Mate a la democracia

El buen papa Francisco ha traído un soplo de humanidad al Vaticano, en la ya lejana estela de Juan XXIII, pero su despliegue de buenas intenciones no se ha visto acompañado con frecuencia ni por el rigor teológico —ahí están su ceguera voluntaria ante el autoritarismo del De servo arbitrio, de Lutero, y ante las diferencias entre la yihad y el proselitismo cristiano—, ni por un compromiso abierto en defensa de la democracia frente a tiranías como la de Raúl Castro en Cuba o la de Nicolás Maduro, en Venezuela. Acompañado en su aproximación a la segunda por el siempre confuso José Luis Rodríguez Zapatero, se limitó a recomendar “diálogo” en un momento en que ese intento mediador implicaba desmovilización de los opositores democráticos, lejos aún del grado de violencia actual. Si entonces Francisco se pronunció, ¿por qué no lo hace ahora ?

Sería deseable esa rectificación, ya que la línea política de Maduro, una vez desmantelado el referéndum revocatorio, no ofrecía dudas, y lógicamente ha ido a parar al autogolpe de Estado de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), a una mortífera represión en la calle y al encarcelamiento de los líderes opositores. Puerta abierta al terror de ambos signos. Al hablar de la ANC suele olvidarse que no estamos solo ante el propósito fraudulento de eliminar la democrática Asamblea Nacional, ganada en las urnas por la oposición, sino de crear un organismo controlado totalmente por el Gobierno. La máscara de una dictadura, catastrófica en lo económico y zafiamente represiva en lo político.

El asunto nos toca de cerca, ya que el chavismo, vía Podemos, forma parte de nuestro paisaje político, y no solo como pieza arqueológica que remite al pasado de sus líderes, sino como base de un proyecto de acción y de control del poder político. Las circunstancias no favorecen ahora un apoyo abierto, pero desde que evitaron formular toda condena al asalto fascista sufrido por la Asamblea opositora, quedó claro que su papel consistía en bloquear la unidad democrática contra Maduro y en servirse de su prensa y de los exabruptos de un fundador exaltado para mantener el cordón umbilical con un sistema político cuya lógica de acción heredan.

Recordemos que el singular banco de pruebas fue la conquista y ejercicio del poder en un espacio universitario. El papel de la violencia fundacional correspondió aquí al famoso boicot a Rosa Díez, ejecutado por una minoría activa, dirigida por los futuros líderes de Podemos, con la pasividad cómplice de la autoridad académica. Aparentemente fue solo un episodio. En realidad, este mostró quien tenía las riendas del poder, mantenido en lo sucesivo mediante el control de los procesos electorales, el juego del palo y la zanahoria, y la anulación de todo discrepante. Un pequeño régimen, donde quedó fuera la dimensión científica.

Porque esta fue la regla de juego establecida por el presidencialismo dictatorial, forjado por Chávez y ahora culminado con Maduro. Las formas de la democracia representativa permanecieron inicialmente, confiando en que como sucedió hasta 2015 el control de los medios, la demagogia populista, y sobre todo la permanente destrucción de imagen de los opositores, las subordinara a la voluntad del Líder. Los derechos individuales fueron manejados a voluntad. Cuando la manipulación falló, con las elecciones a la Asamblea, su supresión es técnicamente inevitable para la supervivencia del sistema. La máscara democrática desaparece.

En el pasado de la izquierda, hubo caídas de Damasco obligadas para acceder a la democracia, caso de la condena del PCE a la invasión soviética de Praga en 1968. “Hemos tenido que decir no”, se plantó entonces Pasionaria ante Brezhnev y Suslov. El comunismo democrático quería ser otra cosa. El silencio cómplice de Podemos es, en cambio, signo inequívoco de coincidencia de fondo con la bazofia seudoprogresista de Maduro.

Para aclarar más las cosas, ahí está la reciente intervención de Pablo Iglesias sobre la Revolución de 1917 ante su huésped boliviano. Con un ejercicio de cinismo e involuntaria transparencia, en abierta exaltación del “genio bolchevique” personificado por Lenin, Iglesias explica que “dotó a los de abajo de los mecanismos para la acción política”, venciendo a “los de arriba”. Así que para nuestro buen maniqueo “acción política” es “ insurrección”. Pero sobre todo, al triunfar esta, los bolcheviques “son capaces de producir orden”. Tiene razón Iglesias: el orden de las checas y del gulag, el terror. Todo un programa político a tener en cuenta.

Antonio Elorza es catedrático de Ciencia Política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *