Maestro de economistas

Por Luis Perdices de Blas es catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid y director de Libros de Economía y Empresa (EL PAÍS, 08/06/07):

Enrique Fuentes Quintana se licenció y doctoró en Derecho y en Economía, en la Universidad Complutense de Madrid, entre la década de los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado. Siendo muy joven, ganó las oposiciones de técnico del Ministerio de Hacienda (en el año 1949), de técnico comercial del Estado (1951) y del Cuerpo Especial de Técnicos de Información y Turismo (1953).

Fue catedrático de Economía Política y Hacienda Pública de la Universidad de Valladolid (1956-1958), de Hacienda Pública y Derecho Fiscal de la Universidad Complutense de Madrid (1958-1978) y de Economía Aplicada de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (1986-1990). Fue preceptor de Economía del rey Juan Carlos y del príncipe Felipe.

Como técnico y asesor en los ministerios de Hacienda y Economía, y vicepresidente segundo para Asuntos Económicos y ministro de Economía durante casi ocho meses (1977-1978) en un Gobierno presidido por Adolfo Suárez, participó en los tres cambios más importantes en los que han colaborado los economistas españoles de la segunda mitad del siglo XX: el Plan de Estabilización Nacional de 1959, los Pactos de la Moncloa de 1977 y los ajustes para la integración de España en la Unión Europea.

Ingresó en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas en 1975 y fue su presidente desde 1990. En junio de 1977 fue designado senador real y colaboró en los trabajos de elaboración de la Constitución de 1978, y desde 1990 fue consejero nato del Consejo de Estado. Ha recibido, entre otros premios, el Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales (1989), el Jaime I de Economía (1993), el de Ciencias Sociales de Castilla y León (1994) y el Rey Juan Carlos I de Economía (1998), y los doctorados honoris causa de las principales universidades españolas.

Su extensa obra se puede agrupar en dos grandes apartados: Hacienda pública y análisis de la economía española. En el apartado de Hacienda pública sobresalen los manuales y las monografías sobre análisis de los impuestos y su historia, en los que se pueden encontrar la ideología tributaria que se plasmó en la reforma fiscal que llevó a cabo Francisco Fernández Ordóñez, siendo ministro de Hacienda en el año 1977.

Su labor como especialista en economía española está dispersa en numerosos trabajos publicados en revistas especializadas. No obstante, habría que destacar su colaboración en la elaboración de la primera Tabla Input-Output de la Economía Española (referida a 1954), que se publicó en 1958. También formó parte del grupo de trabajo que editó las tablas de los años 1955-1957, 1958, 1961, 1966 y 1975.

La edición de revistas especializadas en economía fue otra faceta en la que destacó respecto a los economistas de su generación, y que muestra su vinculación a las instituciones de investigación más prestigiosas de España (desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas hasta el Instituto de Estudios Fiscales, pasando por los servicios de estudios de diversos ministe-rios de asuntos económicos). Entre otras publicaciones dirigió: Revista de Economía Política (1954-1962), Anales de Economía (1963-1967), Información Comercial Espa-ñola (1959-1969), Hacienda Pública Es-pañola (1970-1976) y Crónica Tributaria (1972-1976).

En los años ochenta, como director de la Fundación para la Investigación Económica y Social de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (desde 1995 FUNCAS), puso en funcionamiento Papeles de Economía Española, Perspectivas del Sistema Financiero y Cuadernos de Información Económica. Con más de 80 años se embarcó en un nuevo proyecto editorial: Libros de Economía y Empresa. Entre 1999 y 2004 coordinó los nueve tomos de Economía y economistas españoles, obra en la que se expone el desarrollo del pensamiento económico español desde la Edad Media hasta la actualidad.

Una prueba indiscutible de la calidad de la obra como académico y editor del profesor Fuentes Quintana es que un nutrido número de economistas en la actualidad, que han llegado a ser catedráticos, directivos de empresas o han alcanzado los más altos puestos en la Administración del Estado, le consideran el maestro que les introdujo y guió con rigor en el complicado mundo de la Economía.