Luces y sombras de Occidente

Se entiende por cultura occidental el universo de valores, costumbres, tradiciones, creencias religiosas y organizaci√≥n pol√≠tico-social-econ√≥mico representativa de la Europa Occidental. Quiero hacer una apretada s√≠ntesis desde mi √≥ptica personal, viendo lo bueno y lo malo, lo positivo y lo negativo, las luces y las sombreas, referido a estos √ļltimos quince o veinte a√Īos. Con la frontera desdibujada, incierta, borrosa‚Ķ

LUCES. 1. Los grandes avances tecnol√≥gicos. √Čste es un hecho de una enorme resonancia en muchos campos: desde Internet a las redes sociales pasando por la aparici√≥n del tel√©fono m√≥vil o la energ√≠a fotovoltaica y la geot√©rmica y m√°s‚Ķ Todo esto ha cambiado el mundo y la vida ordinaria de forma muy marcada. Nunca hubi√©ramos podido pensar alcanzar estos logros que han cambiado el mundo y le han hecho progresar de forma extraordinaria.

2. Las comunicaciones. Y esto va desde la posibilidad de tener informaci√≥n inmediata, en tiempo real, de lo que est√° ocurriendo en el mundo, pasando por saber lo m√°s reciente que est√° sucediendo en esos momentos. Dec√≠a McLuhan que el mundo se ha convertido en un planeta global. Estamos h√≠per informados e incluso se puede decir que asistimos a un bombardeo informativo: una saturaci√≥n de noticias, una verdadera bulimia que a menudo produce una saturaci√≥n por exceso de informaci√≥n, si no sabemos hacer una s√≠ntesis adecuada y selectiva. Las dos guerras en marcha en este momento, la de Rusia-Ucrania por un lado, y la de Israel-Ham√°s por otro, llenan el panorama period√≠stico; en esta √ļltima reactivaci√≥n del conflicto de Gaza, que tiene un largo recorrido, sabemos con detalle la ayuda humanitaria que llega, la presencia del presidente de EE.UU., Joe Biden, o lo que ha dicho el primer ministro brit√°nico, Rishi Sunak. Por otra parte, otro de los grandes logros son los desplazamientos a√©reos. Uno puede acceder a cualquier rinc√≥n del mundo sin problema. Los primeros vuelos a√©reos se producen hacia el 1901-1902, gracias a la ingenier√≠a de los hermanos Wright‚Ķ Acabo de estar en M√©xico hace unas semanas y vol√© en el A-350, que es el avi√≥n m√°s moderno que existe en este momento, con unas condiciones de excelencia extraordinarias.

3. Los grandes avances m√©dicos. Dato: hacia 1910 la expectativa de vida estaba en torno a los 60 a√Īos, hoy en d√≠a est√° en est√° en torno a los 85-90 a√Īos. Son muchas las ramas de la Medicina en las que el progreso ha sido extraordinario; desde el campo del c√°ncer, a las enfermedades infecciones o a la prevenci√≥n de muchos padecimientos que antes se convert√≠an en cr√≥nicos. En mi campo, la Psiquiatr√≠a puedo nombrar muchas consecuciones positivas: 'vacunas farmacol√≥gicas' que frenan las reca√≠das de las depresiones monopolares y bipolares; los modernos antidepresivos que utilizamos hoy han cambiado el panorama cl√≠nico: v√≠a oral, intramuscular, intravenosa, subcut√°nea, y recientemente se est√°n utilizando algunos potentes analg√©sicos en forma de espray nasal, que corrigen estas enfermedades end√≥genas con bastante rapidez.

4. La incorporaci√≥n de la mujer a todo tipo de trabajo. En este momento, podr√≠amos decir que el feminismo bueno ha sido capaz de llevar a la mujer a tener las mismas posibilidades y acceso al mismo nivel de trabajo que el hombre. Hoy en las universidades espa√Īolas, en Medicina, ya m√°s del 60 por ciento de los alumnos son mujeres. En muchas facultades de Derecho, no s√≥lo en Espa√Īa, sino en pa√≠ses de la Uni√≥n Europea, las mujeres son casi el 70 ciento. Merkel es la mujer que ha mandado en Europa hasta hace unos a√Īos; en este momento la presidenta de la Comisi√≥n Europea es Ursula von der Leyen. Christine Lagarde es ahora mismo la mujer m√°s poderosa de Europa, presidenta del Banco Central Europeo, y est√° luchando a fondo contra la inflaci√≥n. En este momento, la mitad de los ministros en casi todos los estados de la Uni√≥n Europea son mujeres.

5. El crecimiento de la solidaridad en el mundo. Es impresionante lo que ha sucedido en este sentido. Hoy la adhesi√≥n y la ayuda a pa√≠ses pobres o con graves dificultades socioecon√≥micas es una realidad. Ha crecido el n√ļmero de ONG y plataformas volcadas en este sentido. Se han multiplicado las asociaciones humanitarias y si echamos un vistazo, la Uni√≥n Europea est√° poblada de ellas, con una eficacia muy operativa.

SOMBRAS. 1. El haber perdido el sentido de lo que es el ser humano. Se han colado en la sociedad dos notas muy negativas que son la permisividad y el relativismo. Todo vale, la verdad no existe… y todo depende de la óptica persona o de lo que diga la mayoría. Y esto da lugar a un ser humano que no tiene ni referente con todo lo que eso significa. Asistimos a una desorientación de enormes proporciones que deja al ser humano perdido, a la deriva.

2. La destrucción de la familia. Los datos son escalofriantes. El índice de familias rotas es altísimo y aparecen además las parejas de hecho y una cascada de parejas rotas, vueltas a rehacerse y vueltas a romperse. Y nos encontramos con un tremendo individualismo y una soledad emergente extraordinaria. En el Reino Unido y Japón hay ya un Ministerio de la Soledad, ya que hay cada vez más depresiones, vidas rotas, y gente aislada, con altos riesgos de suicidio.

3. La banalizaci√≥n de la sexualidad. El sexo se ha convertido en un bien de consumo. A menudo en esta sociedad, las personas son utilizadas como si fueran cosas. Se busca el placer inmediato y todo enmarcado en la llamada cultura de la inmediatez: son muchos los que quieren todo y lo quieren ya. La revoluci√≥n sexual arranca en mayo del 68 (¬ęprohibido prohibir¬Ľ), la revoluci√≥n de Pek√≠n de 1995 (que sustituye el concepto de sexo por g√©nero: t√ļ puedes construir tu sexualidad como t√ļ quieras), y la revoluci√≥n sexual global entorno al a√Īo 2020 (puedes hacer con tu sexualidad lo que quieras sin sentimientos de culpa).

4. El bombardeo informativo de grandes proporciones, que deja una impresi√≥n tremendamente negativa. Casi todas las noticias que aparecen en los informativos y en la prensa, tanto digital como en papel, son malas, de tal manera que esto provoca lo que se llama ¬ęs√≠ndrome por exceso de informaci√≥n¬Ľ, que deja a la persona paralizada, bloqueada sin capacidad de reacci√≥n.

5. Vivimos en la cultura de la inmediatez. Lo queremos todo y lo queremos ya. Es la b√ļsqueda sucesiva de emociones. Se sustituye el sentido de la vida por sensaciones r√°pidas y sucesivas. Esto va desde las adicciones a las pantallas, a la pornograf√≠a, al m√≥vil, las redes sociales‚Ķ una sociedad que no sabe aplazar la recompensa.

Enrique Rojas es catedrático de Psiquiatría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *