No cedamos a la barbarie

Después de París y Copenhague, Bruselas ha sido blanco del terror del Estado Islámico (EI). Su modo operativo demuestra el cambio de naturaleza e intensidad del terrorismo. La simultaneidad de ataques militares en lugares públicos muy frecuentados y poco protegidos evidencia un alto grado de planificación estratégica y de coordinación operativa. El momento escogido, cuando las autoridades gubernamentales y policiales se felicitaban por la captura de Salah Abdeslam, prueba la capacidad de reacción del EI y subraya nuestra vulnerabilidad.

La demostración de fuerza del EI se inscribe en el marco de su despliegue hacia los escenarios exteriores del norte de África y Europa, que coincide con su retroceso en Irak y en Siria. Con cuatro prioridades. Comprometer la tímida reactivación económica mediante el restablecimiento de barreras a los intercambios (la suspensión de Schengen costaría un punto de crecimiento) y la instauración de un clima de miedo e incertidumbre. Reforzar su influencia sobre una parte de la juventud y ampliar el reclutamiento de yihadistas. Aterrorizar a la población e instaurar un clima de guerra civil y religiosa. Impulsar, a partir de la descomposición del espacio Schengen, una dinámica de desintegración de la UE.

El balance es trágico. Europa no se reconoce enemigos, pero tiene en el EI a uno que le ha declarado una guerra total y persigue la destrucción de sus valores y su civilización. Por otra parte, Europa sufre el chantaje de los nuevos autócratas ruso y turco, y la garantía para su seguridad que representaba Estados Unidos es cada vez más relativa y aleatoria.

Este nuevo escenario exige una reorientación estratégica. Desde hace 60 años, Europa se ha construido a través del derecho y el comercio, y contra la guerra, haciendo de la seguridad una variable de ajuste. Hoy hay que dar prioridad a la elaboración de una estrategia de seguridad europea. Es cierto que los Estados son los únicos competentes en este campo, pero los atentados de París y Bruselas prueban que la amenaza ignora las fronteras. Las interacciones y los efectos de encadenamiento son tan poderosos en el terreno del terrorismo como en el de las finanzas. La solidez del conjunto vale tanto como su eslabón más débil: Grecia, en lo que se refiere a la deuda pública; Bélgica, en lo tocante a la seguridad, por su papel de santuario islamista y la debilidad de su Estado.

La eficacia de las políticas de seguridad nacional está hoy condicionada por la instauración de una política europea. ¿Qué queremos hacer? Proteger a la población, las infraestructuras esenciales, el territorio y la fronteras exteriores de la UE, al tiempo que estabilizamos su periferia. ¿Con qué método? Evitando todo debate institucional o teológico para privilegiar la eficacia operativa. ¿Qué debemos hacer? Crear en cada país un Estado Mayor a cargo de la lucha antiislamista que coordine los servicios de inteligencia, policía, justicia y ejército. Recuperar el control de las fronteras exteriores reforzando las fuerzas nacionales con un cuerpo de guardacostas y de guardafronteras (Frontex tiene una dotación de 145 millones de euros, frente a los 32.000 millones de dólares del Homeland Department estadounidense). Asegurar el espacio Schengen activando los intercambios de datos, ahora limitados a los que transitan por Estados Unidos. Poner fin a la acogida anárquica de refugiados, infiltrados de yihadistas, creando un comisariado europeo, unificando el derecho de asilo, expulsando a los candidatos no registrados. Poner en marcha una política de codesarrollo en el norte de África, especialmente con Túnez. Rearmarse con arreglo a la norma OTAN, que prevé destinar un mínimo del 2% del PIB a defensa. Lanzar un empréstito para financiar la restauración de la seguridad del continente.

Las tragedias de París, Copenhague y Bruselas no pueden quedar sin respuesta. Debemos recuperar el valor para defender nuestras democracias generando seguridad para sus ciudadanos y no solo normas.

En 1935, en Viena, ante el ascenso de los totalitarismos soviético y nazi, Edmund Husserl concluía: “La crisis existencial europea solo tiene dos salidas: o la decadencia de Europa, ajena a su propio sentido vital y racional, la caída en la hostilidad al espíritu y en la barbarie; o el renacimiento de Europa gracias a un heroísmo de la razón. El mayor peligro para Europa es la lasitud”. No cedamos a la barbarie. Conjuremos la lasitud y el miedo. Reivindiquemos el heroísmo de la razón para combatir el islamismo radical, sin odio, pero sin descanso, hasta su erradicación.

Nicolas Baverez es historiador. Traducción de José Luis Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *