Nuevos gobiernos, ¿nuevas direcciones en las políticas exteriores europeas?

Por Anne-Marie Le Gloannec —Directora de Investigación, CERI-Sciences Po, París—, Ulrich Speck —analista de política exterior, Zeit Online, Hamburgo—, Nathalie Tocci — Istituto Affari Internazionale, Rome—, Jos Boonstra —investigador Senior, FRIDE, Madrid—, Jonas Tallberg —profesor adjunto de la Universidad de Estocolomo e investigador del Instituto Sueco de Asuntos Internaciones, Estocolmo—, y David Mathieson —investigador asociado, FRIDE, Madrid—. (FRIDE, ENE/07):

Recientemente han asumido el poder nuevos gobiernos en varios Estados miembros de la UE; en otros, es inminente un cambio de dirección. En los últimos 15 meses ha llegado al poder un nuevo gobierno en Alemania, Italia y Suecia. En los Países Bajos, tras las elecciones de noviembre de 2006, se está formando una nueva coalición de gobierno.Y, por supuesto, es casi seguro que el presidente Chirac y el primer ministro Blair dejen sus cargos en el primer semestre de 2007.

En este contexto, pedimos a expertos de Alemania, Francia, Italia, los Países Bajos, Suecia y el Reino Unido que examinaran cómo estos cambios políticos están cambiando, o podrían cambiar, la política exterior de sus respectivos Estados.

Los siguiente seis breves estudios revelan la inevitable mezcla de cambio y continuidad en las políticas exteriores nacionales, y también varias tendencias claras e importantes:

  • La preocupación prioritaria por reequilibrar las relaciones estratégicas entre la Unión Europea y Estados Unidos, por la que los Estados miembros podrían converger en un terreno intermedio de perspectivas sobre las relaciones trasatlánticas.
  • La clara incertidumbre provocada por un nuevo enfriamiento de la opinión pública hacia una nueva ampliación de la UE.
  • Algunos debates más destacados sobre la promoción de la democracia y de los derechos humanos, aunque estas cuestiones siguen sin lograr ocupar una posición prioritaria clara en las políticas exteriores europeas.
  • Y vibrantes debates entre partidos políticos dentro de cada Estado, sin embargo continúan bajo la influencia de culturas estratégicas características de cada país.

Estos estudios se refieren a un momento concreto en el tiempo, cuando los Estados miembros están a la espera de la celebración de elecciones o bien se adaptan a los nuevos gobiernos. Confiamos en que ofrezcan una instantánea forzosamente selectiva, pero estimulante, de esta cambiante coyuntura dentro de la política europea.

Leer artículo completo (PDF).