantes de la secta QAnon de la ultraderecha de Estados Unidos, pertenecen a la misma estirpe alimentada en la puerilidad que lleva a millones a creer que debajo de nuestros pies hay un mundo de pasillos subterráneos, cuevas y aposentos oscuros donde tienen lugar aquelarres en los que figuras públicas, dirigentes políticos, artistas, líderes de opinión, viven una vida doble, y manipulan nuestras vidas; cuando en realidad los manipuladores son quienes crean esas leyendas que pertenecen al mejor de los mundos de las historietas dibujadas en cuadros.

Se trata de apropiarse de lo que ignoramos, y quisiéramos estar enterados, y ofrecer una explicación simple para dar un vuelco al sentido de la realidad, no en balde vivimos la era de las realidades alternativas. Y quienes se dedican a crear de manera sistemática el paisaje de ese otro mundo que no vemos, pero desde el que los QAnon afirman que se manipula todo, utilizan, por supuesto, los mecanismos naturales a la ficción. Claves secretas, como el de las novelas de fácil consumo popular, baste citar El código Da Vinci, de Dan Brown.

No es que quiera culpar a Dan Brown de la existencia de QAnon, pero la credibilidad de un dedicado lector de sus novelas, viene a ser la misma. En una ocasión, visitaba la iglesia de San Sulpicio en París para admirar, otra vez, el cuadro de Delacroix, Jacob luchando contra el ángel, cuando la voz del guía al que rodeaba un grupo de turistas de Estados Unidos llamó mi atención: estaban allí, como fans de la novela, con el exclusivo propósito de ver el lugar donde Silas, el albino del Opus Dei, busca la clave que le dará el paradero del Santo Grial.

Los fanáticos seguidores de QAnon buscan claves ocultas en todo, hasta en los anuncios de detergentes en las pantallas de televisión. Claves siniestras, hilos conductores de la conspiración de que se sienten víctimas, dirigida por estrellas de Hollywood, y a cuya cabeza se halla el villano mayor, George Soros, “gran maestro” del “Estado profundo”, peor que Lex Luthor, el archienemigo de Supermán.

Es una historieta cómica, pero con consecuencias. Uno de los QAnonianos entró disparando en 2016 a la pizzería Comet Ping Pong en Washington, antes los ojos asustados del pobre dueño del local. El agresor estaba convencido de que desde allí se dirigía una red de ritos satánicos dedicada a la pedofilia, según la secta descubrió en el texto de correos electrónicos que contenían mensajes codificados. A la cabeza de esa red diabólica se hallaba nada menos que Hilary Clinton, candidata entonces a la presidencia por el Partido Demócrata.

Los miembros de QAnon, que se comunican a través de las redes, deben prestar un juramento solemne en calidad de “soldados digitales”. Enlistados en los registros del FBI como terroristas potenciales, sus cabecillas se hicieron visibles en el asalto al Capitolio en Washington en este mes de enero. Y estos cabecillas, como en los comics que se respetan, responden ante un jefe supremo que se halla dentro de la misma Casa Blanca, al lado de Trump, y que a través de las redes va dejando rastros para que sean encontrados por los soldados de la causa de la pureza racial.

Que los QAnon pertenecen a una historieta cómica puede verse por sus atuendos, como el de Yellowstone Wolf, con sus cuernos de vikingo, envuelto en una piel de bisonte, y que ahora en la cárcel reclama comida orgánica.

Y, por supuesto, los QAnon creen en los platillos voladores, y en los extraterrestres, desde luego que las civilizaciones intergalácticas desarrolladas están gobernadas por supremacistas blancos. Faltaría más.

Sergio Ramírez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.