Netanyahu, a la desesperada

Según parece, el presidente de Irán, Hasan Rohani, está dispuesto a negociar en serio sobre la limitación de la capacidad nuclear de su país, como consecuencia de las sanciones de la comunidad internacional, que están ahogando la economía de Irán. Rohani fue elegido dentro de un contexto de dificultades económicas y la voluntad mayoritaria de la sociedad iraní es que se restablezca la normalidad. Da la impresión de que se trata de una persona mucho más moderada que su predecesor, Mahmud Ahmadineyad, aunque forma parte de la jerarquía religiosa, pertenece a la élite de los ayatolás y es una de las personas más cercanas al líder supremo iraní, el radical Jamenei.

Este cambio inesperado en el presidente iraní y en su ministro de Exteriores, Yavad Zarif, es fruto de la victoria del sector más pragmático en el Gobierno de Irán, y sería pueril pensar que estamos ante una conspiración realizada por todo un pueblo para elegir a un lobo con piel de cordero, tal como definió el primer ministro israelí, Beniamin Netanyahu, a Rohani en su discurso ante la Asamblea General de la ONU. La comunidad internacional quedó impresionada del discurso de la delegación iraní, pero no tiene intención de eliminar las sanciones hasta ver pasos significativos por parte de Irán, como el cese del enriquecimiento de uranio o la autorización para que los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica puedan inspeccionar sus instalaciones. En cambio, en su discurso ante la ONU, Netanyahu habló como si el mundo hubiera decidido hacer ya concesiones a Irán antes de que se hubiesen dado pasos hacia la dirección correcta. Pero eso no es así. Netanyahu se adelantó en su discurso a la realidad y con ello puso a Israel en primera línea contra Irán, algo que todos sus predecesores intentaron evitar. Y además también se enfrentó con ello al presidente estadounidense, Barack Obama, cuando dijo ante la ONU que Israel actuaría en solitario si no le quedase más remedio, y eso lo decía un día después de su encuentro con Obama, un encuentro tras el que el presidente norteamericano se refirió a Beniamin Netanyahu como alguien que habla con sinceridad (lo cual en el lenguaje diplomático significa que hubo bastante desencuentro entre los dos mandatarios).

Netanyahu fue el último de los líderes en hablar ante la Asamblea General de la ONU. EE.UU., ocupado en su cierre de la Administración, no estaba presente. Incluso la Asamblea estaba medio vacía. Y entonces Netanyahu comprende que resultaría patético ir de David contra Goliat. Y comprende que el mundo no está interesado en atacar a Irán, ya que desconoce cuáles podrían ser las consecuencias y cómo se desarrollaría el ataque. Netanyahu también sabe que ningún ataque acabaría con la capacidad nuclear de Irán, pues al fin y al cabo esa capacidad depende de la ciencia y esa ciencia en cualquier caso permanecería en Irán. También sabe que no tiene ninguna posibilidad de aguar la fiesta, pero aun así insiste en su puesta en escena: como un profeta, extrae citas de los libros de Rohani para intentar demostrar a través de ellas que no son sinceras sus intenciones. Precisamente Netanyahu debería ser más prudente a la hora de extraer citas de otros, pues si alguien sacara citas de los libros escritos por Netanyahu podría argumentar que todas sus palabras sobre su buena disposición para llegar a un compromiso, para establecer un Estado palestino y hacer concesiones dolorosas eran tan sólo un intento de agradar a EE.UU. y que tampoco eran sinceras. Por último, Netanyahu dedicó sus palabras al holocausto judío en Europa, leyó algunos versículos bíblicos y obtuvo la ovación de la delegación que lo había acompañado.

Pero Netanyahu sabe que si los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Alemania logran un acuerdo con Irán que incluya los requisitos consabidos de reducir el enriquecimiento de uranio y de permitir la inspección sin trabas de los inspectores de la ONU, Israel no puede aducir que no está satisfecho con ese acuerdo y que se dispone a atacar los centros de enriquecimiento de uranio en Irán. Por eso, el discurso de Netanyahu ante la Asamblea General de la ONU fue un discurso a la desesperada. La posibilidad de que se alcance un acuerdo razonable con Irán se ha incrementado mucho a raíz de la elección de Rohani. Y es que el mundo prefiere un acuerdo a tomar medidas que conlleven el uso de la fuerza. Estados Unidos logrará ese acuerdo y su firma supondrá un gran éxito político de Obama, y también será un éxito para Israel, que no tiene interés alguno en meterse en un conflicto bélico con Irán. ¡Qué lástima que Netanyahu no lo entienda así!

Yossi Beilin, exministro de Justicia israelí, negociador en el proceso de paz de Oslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *