No ceder al chantaje

Por Javier Nogales (EL CORREO DIGITAL, 16/10/07):

CC OO ha presentado al Departamento de Educación una mejora en el plan de empleo que hasta 2011 firmó el 21 de junio. Consiste en adelantar las 300 plazas de Secundaria comprometidas para 2009 y juntarlas con las 550 previstas para 2008. No lo habríamos hecho si el Departamento no nos hubiera asegurado que tiene problemas de infraestructura para cumplir con lo firmado de convocar una OPE de 300 plazas en Secundaria y 400 en Primaria en 2009; Educación acepta la propuesta, pero la condiciona a que se la avale el resto de sindicatos. Craso error. Una vez más, el resto de sindicatos se opone a la convocatoria de oposiciones y con el mismo argumento que esgrimen desde 1995: antes de convocar OPE hay que perfilar todas las plazas con PL2. Es el mismo argumento que emplean para impedir que desde entonces entren en listas de sustituciones interinos sin PL2, para justificar decretos de ‘estabilidad’ que dejan a los interinos sin PL2 en la calle; para, en definitiva, conculcar derechos laborales en nombre del euskara.

El delirio lingüístico del discurso nacionalsindicalista en el sector educativo hace abstracción de la legalidad vigente, de las relaciones de trabajo publicadas en el BOPV, de la propia realidad sociolingüística de los centros y, por supuesto, de los profesores que no tienen acreditado el PL2. Le importa un bledo que sean válidos y necesarios para el sistema. Se pretende dejar en la estacada a los que no tienen PL2; prescindir, por ejemplo, de esos profesores de FP que, tras organizar los ciclos formativos e impartir clases en función de la demanda laboral no podrán, si el Departamento cede al chantaje, presentarse a oposiciones. No son capaces de valorar que lo que estamos planteando es que, ahora, en Secundaria, un porcentaje de las plazas salgan con un PL1 de docentes -equivalente al PL2 de la Administración general y Osakidetza-. Querríamos que todo el profesorado fuera bilingüe, o mejor plurilingüe, pero sus derechos laborales se deben respetar conjugándolos, eso sí, con el respeto de los derechos lingüísticos de nuestro alumnado. Eso pasa, entre otras cosas, por el respeto a la legalidad; sería una irresponsabilidad que se realizara una convocatoria que no se sujetara a la ley. Hay sectores de esta sociedad que no creen que la legalidad sea la base de la legitimidad, pero cualquier Administración debe velar por que sus actos no sean contrarios a derecho.

No seré exhaustivo en los referentes legales a tener en cuenta para que la OPE se ajuste a la norma. Recordaré que la reforma de modelos lingüísticos planteada por el Departamento en marzo, de momento, no tiene carácter preceptivo; sigue vigente el decreto de perfiles de 1993 y la Ley de Cuerpos docentes de ese mismo año; que las Relaciones de Puestos de Trabajo (RPTs) se publican con carácter de decreto y que las enseñanzas de régimen especial tienen sus propios decretos de perfiles 6/2000 y el 182/2002. Hacer abstracción de este corpus normativo sería una temeridad en el caso del Departamento; en el de los sindicatos, exigirle al Gobierno que actúe en contra de sus propias normas por cuyo cumplimiento debe velar.

Nos dicen STEE, LAB y ELA que para aceptar nuestra propuesta de 850 plazas de Secundaria todas las plazas tienen que salir en PL2: cediendo a este chantaje es como se ha llegado al 32,77% de interinidad de la plantilla de Secundaria. No les haga caso, señor consejero. Tenemos 2.347 interinos de una Relación de Puestos de Trabajo de 7.160. De 2004 a 2007, hemos pasado, en Secundaria, de 1.510 interinos a 2.347 en vacante de año. Si la OPE es de 550, la interinidad se reducirá en 7,68% puntos y se quedará en el 25%, y si la OPE es de 850 plazas, la interinidad se reducirá en un 11,87%.

El elevado índice de interinidad, el envejecimiento de las plantillas y la provisionalidad en el empleo son los tres problemas estructurales que se deben encarar para, una vez alcanzado el índice comprometido por el Gobierno, abordar otras cuestiones. Cumplamos primero el objetivo de reducir la interinidad al 8% y planteémonos después si en el nuevo sistema de gestión de las listas de candidatos se deben arbitrar mecanismos incentivadores para quienes se presenten a las oposiciones.

Si el Departamento no saca las 850 plazas de Secundaria comprometidas para 2008 y 2009 en una sola convocatoria para 2008, tendremos que deducir que está más preocupado por otras cuestiones que por abordar uno de los problemas estructurales del sistema público de enseñanza: su alto índice de interinidad. ¿A quién perjudica que, en lugar de 550 plazas, sean 850 y que, en lugar de 55, sean 190 las plazas que salen con PL1, cuando, además, este perfil es el que está establecido por ley para las plazas en las que el docente va a impartir sus clases en castellano? La opinión pública debe saber que las plazas de perfil 2 representan el 65% de la Relación de puestos de trabajo de Secundaria; por tanto, son el 35% las plazas con PL1. También que este perfil de los docentes equivale al EGA o al PL3 de la Administración. Nadie podrá imputar a CC OO falta de flexibilidad, cuando hemos dado por buena una propuesta con un 22% de plazas en PL1 en la OPE (190 cuando deberían ser 297), porque entendemos que la tendencia del sistema es de clara expansión del modelo D, pero esta constatación corre pareja con la de que, a pesar de la flexilibilidad de los modelos mixtos en FP (A-D), el modelo A tanto en la FP reglada como en la continua y ocupacional es claramente hegemónico (más del 70%).

No se debe avanzar hacia el bilingüismo en Secundaria desde un planteamiento agresivo contra nadie y, menos aún, contra los profesores que no tienen acreditado el PL2 negándoles, otra vez, la oportunidad de convertirse en funcionarios de carrera. El euskara no avanzará ni tendrá más hablantes entre el profesorado desde el delirio lingüístico voluntarista. CC OO plantea la OPE 2008 desde el respeto a los derechos de los profesores y a la legalidad vigente. Algunos pretenden hacernos aparecer como contrarios al euskara a quienes queremos hacer las cosas conforme a la norma en vigor y sin que las perspectivas laborales del profesorado interino se vean truncadas.

Flaco favor hará el consejero al euskara, a los trabajadores y al sistema público de enseñanza si condiciona la gestión de personal de su Departamento a los deseos de estos sindicatos y no convoca la mejor de las OPEs posibles en Secundaria. Recuerde, señor consejero, que la OPE de Primaria tenía las 1.100 plazas con PL2 y estos sindicatos también se opusieron a que se llevara a cabo.